Economía

Gobierno nombra ‘ficha’ del FSLN en la presidencia de Fogade

Entidad encargada de garantizar depósitos de los ahorrantes, posee capital por 217 millones de dólares

La separación de Rolando Sevilla como presidente del Consejo Directivo del Fondo de Garantía de Depósitos (Fogade), dio lugar a su sustitución por Álvaro Altamirano Padilla, un exempleado de la Contraloría General de la República (CGR), a quien se considera ‘ficha’ del excontralor Luis Ángel Montenegro, actual titular de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, (Siboif).

El Fogade tiene la misión de “garantizar la restitución de los depósitos de las personas naturales y/o jurídicas de las instituciones miembros del sistema”, en caso que ocurra la quiebra de uno o más bancos, garantizando la devolución de hasta 10 000 dólares por ahorrante. También ejecuta los procesos de intervención y supervisa la liquidación forzosa de dichas instituciones, para contribuir con la estabilidad y credibilidad del sistema financiero.

En el acuerdo presidencial 93-2022, publicado en La Gaceta número 102, se acepta la renuncia de Sevilla, y se deja sin efecto su nombramiento contenido en el acuerdo presidencial 138-2015. A continuación, se publica el acuerdo presidencial 94-2022, en el que se nombra a Altamirano Padilla como nuevo presidente del Fogade.

Aunque Sevilla se abstuvo de hacer cualquier comentario a CONFIDENCIAL, un analista en temas financieros que prefirió omitir su nombre, relató que Sevilla por su condición de salud había planeado renunciar, pero no puso su renuncia, en parte, porque le pidieron que permaneciera en el puesto.

“De repente, la dictadura decidió ‘renunciarlo’, así que Ovidio Reyes, presidente del Banco Central de Nicaragua; Iván Acosta, ministro de Hacienda, y Luis Ángel Montenegro, titular de la Siboif, todos sancionados por la OFAC, le dijeron que presentara su renuncia. Él la puso y se quedó en silencio para evitarse problemas. Ese mismo día le dijeron quién era su sustituto”, narró el analista.

“Eligieron ignorar la ley, lo cual sin duda será un factor de inestabilidad del sistema financiero, porque esta decisión tendrá repercusiones internacionales. Es un tema muy delicado. Una decisión de ese tipo debió ser de consenso, porque se trata de la seguridad de los ahorros de los nicaragüenses, y ahora Ortega tiene todo el control sobre ese dinero”, añadió.

USD 217 millones de capital

Dos fuentes del sector privado que pidieron opinar desde la seguridad que les ofrece el anonimato, rechazaron la idea de que la decisión de poner a alguien obediente a Montenegro —y por consiguiente, a Ortega—, a administrar el Fogade, ponga en riesgo el dinero que maneja la institución, cuyos activos pasaron de 7267.5 millones de córdobas al 31 de diciembre de 2020, a 7779.7 millones un año después.

El alto ejecutivo de una empresa financiera dijo que no cree que usen esos recursos de manera equivocada… “si nos atenemos a que han sido muy responsables en el manejo financiero y macroeconómico, y eso no tendría por qué cambiar”. Por su parte, un economista con experiencia en microfinanzas, también descartó esa posibilidad, porque “al Gobierno no le conviene perjudicar al sistema de ahorro”.

Al estudiar el balance general y los estados de resultados del Fogade entre 2020 y 2021, el ejecutivo citado antes, destacó que el capital es de 217 millones de dólares, y casi todo está en inversiones. Las utilidades de 2021 fueron de un poco más de 14 millones de dólares, lo cual indica que continúa acumulando excedentes, mientras crece el fondo de seguros de depósitos.

“Que el capital esté casi todo en inversiones, es lo mejor. El problema es que no sabemos dónde están las inversiones. Dada la naturaleza del Fondo, lo mejor para obtener rendimientos son los bonos del BCN, pero habría que confirmar. Tampoco se observa un deterioro en las finanzas del Fogade. Está muy solvente, así que el presidente saliente lo entregó con buenos números”, aseguró.

El analista en temas financieros citado antes, opinó que “la dictadura ha puesto a un gato a cuidar la leche de todos los cuentahabientes; porque Altamirano Padilla es una ficha de Montenegro, que fue el cerebro en la creación del BanCorp, en su condición de asesor partidario de Daniel Ortega en temas financieros, desde que murió Silvio Conrado”.

La única relación de Altamirano con la banca fue “como liquidador del BanCorp, designado por Montenegro; porque lo de BanCorp fue una liquidación voluntaria (no judicial), tomada luego de las sanciones que le aplicó la OFAC”, dijo la fuente.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend