Economía

Impacto de la invasión rusa a Ucrania golpeará los bolsillos nicaragüenses

La crisis petrolera, derivada por las operaciones militares de Putin, incrementará el precio de los hidrocarburos en Nicaragua

Los mercados mundiales, principalmente los vinculados a sectores energéticos y de hidrocarburos, se mantienen convulsionados luego del ataque militar de Rusia contra Ucrania, lo que traerá consecuencias directas en los costos de los combustibles en Nicaragua, advierten analistas.

El problema de Nicaragua se agrava ya que los bolsillos de los nicaragüenses lidian con el hecho de que los precios de los combustibles en el país enfrentan cinco semanas consecutivas al alza.

Además, cuando todavía la amenaza del conflicto militar en Ucrania no era latente y los precios del petróleo y derivados a nivel mundial estaban en un punto bajo, el régimen de Daniel Ortega mantuvo congelados por más de dos meses los precios nacionales de los carburantes. Durante ese tiempo, el valor internacional del crudo bajó a casi 20 dólares por barril, pero no se produjo ni una sola rebaja en Nicaragua. 

“El problema es que los precios internacionales del petróleo y sus derivados son afectados directamente cuando ocurren situaciones geopolíticas, como la de Ucrania. Esto está fuera de nuestro alcance, pero nos impactará de manera fuerte porque las petroleras en Nicaragua son las que fijan los precios, que no están regulados por el Estado”, explicó la ingeniera Patricia Rodríguez, especialista en temas de hidrocarburos.

Actualmente los precios de los combustibles en Managua son de 44.39 córdobas el litro de gasolina súper, promediando 168 córdobas por galón. El litro de gasolina regular se cotiza en 43.36 córdobas por litro, y 164.12 córdobas el galón. El diésel, el combustible de mayor consumo en Nicaragua, tiene un precio de 40.10 córdobas por litro y 152 córdobas el galón. En los departamentos del país estos montos son mayores, debido a que se agregan los costos de distribución y otros gastos.

“Los precios del petróleo son difíciles de predecir, más cuando son afectados por factores geopolíticos. Entonces en países como el nuestro en el cual dependemos de los precios internacionales del petróleo y sin una regulación como tal del Estado, sin duda lo que se puede esperar es que suban los precios y nos impacte terriblemente”, agregó Rodríguez.

Barril de crudo rozó los 100 dólares

Rusia es un exportador dominante de gas natural y crudo, particularmente a Europa, y parte de su suministro transita a través de oleoductos en Ucrania. El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) —de referencia para Nicaragua— cerró este jueves en la Bolsa de Valores de Nueva York a 92.81 dólares el barril, tras rozar en la mañana los 100 dólares por la ofensiva rusa.

El precio del WTI, que sigue en niveles no vistos desde 2014, se moderó con el paso de las horas ya que, según apuntan algunos analistas, el suministro de petróleo y gas natural aún no se ha visto afectado por la escalada militar.

El Texas lleva varios días en ascenso ante la escalada del conflicto, teniendo en cuenta que Rusia es el segundo mayor exportador de petróleo después de Arabia Saudí, además del mayor productor de gas natural.

Rodríguez puntualizó que “el impacto debería ser bastante fuerte no solo en los combustibles. Todavía dependemos bastante de una generación energética basada en búnker fueloil, además de un incremento en los costos de transporte. El sector industrial opera mucho con derivados del petróleo también”.

“Lamentablemente la otra situación es que cuando se dan estas escaladas alcistas en los precios del petróleo, tardan mucho en volver a una baja. Se mantienen los incrementos por mucho tiempo y eso agrava el impacto”, añadió.

Rusia exportador dominante

Un análisis publicado este jueves por el diario The Washington Post destaca que los mercados mundiales a raíz de la escalada militar en Ucrania entraron en una etapa de incertidumbre, principalmente en el sector eléctrico.

“Aunque la incursión rusa apenas está comenzando, las señales sugieren que una ofensiva militar de amplio alcance, desencadenaría profundas sanciones de los Estados Unidos y la Unión Europea, perjudicando no solo a la economía rusa, sino a la del mundo entero”, detalla el análisis del Post.

“Los consumidores de todo el mundo ya enfrentan aumentos de precios generalizados vinculados a una inflación descontrolada y a problemas en los mercados energéticos, y ahora es probable que los dolores se agudicen”, añade.

CNN reportó que Rusia produce unos 9.7 millones de barriles por día de acuerdo a cifras de 2021. Esta cifra es la segunda después de Estados Unidos y supone más petróleo que el que producen Irak y Canadá juntos.

La cadena estadounidense igualmente informó que la empresa de servicios financieros JPMorgan advirtió que, si se interrumpe cualquier flujo de petróleo ruso por la crisis, los precios del petróleo podrían llegar fácilmente a 120 dólares el barril.

“En el improbable caso de que las exportaciones rusas de petróleo se reduzcan a la mitad, el crudo se dispararía a 150 dólares el barril”, reportó JPMorgan.

El reconocido periodista argentino Andrés Oppenheimer advirtió en su columna de opinión publicada en el periódico El Nuevo Herald de este miércoles las graves consecuencias económicas para los países de Centroamérica y el Caribe de la invasión rusa en Ucrania.

“Esto ya está creando un gran problema financiero para los países del Caribe y América Central, la mayoría de los cuales son importadores de petróleo. Y está golpeando especialmente a los países del Caribe en un momento en que todavía se están recuperando de una fuerte caída en el turismo por la pandemia de covid 19. Es un problema grave’, dice Juan José Daboub, ex ministro de Hacienda de El Salvador y exdirector gerente del Banco Mundial. La mayoría de los países del Caribe habían planificado sus presupuestos sobre la base del petróleo a 50 dólares el barril este año”, cita Oppenheimer en su columna.

“Con los precios del petróleo casi el doble de ese nivel, la mayoría de los países del Caribe y algunos centroamericanos tendrán que aumentar su presupuesto nacional en al menos un 20% este año. Esto significa que tendrían que comprar petróleo con fondos que previamente pensaban destinar a la salud, la educación u obras públicas”, añade el análisis.

Venezuela podría recuperar su rol predominante

Oppenheimer cita a Roger Noriega, exjefe de la oficina del hemisferio occidental del Departamento de Estado y actual asesor del Gobierno de República Dominicana, quien explica el riesgo de que este shock petrolero sea aprovechado por los adversarios de Estados Unidos.

“Rusia, China, Venezuela, Irán y otros rivales de Estados Unidos pueden aprovechar la escasez de suministros de energía para ganar influencia en las Américas”. Washington debería adelantarse a este problema hoy, antes de que sea demasiado tarde”, señaló Noriega.

Venezuela, que solía ser un gran exportador de petróleo subsidiado a los países del Caribe y América Central, ha visto caer drásticamente su producción de petróleo en los últimos años por la corrupción y la desastrosa gestión de su Gobierno.

“Si el presidente Joe Biden no presta atención a la inminente crisis petrolera de América Central y el Caribe y ayuda a estos países a obtener préstamos de emergencia de las instituciones financieras internacionales, Nicolás Maduro intentará llenar ese vacío. No sería la primera vez que Venezuela lo hace, o que los importadores de petróleo de la región se ven obligados a caer en sus manos”, escribió Oppenheimer.

El Consejo Europeo acordó este jueves nuevas medidas restrictivas que impondrán a “Rusia consecuencias masivas y severas por su actuación”, reportó el diario español El País.

“Las sanciones abarcan el sector financiero, los sectores de la energía y el transporte, los productos de doble uso civil y militar, así como el control y la financiación de las exportaciones y la política de visados”, cita la publicación.  Estados Unidos también prepara un fuerte paquete de sanciones para golpear a la economía rusa.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend