Economía

Régimen de Ortega bloqueó bajas en precios de los combustibles

El régimen de Daniel Ortega mantuvo congelados por más de dos meses los precios de los derivados del petróleo, tiempo durante el cual el valor internacional del crudo bajó casi 20 dólares por barril. Esta disminución, según expertos en hidrocarburos, no se tradujo en una rebaja de los precios nacionales de los combustibles, que en Nicaragua no son regulados por el Estado y son fijados libremente, cada semana, por las petroleras.

El congelamiento, efectivo a partir del 22 de octubre de 2021, fue aplicado a los precios de las gasolinas súper y regular, el diésel, kerosene, y el gas licuado de petróleo (GLP) —popularmente conocido como “gas para cocinar”—, que es el único producto regulado por el Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

La decisión del Gobierno surgió a dos semanas de las elecciones generales en las que Ortega, sin competencia política, se otorgó su tercera reelección consecutiva para un cuarto mandato en fila, y segundo con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

El régimen congeló los precios cuando el petróleo intermedio de Texas (WTI), de referencia para Nicaragua, se cotizaba a 84.53 dólares por barril. Según el Gobierno, “para proteger la economía y la vida de las familias, el presidente de la República (Daniel Ortega) ha decidido no aplicar las alzas constantes, derivadas del movimiento de los precios internacionales del petróleo”.

Sin embargo, tras el congelamiento, el valor del crudo tuvo un comportamiento descendente, hasta cotizarse a 65.44 dólares por barril, a inicios de diciembre.

“El congelamiento no trajo beneficios porque, en esos dos meses que estuvieron los precios congelados a nivel local, los precios del petróleo y sus derivados a nivel internacional experimentaron una disminución del 9.4% en noviembre, y del 12% en diciembre, respecto a octubre 2021”, detalló la ingeniera Patricia Rodríguez, especialista en temas energéticos.

“(Los consumidores) perdimos porque la disminución a nivel internacional hubiese ocasionado una disminución a nivel local, aunque fuese en menor proporción porque nunca disminuyen en porcentajes igual a los que ocurren a nivel internacional”, comentó la especialista.

Congelamiento con precios altos

Rubén Ernesto Arriola, experto en temas de consumidores, lamentó que los consumidores no se beneficiaron durante el “congelamiento”, ya que los precios de los combustibles estaban “altos” cuando  se “fijaron”.

Con la decisión del régimen, el precio promedio de la gasolina súper quedó congelado en 42.02 córdobas por litro; el de la gasolina regular en 40.90 córdobas por litro; y el del diésel —el combustible de mayor consumo en el ámbito nacional— en 36.52 córdobas por litro.

Estos precios promedios corresponden a las estaciones de servicio en Managua, ya que en los otros departamentos y regiones del país se les tiene que sumar el costo de transporte y distribución, así como otros gastos.

Previo a la medida gubernamental, los precios de los combustibles registraron tres alzas consecutivas. Datos del INE revelaron que, hasta octubre de 2021, los precios de las gasolinas súper y regular habían registrado 31 alzas y 11 bajas; mientras el valor del diésel contabilizaba 29 aumentos y 13 reducciones.

“Liberan” en momento de alzas

Ambos expertos destacaron que el régimen orteguista desbloqueó los precios de los combustibles, cuando en el ámbito internacional el petróleo presenta una tendencia alcista. Tal situación va en detrimento de los consumidores, que pagarán los incrementos.

“Ahora que se descongelan los precios, el petróleo y sus derivados están subiendo. En enero 2022 se está experimentando una alza de 11% respecto a diciembre 2021”, explicó Rodríguez.

Entre noviembre, diciembre y principios de enero de 2022, el precio internacional del petróleo se mantuvo por debajo de los 80 dólares por barril, y fluctuó entre los 70 dólares.

El pasado fin de semana, cuando se descongelaron los precios de los combustibles, el petróleo WTI se cotizaba a 81.97 dólares por barril. Este jueves 20 de enero, el precio del crudo cerró a 86.90 dólares en la Bolsa Mercantil de Nueva York, tras una racha alcista que ha situado sus precios en máximos no vistos desde 2014.

Según la agencia de noticias Efe, las alzas son consecuencia de la brecha entre oferta y demanda que registra el mercado. También están elevando los precios del petróleo las tensiones en Oriente Medio, sobre todo después del reciente ataque lanzado por los rebeldes hutíes de Yemen contra Emiratos Árabes Unidos, y los temores a un conflicto en Ucrania, según los analistas.

Beneficia a petroleras

Con el “descongelamiento”, el precio de las gasolinas súper y regular bajó 0.47 y 0.29 córdobas por litro, respectivamente —se venden a 41.49 y 40.61 córdobas por litro—; en el caso del diésel, subió 0.37 córdobas por litro, a 36.94 córdobas.

Rodríguez y Arriola señalaron que “teóricamente” las decisiones del Gobierno han favorecido a las petroleras, aunque “no pueden” asegurarlo porque el Estado y las compañías mantienen en secreto la estructura o la fórmula para definir los precios de los combustibles, que incluyen sus márgenes de ganancias.

Reportajes de CONFIDENCIAL han revelado que los consumidores nicaragüenses han pagado un sobreprecio en los combustibles, que hasta inicios de 2021 superaba los 30 millones de dólares.

Este sobreprecio se obtiene a través de una política de congelamiento de precios de los combustibles en Nicaragua, cuando en el ámbito internacional los combustibles y el petróleo bajan.

Hasta diciembre de 2019, más del 65% del mercado de los combustibles en Nicaragua estaba dominado por dos empresas: Puma Energy y la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP Petronic). Estas compañías eran las únicas con facilidades de importación de gasolinas y diésel, además disponían de redes de estaciones de servicio y distribución directa a nivel nacional.

La composición del mercado nicaragüense cambió a raíz de las sanciones estadounidenses a DNP Petronic, en diciembre de 2019. Las petroleras Puma y UNO han absorbido las ventas de Petronic.

DNP Petronic fue sancionada junto al hijo de la pareja presidencial, Rafael Ortega Murillo y también a la empresa de seguridad El Goliat e Inversiones Zanzíbar. Estados Unidos acusó a estas compañías de “lavado de dinero y apoyo a la corrupción”. Según investigaciones de medios locales, DNP Petronic fue financiada en 2009 con fondos de Albanisa y Alba Caruna.

Redacción Confidencial

Entradas recientes

Kitty Monterrey: Municipales serán “mero trámite” para que FSLN se “apropie” de todo

Corría marzo de 2021, previo a las votaciones presidenciales de ese año, cuando Kitty Monterrey,…

28 junio, 2022

Costa Rica “consultará” un eventual “respaldo” a Nicaragua en el SICA

El ministro costarricense de Relaciones Exteriores y Culto, Arnoldo André Tinoco, anunció que su Gobierno…

28 junio, 2022

Cae ministro del MAG, Edward Centeno, “ficha” de Rosario Murillo

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo destituyó al titular del Ministerio Agropecuario (MAG),…

28 junio, 2022

Migrantes se benefician de ocho avances en derechos de la población LGBTIQA+ en Costa Rica

A lo largo de la historia, las poblaciones LGBTIQA+ (lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales, queer,…

28 junio, 2022

Colombia gira a la izquierda

Gustavo Petro, un veterano político de izquierda y exguerrillero, es el próximo presidente electo de Colombia,…

28 junio, 2022

Migración de Nicaragua nacionaliza a dos hijos más de Ebal Díaz

La Dirección de Migración y Extranjería (DGME) de Nicaragua nacionalizó este lunes 27 de junio…

27 junio, 2022