Economía

Rubén Arriola: “Unidos bajaríamos el precio del queso a 30 córdobas”

Experto nacional en temas de consumidores destaca que los nicaragüenses están “indefensos”, ante “la falta de tutela del Estado” orteguista

El reclamo popular por las alzas en los precios del queso y otros productos alimenticios de la canasta básica en Nicaragua, es solamente un síntoma del aumento de la carestía de la vida y “la falta de tutela del Estado” sobre los derechos de los consumidores, que “se encuentran indefensos”, advierte Rubén Ernesto Arriola, de la Consultoría del Gestor al Consumidor.

El experto en temas de consumidores lamenta, además, que el congelamiento temporal del precio de los combustibles, orientado por el Gobierno en octubre pasado, no benefició a los consumidores porque se hizo cuando, en el ámbito nacional, estaba en su valor más alto, y en el momento que el costo internacional de los derivados del petróleo tuvo una baja importante. “El Gobierno tomó la medida como una salida salomónica para bajar los ánimos, pero no se ampliaron los beneficios a los consumidores y usuarios”, afirma.

“El Estado suscribió un convenio donde los derechos de los consumidores son derechos humanos. El Estado debe velar por ellos, pero solo se ha quedado observando”, cuestiona.

En una entrevista con el programa Esta Noche –transmitido por Facebook y YouTube debido a la censura del régimen–, Arriola describe los principales problemas de los consumidores con el subsidio energético, el gas licuado de petróleo, los productos alimenticios y los combustibles. Y ante la falta de protección del Estado propone: Hacer valer los derechos por medio de protestas y campañas como no a la compra de los productos con alzas injustificadas, como las del queso.

El Gobierno mantuvo congelados por más de dos meses los precios de los derivados del petróleo cuando el valor internacional del crudo bajó casi 20 dólares por barril, y lo descongeló ahora que estos tienen una tendencia alcista. ¿Qué impacto ha generado esta medida sobre los conductores, los usuarios de transporte y la población en general?

El congelamiento no dio los frutos esperados para los consumidores nicaragüenses porque se dio en el tiempo cuando estaban más elevados los precios del petróleo a nivel mundial, y en Nicaragua, de igual manera, los derivados del petróleo estaban demasiadamente altos. Tanto la gasolina regular, la súper, el diésel, el kerosén y el GLP, en sus diferentes presentaciones, estaban demasiado altos.

El Gobierno tomó la medida como una salida salomónica para bajar los ánimos, lo cual se logró en su momento, bajo los animó un poco, pero el trasfondo total no se tocó, que era aplicarle los descuentos necesarios para que beneficiara, o ampliara el abanico de beneficios a los consumidores y usuarios.

¿Qué ha pasado con el gas licuado? En un año el costo del cilindro de 25 libras aumentó al menos más de 100 córdobas.

El gas licuado (de 25 libras) que más usamos había aumentado a 457.75. Actualmente decretaron una baja, por medio del INE y el Ministerio de Minas e Hidrocarburos, a 430 (córdobas). Es un beneficio mínimo porque las bajas fueron mínimas, no fueron extensivas o expansivas. El poder de compra aumentó un poquito, pero no lo necesario.

Cada vez que en Nicaragua se dan estas alzas, derivadas del petróleo y el GLP (gas licuado de petróleo), se traslada automáticamente a la canasta básica nicaragüense. El INIDE (Instituto Nacional de Información de Desarrollo) dice que son 16 250 córdobas con 70 centavos, un poquito cerca de la realidad. Pero la realidad, a golpe de calcetín, como decimos en buen lenguaje nicaragüense, son 16 570 córdobas; y esto, agregándole también otros integrantes de la canasta básica, que no están en ella —como el alcohol, cajas de mascarillas, guantes, para no infectarse de covid-19—, y un sinnúmero de cosas que se han comprado ahora, y esto hace que la canasta básica se disparen el precio.

El precio de la canasta básica, y todos sus productos, aumentó 1300 córdobas de enero a diciembre de 2021, según datos oficiales. ¿Cuáles son las principales quejas que reciben de los consumidores?

Que los productos están bastante elevados. Esta semana se dio una alza de los derivados del petróleo, y es un efecto dominó, los frijoles aumentaron 23 córdobas la libra; el arroz que se cotizaba entre 12 y 13 (córdobas), ya está en 14 o 15 córdobas la libra. Otro producto que aumentó de precio es el aceite a granel, está a 60 o 65 córdobas el litro, el sellado aún es más caro. Vemos también que algunos perecederos han aumentado de precio vertiginosamente.

El problema del queso hizo encarecer más la canasta básica. Nunca me imaginé que iba a haber (una libra de) queso en 100 córdobas (la libra). Esto también implica que la canasta básica se dispare considerablemente.

El costo de los productos alimenticios de la canasta básica, según datos oficiales, pasó de 10 115 córdobas, en enero 2021, a 11 096 córdobas a diciembre. ¿Qué razones hay para esta alza?

Ningún productor, por muy patriótico que sea, se va a sacar de la bolsa los costos de producción; esto implica que todos estos productos agrícolas, que vienen del interior del país, aumentan de precio. Se debería de hacer una revisión exhaustiva del impuesto que tiene la canasta básica; de los productos importados que son de suma necesidad como: jabones de tocador, jabones de lavar, detergentes; o sea, todo aquel producto importado hace que nuestra canasta básica aumente de precio vertiginosamente.

Así como se tomó la medida de exonerar de impuestos a los útiles escolares, se debería exonerar todos estos productos de la canasta básica, como: las pastas alimenticias; la salsa inglesa; la salsa de tomate; la pasta y cepillo de dientes; el papel higiénico. (Todos) se debieran de exonerar de impuestos; (la canasta básica) bajaría entre un 35 y 45%, porque ya no estás con impuestos. El acceso de compra sería un poco más accesible a los consumidores nicaragüenses. Porque cuando se grabó con impuestos, se grabó hasta los cortes de carne y pollo.

En las últimas semanas, en las redes sociales, se ha canalizado el malestar popular por el aumento acelerado de la libra del queso. ¿Cuáles son las razones?

El queso no es para que aumente de esa manera, hay suficiente producción de leche según funcionarios de Faganic (Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua), y otras organizaciones. Nosotros comenzamos una campaña ‘no a la compra de queso’, para que bajara. Sumémonos a la campaña, no solamente hagamos los memes, los chistes, las bromas. (Si) sube otro producto de la canasta básica, hagamos otra campaña, no compremos ese producto porque no es su valor real, es un valor inflado.

¿Cómo podemos hacer prevalecer nuestros derechos? Montando estas campañas. Te aseguro que si todos nos juntáramos para hacer esta campaña, como la ‘no a la compra del queso’, bajaría hasta 35 córdobas.

Miramos que el Estado trajo productores de queso que lo estuvieron dando a 50 córdobas por libra, en el viejo centro de Managua. ¿Qué significa? Nosotros, juntos, lograríamos bajar el precio a 30 córdobas.

¿Y qué pasa con los servicios de energía y de agua potable?

Con la energía, el problema consiste en que a partir de este año, prácticamente, se está eliminando el subsidio energético. Antes teníamos un subsidio cruzado, que todo mundo se veía beneficiado con el subsidio energético de 150 kilowatts, hoy en día no. El año pasado estábamos pagando el 7% del IVA, (ahora) si te pasás de 151 kilowatts a más pagás el 15% del IVA en la factura de consumo de energía eléctrica. Solo quienes no tuvieran refrigeradora, abanicos y otras prerrogativas, consumen (entre) 125 y 150 kilowatts, para ser parte del subsidio. La mayoría de los hogares nicaragüenses pasamos el límite del subsidio.

Por eso nosotros hablamos de la base del subsidio, aumentarlo, para beneficiar un poco más a los consumidores y usuarios del servicio eléctrico.

¿La población y el consumidor final tiene alguna protección o está indefenso ante las alzas que se están produciendo en toda la cadena de precios?

Los consumidores estamos indefensos. El Estado suscribió un convenio hace años donde los derechos de los consumidores son derechos humanos, y el Estado debe velar por ellos, inclusive el artículo 105 constitucional lo dice: es obligación del Estado garantizar que los servicios básicos, transporte aéreo, terrestre, marítimo y otros servicios, sean vigilados por el Estado o regulados por el Estado, que se presten con calidad, con humanismo y con garantía. Pero el Estado solo se ha quedado observando.

La falta de tutela de tus derechos hace que el ciudadano común y corriente haga valer sus derechos, por medio de protestas de esta manera: ‘no a la compra del queso’. Si hubiese una alza en otros productos de la canasta básica, hagamos valer nuestros derechos, no comprando estos productos, y bajarían de costo.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend