Share via

Roberto Guillén, el nica que creó una serie de ficción sobre el exilio nicaragüense

Migrantes

Niña Furia, la más reciente producción del artista, se estrenó en HBO Max, uno de los servicios de streaming más populares del mundo


Su trayectoria como actor y cineasta ha estado lleno de obstáculos y desafíos, pero también de muchas oportunidades y experiencias que han influenciado su trabajo. Proveniente de una familia de pintores y músicos, sintió pasión por las artes escénicas, el teatro y el cine desde su niñez, y soñó con poder contar sus propias historias algún día.

Roberto Guillén, de 32 años, es originario de Managua, la capital, aunque también creció muy vinculado a la naturaleza de las tierras de Rivas y la isla de Ometepe, lugar de donde provienen sus abuelos.

Desde una corta edad decidió cultivar sus talentos artísticos, participando en obras de teatro en el colegio. Con 14 años se inscribió en la carrera de actuación profesional en el Teatro Justo Rufino Garay, una de las escuelas de teatro con mayor trayectoria en Nicaragua.

Su pasión por el teatro lo inspiró a profundizar en el arte contemporáneo, estudiando en el Taller de Arte Contemporáneo de la Espira, TACON, fundado por Patricia Belli.

Roberto Guillén (a la izquierda) durante una presentación de la obra “Deja que los perros ladren” en el Teatro Justo Rufino Garay, en el año 2009. Foto: El Nuevo Diario.

Luego de terminar sus estudios de actuación, trabajó durante cuatro años en la compañía de teatro de la Sala Justo Rufino Garay, participando en obras como “Sopa de muñecas”, “Los Murmullos”, “Santo Mío” y “Deja que los perros ladren”.

Mientras trabajaba en los escenarios, también asistía a la Universidad Centroamericana, donde estudiaba la carrera de Comunicación Social y participaba en cortometrajes de diferentes directores jóvenes.

Sus primeras experiencias con el cine y la televisión

En 2006, Roberto fue invitado a participar en una audición para una aparición secundaria en el largometraje “El Rey del Cha-Cha-Chá”, una coproducción dirigida por Isabel Martínez, de Costa Rica, y Vicente Ferraz, de Brasil, que se estrenó un año después.

Continuó explorando el mundo cinematográfico por medio de la actuación en cortometrajes y también como asistente en la filmación de comerciales publicitarios. “A partir de ese momento me empezó la inquietud por contar historias mucho más propias, mucho más cercanas”, relata.

En 2011, el joven se fue a vivir a Costa Rica para estudiar una especialidad en Planificación Estratégica de Marca. De forma paralela, tomaba cursos libres de actuación y trabajaba en una agencia de publicidad.

A la izquierda, Roberto Guillén como “Octavio”, junto al actor español Óscar Sinela durante una escena de la película “La Pantalla Desnuda”. Foto: Camila Films.

En 2013, decidió renunciar a la agencia de publicidad para dedicar más tiempo a un emprendimiento artístico que había iniciado en Costa Rica. Minutos después de comunicar su decisión a la empresa, recibió una llamada de la directora francesa radicada en Nicaragua, Florence Jaugey, quien le propuso audicionar para una papel protagónico en la nueva película de la productora nicaragüense Camila Films, y fue así como regresó a Nicaragua para interpretar a  “Octavio” en la película de ficción “La Pantalla Desnuda”.

El largometraje se presentó en distintos festivales de cine internacionales, incluyendo su competición como Mejor película Iberoamericana en los Premios Goya de 2016.

Su primera producción cinematográfica

En 2014, Roberto fundó con otros jóvenes el portal digital Managua Furiosa, como una respuesta a la necesidad de tener en el país una propuesta comunicacional de contenido social y cultural.

Tres años más tarde, el equipo estrenó “Managua Furiosa”, la serie, un proyecto de diez capítulos que retrata la compleja vida de la juventud en la capital nicaragüense: la violencia y el acoso, la orientación sexual, la libertad y el amor. Con esta iniciativa, buscaban motivar a los jóvenes nicaragüenses a hablar sobre temas importantes de la vida cotidiana, que, por distintas razones, no estaban siendo abordados.

Roberto Guillén, detrás del camarógrafo, dirigiendo la grabación de uno de los episodios de la serie “Managua Furiosa”. Foto: Cortesía.

Managua Furiosa fue la primera serie web de Nicaragua y la primera iniciativa cinematográfica que Roberto produjo. “Fue mi primera aproximación en la producción y dirección de un proyecto audiovisual, incluyendo la redacción del guión. Ha sido un proyecto muy importante en mi vida personal y profesional, y el que más me ha marcado”, comenta.

Cada capítulo logró más de 25 000 visualizaciones y cientos de comentarios en redes sociales, convirtiéndose rápidamente en un referente de la producción audiovisual en el país, a pesar de que a veces “no se cuentan con los estímulos culturales y económicos para incentivar la producción cultural en Nicaragua”, destaca.

Produciendo la serie “Niña Furia”

A inicios de este año, Roberto estrenó la serie “Niña Furia”, una recopilación de historias de ficción basadas en experiencias reales de jóvenes nicaragüenses que se vieron obligados a huir de la persecución estatal en Nicaragua, en la plataforma de streaming HBO Max. “Quería compartir la experiencia del exilio de muchos jóvenes, y expresar que el irse del país no siempre es una historia feliz”, asegura. De momento la serie solo está disponible para verse en Estados Unidos, aunque Guillén espera que pronto esté también en el catálogo de HBO Max para Latinoamérica.

Desde 2018, estando en Costa Rica, empezó a recopilar historias de gente exiliada a la que conoció personalmente, y en 2019, iniciaron las grabaciones. Sin embargo, el camino para que “Niña Furia” viera la luz, no fue nada fácil. “La constancia y la disciplina fueron claves, al igual que sentir que el proyecto era necesario, principalmente porque grabamos en Costa Rica y los costos de producir en ese país son elevados”, cuenta.

Guillén estuvo a cargo de la producción y el guión de esta serie que cuenta con actores nicaragüenses y costarricenses, y que originalmente se estrenaría en una plataforma de streaming gratuita. “Una distribuidora vio el proyecto y nos solicitó permiso para colocar el proyecto en una plataforma con una gran capacidad de audiencia y fue una gran noticia saber que íbamos a estrenar en HBO, con una audiencia de más de 30 millones de personas”, relata.

Nuevos horizontes

En los últimos años, debido a la falta de oportunidades en Nicaragua por la inestabilidad política, ha decidido explorar nuevos horizontes artísticos en otros países de América Latina, viviendo en carne propia las dificultades y sentimientos que afloran con la migración. Estar lejos de su familia y amigos no ha sido fácil, pero reconoce que ha sido afortunado al encontrarse con personas que confían en su trabajo y profesionalismo.

Para él, lo más gratificante es saber que con su trabajo artístico contribuye a visibilizar realidades sociales que “las personas y comunidades necesitan que se den a conocer”, al igual que destacar el talento nicaragüense en otros países.

“En cinco años me veo produciendo y dirigiendo cine. Aunque sé que lograrlo no será fácil, entre más creo en mí, más puertas se abren”, concluye.

 


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Share via
Send this to a friend