Nación

58% se iría de Nicaragua si pudiera, la mayoría jóvenes

El 51% emigraría a Estados Unidos buscando empleos mejor pagados; todos los segmentos, menos uno, reprueban la gestión de Daniel Ortega

La última encuesta de CID Gallup realizada entre el 26 de septiembre y el 10 de octubre permite sustentar con datos, la conclusión a la que cualquiera puede llegar de forma empírica: hay una correlación directa entre la pésima situación económica del entrevistado y su convicción de que el país no tiene futuro, con la decisión de irse del país. Adonde sea.

“Los que quieren emigrar se muestran como los más decepcionados: son los que más creen que el país va por rumbo equivocado, los que tienen la peor situación económica familiar comparada con un año atrás, y los que menos creen que Ortega resuelva sus preocupaciones. Es decir, si finalmente migran, lo harán con la certeza de que cual sea el país que elijan (Estados Unidos, Costa Rica, España o Canadá, entre los preferidos), tendrán un futuro económico y políticamente mejor para ellos y sus familias”, señala el documento.

Las respuestas de los encuestados muestran que el 80% de los que opinan que el costo de la vida ha subido “algo” o “mucho”, está entre quienes tienen mayores deseos de emigrar, mientras que ese anhelo es menor entre quienes opinan que, para ellos, el costo de la vida “está igual”, o “ha subido poco”, en los cuatro meses previos a la encuesta.

El estudio de opinión pública se realizó a través de entrevistas telefónicas a 1200 ciudadanos, y tiene un margen de error de +/- 2.8. La medición se enfocó en nicaragüenses mayores de 16 años, con teléfono celular con línea activa, distribuidos en todo el país.

El costo de la vida

El texto muestra que, en mayo pasado, el 58% de quienes respondieron el cuestionario pensaban que el costo de la vida había subido “mucho” o “algo”, pero en septiembre, ese porcentaje incluía a tres cuartas partes de los encuestados, lo que está directamente asociado con los datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), que situó el costo de la canasta básica en unos USD 495 mensuales (8% más que en enero 2022), mientras que el salario mínimo mensual se mantiene en unos 130 dólares.

Las respuestas al estado de la situación económica familiar, comparada con un año antes, refuerzan estas conclusiones: después de tocar fondo en 2019 y 2020 (los años de la crisis socioeconómica y de la pandemia), las respuestas mejoraron de forma sustancial en enero y mayo de 2022, cuando 32% y 34% respectivamente, dijeron que estaban mejor.

En paralelo, subía el número de quienes estaban peor (59% y 62%), mientras disminuía el de quienes decían que su situación estaba igual. Eso cambió en la encuesta de septiembre, cuando el número de los satisfechos decayó en seis puntos (de 34 a 28), mientras el de los que sentían que estaban peor, creció en dos puntos más (de 62 a 64), con lo que la brecha entre unos y otros, que en enero era de -27, y a mayo caía a -28, se elevó para cerrar septiembre en -36.

El pesimismo se mantiene de cara al futuro. Los datos muestran que un poco más de la mitad piensa que la situación económica de su familia será peor que en el presente. Si en enero pasado, el 50% de los encuestados tenía esperanzas de que su situación económica sería mejor en el año siguiente, solo el 45% pensaba igual en mayo, y solo el 38% seguía creyéndolo en septiembre.

Al tratar de explicarlo, el documento dice que ese 38% “es optimista y sí aguarda un cambio positivo para el año venidero. Estos últimos es más probable que hayan reportado tener una situación económica mejor este año, que sean jóvenes entre 18 y 24 años, o que tengan poca o ninguna probabilidad de emigrar”.

Las razones del éxodo de Nicaragua

La “falta de empleo”, la “corrupción en el Gobierno”, y el “alto costo de la vida” son, de forma consistente, los tres principales problemas que agobian al 69% de los nicaragüenses, según la encuesta. Esos porcentajes fluctuaron para marcar 72% en enero, 71% en mayo y 68% en septiembre de 2022, mostrando la importancia que la ciudadanía les concede.

De forma particular, si en las mediciones de septiembre 2021 y enero y mayo de 2022, había una alta percepción de la corrupción gubernamental como el principal problema reportado por los encuestados, la carestía y el desempleo crecieron en cada una de esas mediciones, hasta dejar a la corrupción en tercer lugar durante la encuesta de septiembre 2022.

En este último ejercicio de opinión, los problemas económicos preocupaban a la mitad de los encuestados: 26% lamentaba la falta de empleo, mientras que otro 24% señalaba al alto costo de la vida como su preocupación fundamental dejando en tercer lugar a la corrupción gubernamental con 18%, a pesar que generalmente, está condiciona a aquellos.

Los más jóvenes son los primeros en querer irse

En cuanto a la migración, el 57% de los encuestados señala como “muy probable” y “algo probable” que se iría del país “tuviera los recursos para hacerlo”. Este grupo está conformado de forma destacada por los menores de 40 años, así como por aquellos que dijeron que su situación económica es peor.

Por destinos Estados Unidos sigue siendo, con mucho, el país preferido para migrar: 51% de los que dijeron que era “muy probable” o “algo probable”, elegirían esa nación norteamericana para residir. Otro 15% apuntó a Costa Rica, mientras que 9% elegiría España, y 5% a Canadá.

El informe precisa que “históricamente, el país que más migrantes recibe es Estados Unidos, y en esta medición ese dato no fue la excepción: la mitad de la población con intención de emigrar, lo haría hacia ese país norteamericano…. En un lejano segundo lugar está Costa Rica, preferida por el 15%  de quienes indican que emigrarían, probablemente por su cercanía y el bajo costo… en contraste con los siguientes dos países en la lista: España y Canadá”.

Casi dos tercios de los que quieren irse (el 60% de los encuestados que respondieron positivamente), tiene muy clara su razón para buscar nuevos horizontes: en el extranjero hay más oportunidades laborales que en Nicaragua, además que se obtienen mejores salarios.

“Nuevamente, el desempleo como preocupación principal de la familia y del país, encuentra en la intención de migrar una salida al problema. Las demás razones están muy por debajo: no hay oportunidades, hay mucha violencia, y están dejando a la gente entrar”, detalla el resumen de hallazgos de la encuesta.

La mayor parte de los que quieren irse son jóvenes, tienen predominantemente educación primaria y secundaria, y habitan fuera de Managua.

El informe revela que el 54% de las familias de las personas consultadas está en condición de inseguridad alimentaria; 18% reporta que al menos una vez al mes no tuvo dinero para comprar comida; 19% de los que solo tienen estudios de primaria reporta que “todo el tiempo” está en situación de no tener dinero para comer, y 13% de los que tienen educación secundaria, dice que le pasa eso “dos a tres veces al mes”.

Nicaragua sigue por el mal camino

Hasta 2017, el 49% de la población opinaba de forma benevolente que el país iba por el camino correcto, y solo un 39% pensaba lo contrario, lo que concedía al régimen un margen de diez puntos de opinión favorable. Eso cambió radicalmente a partir de 2018, cuando el régimen mostró en realidad de qué estaba hecho, y lo que era capaz de hacer, al ordenar la masacre de (al menos) 355 ciudadanos, además de herir y encarcelar a muchos miles más.

Como resultado, la brecha cambió a -35, producto de un 28% de opiniones positivas, contrarrestadas por 63% de negativas. Se profundizó más en 2019 al llegar a -54 (17% positivas contra 71% negativas), y se mantiene en terreno negativo desde entonces, hasta culminar este 2022 en -31, producto del 33% de encuestados que piensan que el país va “por buen camino”, versus el 64% que dice precisamente lo contrario.

Dada su posición autoasignada en las votaciones de noviembre 2021 como jefe del Estado y del Gobierno nicaragüense, Daniel Ortega es la razón principal para que los ciudadanos reprueben la gestión gubernamental según la encuesta, al obtener más opiniones negativas que positivas.

“En un contexto de menor crecimiento económico, altos índices de delincuencia y tensión en las relaciones internacionales, la gestión de Ortega es resentida por el grupo mayoritario de sus conciudadanos. Quienes califican bien su labor, registran por debajo del 40% de aprobación y reúnen alrededor de una tercera parte de la población adulta”, señala el resumen.

Con excepción de aquellos que dicen que su situación económica es “mejor”, todos los demás segmentos otorgan una calificación negativa a Ortega: los de Managua y los del resto del país; los que tienen entre 18 a 24 años; los del segmento de 25 a 39, y los mayores de 40; los que tienen solo educación primaria, pero también los de secundaria y los universitarios, junto con aquellos cuya situación económica es igual o peor que la del año pasado, y los que miden en “algo”, “mucho”, “poco” o “nada”, su intención de irse del país.

El pago de sobornos y la opinión sobre empresarios

Los resultados de la encuesta de CID Gallup, realizada en septiembre, también revelan que, aunque la mayoría sigue pensando mal de los empresarios, la imagen de ellos ha mejorado entre la población. Si a mayo había una brecha de 35 puntos entre el 31% que decía que “casi siempre” los empresarios hacen lo mejor para el pueblo, y el 66% que pensaba lo contrario, en septiembre eso cambió a 39% y 65% respectivamente, dejando la brecha de opiniones en 16 puntos.

“La opinión sobre el accionar de los empresarios mejoró con relación a las primeras dos encuestas de este año. Cuatro de cada diez opinan que estos hacen lo mejor para el pueblo siempre o casi siempre. Sin embargo, el porcentaje que predomina es el que piensa que los empresarios nunca o casi nunca hacen lo que es bueno para el pueblo (55%)”, señala el documento.

En línea con la alta percepción de corrupción gubernamental que reportan los ciudadanos, en la encuesta de septiembre, el 44% opina que pagar un soborno agiliza los trámites en las agencias del Gobierno (eran 53% y 49% en las dos encuestas previas), mientras que ha disminuido el número de los que piensan que pagar un soborno sí agiliza los trámites: el número bajó desde el 53% que opinaba así en enero, al 44% en septiembre.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend