Emergencia Coronavirus

Anuncian donación de 200 000 dosis de vacuna iraní a Nicaragua

Esta sería la cuarta vacuna contra la covid-19 no aprobada internacionalmente que Nicaragua autoriza para administrar a su población

Nicaragua recibirá en mayo una donación de 200 000 dosis de la vacuna iraní COVIran Barakat, anunció este viernes el Gobierno de Daniel Ortega, a través del medio oficialista: El 19 Digital.

Según describen, la entrega de este biológico, que aún no cuenta con la aprobación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que de momento solo se aplica en Irán, se estableció mediante un memorando firmado en la embajada de Nicaragua en Teherán, entre los productores de la vacuna y el Ministerio de Salud de ese país.

“Hemos llegado a este punto con Nicaragua y hoy estamos firmando un acuerdo y hemos recibido solicitudes oficiales de otros cinco países mientras estamos negociando”, dijo Hassan Jalili, director general del Grupo SHIFA, subsidiaria de la Farmacéutica BARKAT.

Las autoridades del Minsa de Nicaragua ya habían mostrado interés en la vacuna COVIran Barakat  desde agosto del 2021, cuando el secretario general del Minsa, Carlos Sáenz y una delegación nicaragüense sostuvieron un encuentro con representantes de esta farmacéutica, en el cual les explicaron los detalles sobre el desarrollo y el nivel de eficacia de esta vacuna. Asimismo, los representantes iraníes la ofrecieron a un “precio muy favorable”, según informaron los medios afines al Gobierno.

Según describe la agencia de noticias iraní IRNA, el embajador de Nicaragua también mencionó el interés de “desarrollar la cooperación médica con Irán, pues el país latinoamericano confía en las capacidades del país persa”.

Qué se sabe sobre esta vacuna

La vacuna COVIran Barakat se desarrolló usando una versión muerta del SAR-CoV-2, que provoca la enfermedad de la covid-19, que no es capaz de infectar, pero que sí consigue despertar una respuesta inmunitaria en quien recibe la dosis.

Según los fabricantes con la aplicación de la primera dosis se alcanza una eficacia de 50% y con la segunda se eleva hasta 90%. Estas se aplican con una diferencia de 28 días. Esta vacuna ya terminó la tercera fase de investigación, en la cual participaron 20 000 voluntarios y ya inició el proceso de aprobación de la OMS.

El representante de la farmacéutica creadora de esta vacuna, dijo a la agencia de noticias cubana, La Prensa Latina, que en abril esperan la visita de los expertos de la OMS para verificar la documentación sobre esta vacuna que ya fue entregada como parte del proceso de aprobación de uso de emergencia de este organismo. Lo cual permitirá exportar este biológico a más países.

Esta sería la tercera “muestra de voluntad” que ofrece el Gobierno de Daniel Ortega a sus países aliados. La primera fue con Rusia, a quien en  mayo de 2021 convirtió en el principal proveedor de vacunas del país al adquirir 4.4 millones de vacunas Sputnik V y Sputnik Light, que aún no están aprobadas por la OMS.

Luego se sumó Cuba, con quien acordó la entrega de siete millones de vacunas Soberana 02 y Abdala para aplicar a la población pediátrica del país. Al momento del acuerdo estas vacunas no habían terminado sus estudios y por lo tanto no cuentan con la aprobación de organismos internacionales.

Estos acuerdos de adquisición de vacunas no aprobadas por organismos internacionales — como la OMS, la Agencia Europea de Medicamentos o la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos– ocurrieron a pesar que la población manifestó desconfianza y preocupación.

Nicaragua dispone de 15.4 millones de vacunas

En el ultimo año, Nicaragua ha recibido 15.4 millones de vacunas contra la covid-19 de nueve tipos de vacunas, entre ellas: Sputnik V y Light, AstraZeneca, Sinopharm, Pfizer, Jansen, Soberana 02, Abdala y Covishield. De esta cifra se han aplicado 9.6 millones, con las cuales se logró inmunizar al 61% de la población. Las autoridades nicaragüenses solo han concretado una compra de vacunas aprobadas internacionalmente.

A pesar que todavía no se logró vacunar a toda la población, principalmente a la del Caribe de Nicaragua, el Minsa decidió administrar una cuarta y quinta dosis. Esta decisión, tomada sin evidencia científica, propone vacunar contra la covid-19 a la población cada año.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend