Nación

Cierre de seis oenegés afecta a decenas de proyectos en Nicaragua

“Estas acciones buscan silenciar y reforzar el control del régimen sobre las voces independientes antes de las elecciones de noviembre”, dijo EE. UU.

La cancelación del registro de seis oenegés, originarias de Estados Unidos y Europa, por parte del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, afectará a cientos de familias nicaragüenses que se beneficiaban de los proyectos de desarrollo social, prevención de desastres y derechos democráticos que impulsaban en todo el país, especialmente en el Caribe.

El National Democratic Institute for International Affairs (NDI), el International Republican Institute (IRI), OXFAM Intermón, OXFAM IBIS, Diakonia y Helping Hands The Warren William Pagel, M.D. Foundation fueron canceladas por una orden del Ministerio de Gobernación (Migob), alegando que en su actuar obstaculizaron “el control y vigilancia”, al no reportar sus estados financieros e incumplir otros requisitos legales para la recepción de donaciones.

La medida que les impide continuar su labor en el país fue catalogada, por la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado de Estados Unidos, como una acción que “demuestra” una “intolerancia” del Gobierno sandinista “a los puntos de vista diversos y prioridad del poder bruto sobre el pueblo nicaragüense”.

“Estas acciones buscan silenciar y reforzar el control del régimen sobre las voces independientes antes de las elecciones de noviembre”, lamentaron.

Las organizaciones canceladas se dedicaban a cooperar en zonas pobres y remotas del país en temas de educación, derechos humanos, nutrición, seguridad alimentaria, agricultura familiar sostenible, gestión ambiental, el cambio climático, entre otros temas. La mayoría apoyaba técnica y financieramente a organizaciones locales en diversas zonas del país.

Oxfam Intermon

Oxfam Intermon está presente en 90 países de todo el mundo y en el último año sus proyectos han mejorado la vida de más de 19.5 millones de personas. Unos 1.8 millones de los beneficiarios de esta organización, originaria de España, están en América Latina. Con presencia en Nicaragua desde los años 60 “apoyando distintos proyectos de ayuda humanitaria, derechos humanos, producción agroecológica y protección del medio ambiente”.

Según su web, su fin es “contribuir al desarrollo del país que es impulsado por distintos actores sociales, económicos y políticos”.  Su trabajo está enfocado en salvar vidas, asegurar alimento y trabajo digno, reducir la desigualdad y promover el comercio justo.

“Trabajamos con distintas organizaciones que están contribuyendo a la lucha contra la pobreza y a lograr mayor igualdad en la sociedad nicaragüense, en consonancia con las metas propuestas en el Plan Nacional de Desarrollo Humano de Nicaragua y los Objetivos de Desarrollo Sostenibles”, explican.

Para ello articulaban “esfuerzos con actores que trabajan con los sectores más vulnerables como pequeñas y pequeños productores, mujeres víctimas de la violencia, mujeres rurales cooperativistas, comunidades en riesgo ante los efectos del cambio climático y jóvenes rurales emprendedores y emprendedoras”.

El 61% de las beneficiarias de los proyectos de Oxfam en la región son mujeres, que han sido beneficiadas a través de la ejecución de 35 programas con 226 ONG sociales. Unas 53 de estas organizaciones promueven el comercio justo.

Esta organización promovió en Nicaragua “iniciativas de pequeñas y pequeños productores vinculadas a producción agroecológica que les permita mejorar su seguridad alimentaria y nutricional principalmente en territorios afectados por el cambio climático y la pobreza”.

Asimismo capacitó a mujeres y hombres jóvenes, principalmente rurales, “que buscan desarrollar iniciativas innovadoras para salir de la pobreza, incluyendo el uso sostenible de los recursos naturales”.

Además contribuyeron “a la prevención de desastres por medio del entrenamiento a brigadas desde el nivel comunitario, municipal y nacional, por medio de coordinaciones con el Sistema Nacional de Prevención de Desastres (Sinapred) en los territorios más vulnerables”.

Oxfam Ibis

Esta organización, fundada en Dinamarca hace más de 50 años, apoya —de acuerdo a su sitio web— “la construcción de una democracia intercultural en Nicaragua y fortalece a los pueblos indígenas del país, que se encuentran entre los grupos más débiles y vulnerables de la sociedad”.

Desde hace más de 30 años, Oxfam IBIS opera en Nicaragua con un “enfoque particular en los pueblos indígenas pobres del país y los apoyamos en la lucha por la influencia democrática y una buena educación para sus hijos”.

“En la década de 1980 comenzamos a trabajar en Centroamérica. Se produce después de que los pueblos de los países centroamericanos se rebelaran contra décadas de regímenes dictatoriales. Queríamos contribuir a ese proceso, por lo que iniciamos la cooperación con los nuevos Gobiernos y organizaciones populares de Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Honduras. El centro de coordinación fueron, en particular, los proyectos de desarrollo local y el apoyo al desarrollo de las organizaciones de la sociedad civil”, recuerdan sobre sus orígenes.

Agrupan su trabajo en cuatro áreas temáticas: educación, desigualdad, construcción de paz y ayuda de emergencia.

Su web menciona que trabajaron con 19 organizaciones locales. Destacan que entre los proyectos que desarrollaron lograron que “cerca de 200 miembros de las pandillas más duras de Nicaragua han sido ayudados a comenzar una nueva vida a través de cursos de artesanía”, en conjunto con la Policía.

NDI

La organización estadounidense destaca que “se ha asociado con universidades y organizaciones cívicas nicaragüenses para llevar a cabo un programa de liderazgo juvenil, que ha ayudado a preparar a más de 2000 líderes jóvenes”.

Señala que han “contribuido a los esfuerzos de Nicaragua para apoyar el aumento de la participación política de las mujeres y las iniciativas para disminuir la discriminación contra las personas LGBTI”. También han compartido sobre las mejores prácticas para monitorear los procesos electorales.

Su visión general del país, disponible en su sitio web, indica que “la confianza pública en las instituciones democráticas nicaragüenses ha disminuido sustancialmente en la última década, ya que los observadores electorales internacionales y nacionales documentaron irregularidades en las elecciones presidenciales y municipales a partir de 2008”.

“El NDI ha apoyado el avance de la democracia en prácticamente todos los rincones de cada continente mediante el monitoreo de elecciones, la capacitación de líderes políticos, el apoyo a la participación civil, la promoción de las oportunidades para las mujeres y la ayuda para la construcción de instituciones democráticas”, indican en un informe.

Han trabajado en 132 países y apoyado a más de 15 000 organizaciones civiles en el mundo.

IRI

Esta organización estadounidense se define como una institución cuyos programas ayudan a los ciudadanos “a comprender los derechos y responsabilidades cívicos y a articular demandas de responsabilidad y representación efectiva de sus gobiernos”.

En su web mencionan que trabajan para vincular partidos políticos y ciudadanos, apoyar gobiernos centrados en la población, promover la democracia digital y en apoyar procesos electorales.

Su labor se centra en “ayudar a los órganos parlamentarios a desarrollar capacidades, el uso de la tecnología para impulsar la rendición de cuentas y la participación ciudadana, ayudar a los municipios a aumentar su capacidad para brindar servicios de manera eficiente, fortalecer las habilidades de los ciudadanos, la sociedad civil y los grupos marginados”.

También se dedican a “apoyar un discurso cívico vibrante a través de la libre expresión y el libre flujo de información, crear herramientas para incorporar los aportes y la participación de los ciudadanos en los programas de seguridad pública a nivel local y nacional, desarrollar habilidades para competir en los procesos electorales y mejorar la transparencia de las elecciones a través de la observación electoral independiente, local e internacional”.

Sobre la situación de Nicaragua, en su portal web mencionan que “las irregularidades electorales, las manipulaciones constitucionales y la disminución de la capacidad de las instituciones públicas para operar de manera transparente marcan desafíos a la trayectoria democrática de Nicaragua”.

“Nuestro trabajo involucra a los jóvenes en el activismo cívico , promueve una mayor comprensión de los procesos democráticos y aumenta la conciencia cívica política y ciudadana . Ayudamos a la sociedad civil, grupos marginados y partidos políticos a ganar espacio para interactuar con la ciudadanía, alentándolos a tener un rol más activo en los procesos electorales del país y alinearse con las necesidades ciudadanas”, explican.

Diakonia

Con presencia en 26 países, esta organización sueca trabajaba en Nicaragua apoyando varias organizaciones de sociedad civil, “para impulsar y fortalecer procesos locales, nacionales e internacionales en la promoción de los derechos de mujeres y jóvenes de los pueblos indígenas y afrodescendientes”.

En su web mencionan que su trabajo centra especialmente en el Caribe de Nicaragua “donde la pobreza extrema está más extendida y faltan puestos de trabajo”.

“Los más vulnerables son los jóvenes, las mujeres y el pueblo indígena miskito. La pobreza extrema significa que muchas personas se sienten obligadas a abandonar el área y vivir como migrantes en otras partes del país o en el extranjero”, mencionan.

En Nicaragua apoyaban a organizaciones que trabajan para fortalecer el respeto por los derechos humanos, la igualdad de género y la justicia social y económica.

“Trabajamos para fortalecer los derechos de las mujeres, los jóvenes y los pueblos indígenas. También trabajamos por el liderazgo de los jóvenes y por los derechos colectivos de los pueblos indígenas y afro-nicaragüenses”, destacan.

Además centraban su labor con organizaciones que brindan apoyo legal a mujeres que son víctimas de violencia. En ese sentido, apuntan que empoderan a mujeres “para que puedan iniciar sus propios proyectos económicos que las hagan autosuficientes”.

Helping Hands the Warren William Pagel, M.D. Foundation

Es una organización estadounidense dedicada a poner fin a la injusticia proporcionando educación financiera y servicios de Salud para familias necesitadas. Su registro en la Gaceta es del 29 de octubre de 2001. No hay más información sobre sus proyectos.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend