Emergencia Coronavirus

Convacell, la tercera vacuna rusa ‘anticovid’ que el régimen intentará producir en Nicaragua

Desde 2020, el Gobierno de Ortega ha anunciado la producción nacional de tres vacunas rusas, sin que hasta el momento hayan elaborado un solo biológico

El Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo anunció, a través del oficialista 19 Digital, que el Instituto Mechnikov de Managua producirá la nueva vacuna rusa contra la covid-19, Convacell, que acaba de recibir la autorización para comercializarse por Rusia. Este sería el tercer biológico que supuestamente se fabricará en Nicaragua, pero que hasta ahora ninguno se ha concretado.

“Tenemos previsto comenzar a corto plazo a transferir las tecnologías para la producción de la vacuna Convacell a la plataforma del Instituto Latinoamericano de Biotecnología Mechnikov en Nicaragua”, dijo la Agencia Federal Médico-Biológica (FMBA) de Rusia, que desarrolló la vacuna.

La promesa de producir vacunas anticovid en Nicaragua la hizo el Gobierno de Ortega desde finales de 2020. En principio anunció que la vacuna Sputnik V —creada por el Instituto Gamaleya y la primera de las siete fabricadas por Rusia— sería producida en el país, pero hasta ahora no hay una explicación oficial de por qué no se comenzó su producción, como sí se hizo en Argentina y México.

Fuentes médicas explicaron entonces a CONFIDENCIAL que la planta rusa en Managua es “incapaz” de producir este tipo de biológico porque no cuenta con la tecnología y el personal capacitado para cultivar el virus y manipularlo genéticamente.

En octubre de 2021, el régimen volvió a revivir la promesa de las vacunas anticovid al anunciar que la planta nicaragüense produciría la vacuna CoviVac, creada por el Centro de Investigaciones y Desarrollo de Sustancias Inmunobiológicas Chumakov de Rusia. Según anunciaron, ya habían recibido la materia prima para iniciar la fabricación y proyectaban que en enero de este año iba a estar lista para aplicarse a la población.

Sin embargo, no hay avances claros sobre esta producción. En el sitio web oficial de la planta solamente anuncian que la CoviVac es una de las vacunas que próximamente tendrán en su catálogo.

Ninguna de estas tres vacunas rusas cuenta con la aprobación de parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ni de otros organismos de salud como la Administración de Alimentos y Medicamentos ​(FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos o la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Poca información sobre nueva vacuna

Sobre la vacuna Convacell hay poca información disponible. El sitio web del productor detalla que está creada para aplicarse en la población de entre 18 a 60 años y se aplican dos inyecciones intramusculares, de 0.5 mililitros, con un intervalo de 21 días.

“Es la primera vacuna en el mundo basada en la aplicación de los componentes de una proteína N de la nucleocápside del virus SARS-CoV-2, y no de una proteína S de espiga de superficie. La proteína nucleocápside N del SARS-CoV-2 tiene la mayor inmunogenicidad con respecto a la inmunidad celular y humoral desde las primeras etapas de contagio y se caracteriza por un alto conservadurismo teniendo no solo una alta identidad entre las líneas del SARS-CoV-2 pero más del 90 % de la homología con otros betacoronavirus”, explican.

Por sus propiedades esta vacuna produciría diferentes mecanismos de defensa inmunológica que previenen el desarrollo de la covid-19. Este biológico se almacena a una temperatura de 2 a 8 °С, en un lugar protegido por la luz. No hay información clara sobre el porcentaje de eficacia que promete.

La FMBA asegura que ya hay varios países interesados en importarla, pero esto ocurrirá hasta que se termine la tercera fase de ensayos clínicos. Pues solo han concluido la fase I y II.

“Ninguno de los voluntarios que recibieron la vacuna enfermó de covid-19 durante todo el período de observación”, afirman los fabricantes.

Nicaragua produce vacunas antigripales

Según la página oficial del Instituto Mechnikov, construido con fondos rusos y dinero de las arcas del Instituto Nacional de Seguridad Social que el régimen usó discrecionalmente, en los cinco años que han pasado desde su inauguración han producido 15 millones de dosis de las vacunas antigripales FLU-M y vacuna antigripal virus fraccionados, inactivados.

Estas vacunas se están aplicando en siete países: Cuba, El Salvador, Guatemala, República Dominicana, Ecuador, Venezuela y Nicaragua.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend