Nación

Desaparición de Jhovanny Tenorio cumplió un año y sigue sin investigación policial

Policía niega tener preso a Tenorio, pero no recibió las denuncias de sus familiares y no hizo nada para encontrarlo

Un año y trece días han pasado desde que el agricultor Jhovanny Tenorio desapareció. Su familia lo ha buscado en las calles de su natal Matagalpa, al norte de Nicaragua; preguntaron por él en diferentes centros penitenciarios del país, fueron a la morgue de los hospitales, pero no existe ningún registro suyo y nadie lo ha vuelto a ver desde el 2 de mayo de 2021, cuando fue detenido en la hacienda La Aurora por cuatro civiles armados, quienes se identificaron como agentes policiales. 

En la delegación policial de Matagalpa —donde Jhovanny  supuestamente sería trasladado por los sujetos que se lo llevaron— le dijeron a los familiares que nunca ha estado detenido, pero se niegan a investigar su desaparición. Las dos veces que ellos han intentado interponer una denuncia formal, fueron cuestionados por los oficiales sobre su participación en las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega en 2018 y no se conoce que hayan iniciado una investigación.

“No sabemos nada de él, si está vivo o si está muerto”, advierte Claudia Tenorio, hermana de Jhovanny. La Policía “no le da información a mi familia”, que constantemente va a la estación policial de Matagalpa a preguntar por el caso, y en algunas ocasiones, cuando logran cruzar palabras, “niegan que ellos lo tienen detenido, pero tampoco investigan”, reclamó.

La desaparición de Jhovanny fue considerada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como una situación “grave” y “urgente”, por lo que el 13 de junio de 2021 le otorgó medidas cautelares y solicitó al Gobierno de Nicaragua que informe si él se encuentra bajo custodia del Estado. En caso contrario, señaló la Comisión, “adoptar las medidas encaminadas a determinar su paradero”. Once meses después, nada de eso se ha cumplido. 

“Una abogada estuvo llevando el caso. Ella viajaba de Managua a Matagalpa, pero se tuvo que exiliar porque recibió amenazas”, relata Claudia, también desde el exilio. “El día que la abogada acompañó a mi hermana a poner la segunda denuncia —porque ya había pasado mucho tiempo y la Policía no reaccionaba— la metieron a una oficina y la interrogaron un montón. Después de eso me dijo que se iba a exiliar porque ella también tiene un hermano preso”, subrayó. 

La desaparición de Jhovanny ocurrió en un momento en que el régimen de Ortega recrudeció la represión, debido al contexto de las elecciones generales de 2021. Precandidatos presidenciales, líderes gremiales, defensores de derechos humanos y periodistas, fueron arrestados e incomunicados durante varios meses. Esta situación llevó a creer a la familia de Jhovanny que —quizá— estaba detenido; sin embargo, en el sistema judicial no existe ninguna denuncia en su contra y su pariente sigue sin aparecer. 

La represión y masacre gubernamental —que provocó la muerte de al menos 355 personas entre abril de 2018 y junio de 2019, según datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)— ha dejado, además, el encarcelamiento de un millar de presos políticos, de los cuales más de 180 continúan en prisión; el exilio de unos 100 000 nicaragüenses, la implantación de un Estado policial de facto y centenares de crímenes en total impunidad. 

Una familia desgastada 

La búsqueda sin tregua y la incertidumbre de no saber nada sobre Jhovanny ha afectado la salud de su madre, Angélica Rizo, y su padre, Claudio Tenorio Ruiz. Ellos “son ancianos y todos sus padecimientos se han disparado porque no han sabido nada de mi hermano”, expresó Claudia.

Jhovanny,  de 32 años, se dedicaba a la agricultura y sus parientes lo describen como un hombre trabajador y honrado. Por lo que apuntan que su desaparición podría ser represalia política, ya que participó en algunas manifestaciones en 2018 y su hermana Claudia tuvo una participación más activa y, actualmente, se encuentra exiliada.

La familia ha señalado también que, previo al “secuestro”, Jhovanny fue “amenazado” por un oficial antimotín, quien es vecino de sus padres en el Barrio 25 de abril de Matagalpa. Por lo que ellos asocian ese hecho con su desaparición.

Además, quienes presenciaron el “secuestro” en la hacienda La Aurora, describieron a su familiares que los civiles armados que se lo llevaron eran “personas fuertes y seguras de lo que hacían”, por lo que la familia insiste en que “muy probablemente si eran policías”.

La familia indica que, desde el secuestro, han sido asediados y amenazados por personeros afines al Gobierno, que les han indicado les pueden “quemar el rancho”. En ese contexto, los parientes de Tenorio han advertido que cualquier cosa que les pueda ocurrir es “responsabilidad de la Policía y del régimen de Daniel Ortega”.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend