Nación

Dictadura exhibe a presos políticos tras denuncias de familiares por desnutrición y maltratos

Tras más de un año de encierro, justicia orteguista muestra las primeras fotos de diez reos de conciencia, con grandes pérdidas de peso y pálidos

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo mostró por primera vez, después de más de un año de mantenerlos encerrados en El Chipote, fotografías de los presos políticos Walter Gómez, Marcos Fletes, Pedro Vásquez, Miguel Mora, Juan Sebastián Chamorro, Medardo Mairena, Max Jerez, Lesther Alemán, José Antonio Pereza y Michael Healy.

La presentación ocurrió horas después que familiares de los reos de conciencia denunciaron que estos sufren “desnutrición y adelgazamiento extremo”, producto de una reducción drástica e “incompatible con la vida” en los alimentos que reciben.

“Estamos sumamente alarmados por la reducción drástica de las raciones alimenticias después de la última visita, llegando a extremos incompatibles con la vida. El aumento en las raciones reportadas en nuestro comunicado anterior, no solo no se mantuvo, sino que se redujeron más que nunca, provocando más desnutrición y adelgazamiento extremo que nos tiene sumamente preocupados”, indicaron los familiares en un comunicado conjunto, divulgado en conferencia de prensa este 29 de agosto.

La respuesta del régimen a la denuncia fue una serie de “audiencias informativas”, encabezadas por el magistrado Octavio Ernesto Rothschuh, presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), que notificó a los opositores convictos, todos hombres, sobre cómo marcha el proceso judicial. A las sesiones solo tuvo acceso la prensa oficial y medios ligados al sandinismo, que compartieron en sus plataformas digitales fotografías y videos de los prisioneros.

En las imágenes se ven claramente más delgados y pálidos a los presos políticos, quienes según los medios de propaganda del régimen están “gozando de perfectas condiciones de salud”.

Líderes opositores, estudiantes y empresarios

Los tres aspirantes a candidatos presidenciales por la oposición, que pretendían retar al presidente Ortega en los comicios de noviembre pasado y que fueron mostrados por la prensa oficial son: Juan Sebastián Chamorro, detenido el 8 de junio de 2021; Miguel Mora, arrestado el 20 de junio del mismo año; y Medado Mairena; preso desde el 5 de julio.

También fue exhibido el líder estudiantil Lesther Alemán, de 24 años, que increpó a Ortega durante el inicio de un fallido diálogo nacional en mayo de 2018, donde le pidió su rendición; así como el presidente de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), Max Jerez. Ambos fueron secuestrados por la Policía el 5 de julio de 2021.

Además fue presentado el empresario Michael Healy, quien fue arrestado el 21 de octubre y presidía el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), la principal cúpula patronal de Nicaragua; y el politólogo y coautor de dos libros José Antonio Peraza Collado, quien está en el Chipote desde el 26 de julio de 2021.

Los otros tres fueron el contador general y el administrador financiero de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, Marcos Fletes y Walter Gómez, respectivamente. Ambos están detenidos en El Chipote desde el 28 de mayo de 2021. Pedro Vásquez, conductor personal de la directora de esa ONG, Cristiana Chamorro, fue arrestado el 15 de junio de 2021, después de ser citado en la Fiscalía por el caso de supuesto lavado de dinero que fue abierto contra su empleadora.

Los opositores fueron condenados a penas de entre siete y trece años de cárcel por delitos considerados como traición a la patria o lavado de dinero. El presidente Ortega los ha tildado de traidores a la patria, criminales e hijos de perra de los imperialistas yanquis.

Lavado de cara

El defensor de derechos humanos y exiliado Pablo Cuevas dijo a periodistas que el Gobierno de Ortega muestra a los presos políticos como parte de una campaña de terror con el fin de amedrentar a la ciudadanía nicaragüense.

La dictadura dio un paso en falso con toda esta arremetida con la libertad religiosa y el secuestro de los sacerdotes y laicos y saben que internacionalmente ha incrementado el cuestionamiento, el desprestigio y la ilegitimidad, comentó, por su lado, la activista nicaragüense exiliada Haydée Castillo.

Según Castillo, las autoridades buscan lavarse la cara ante la comunidad internacional.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend