Nación

Emotivo homenaje a Álvaro Conrado en graduación del Colegio Loyola

El Colegio Loyola entregó a los padres de Conrado Dávila, el diploma que le habría correspondido recibir en un gesto que fue aplaudido

Don Álvaro Conrado Avendaño agarró de la mano a su exesposa Liseth Dávila y juntos caminaron hacia el podio. Toda la iglesia Santo Domingo de Guzmán gritaba: Álvaro, Álvaro, Álvaro… Dávila tomó el diploma y lo levantó en medio de emotivos aplausos.

“Las madres no nos rendimos, exigimos justicia”, gritaba Dávila. “Alvarito vivirá siempre en el corazón de los nicaragüenses” y todos siguieron aplaudiendo con júbilo.

Eran los estudiantes, nuevos bachilleres, aplaudiendo y recordando a su compañero Álvaro Conrado Dávila, a quien este sábado le habría tocado graduarse con ellos, si no ha sido asesinado a sus 15 años el 20 de abril de 2018, cuando fue hasta la UNI a llevarle agua a los universitarios que se habían revelado contra el Gobierno.

El Colegio Loyola entregó a los padres de Conrado Dávila, el niño mártir, el diploma que le habría correspondido recibir en un gesto que fue aplaudido por toda la comunidad educativa.

“Agradecemos al Colegio Loyola por haberse acordado de mi hijo”, dijo Conrado Avendaño el sábado en la noche en su cuenta de Facebook. “Él estaría orgulloso de haber participado en su promoción junto a sus compañeros”.

Los compañeros de clases decidieron dedicar la promoción a su compañero asesinado. Encima de sus birretes, como un homenaje, colocaron un dibujo en homenaje Conrado Dávila.

Promoción de Álvaro Conrado
Una estudiante del Colegio Loyola, de Managua, luce un birrete con una imagen de Álvaro Conrado, el adolescente mártir de la masacre orteguista, que se hubiera graduado este 23 de noviembre de 2019. // Foto: Cortesía

Orteguistas intentan empeñar graduación

Pero el homenaje quiso ser interrumpido por la dictadura. La iglesia Santo Domingo de Guzmán, ubicada a escasos metros del Loyola y donde llevó a cabo la ceremonia, amaneció pintada este sábado con mensajes ofensivos para el joven asesinado y desde la mañana el Colegio y la iglesia era vigilada por la Policía.

“Tu sangre fue en vano”, “Te usaron como carne de cañón”, se leía en sus paredes. Más tarde, cuando estaba la promoción, turbas orteguistas rodearon la iglesia y en altos parlantes escuchaban la canción del “Comandante se queda”.

“Vende patrias, vende patrias, son unos vende patrias”, gritaba una de las fanáticas del régimen a padres de familia que estaban adentro de la iglesia.

Más tarde, otra fanática de la dictadura amenazó a los periodistas que cubrían el homenaje a Conrado Dávila con mandarlos al Chipote.

Dentro de la iglesia todos los padres y los estudiantes graduados aplaudieron el homenaje al joven mártir, menos tres. Se pudo ver al padre, a la madre, al bachiller y a una pequeña menor de edad ondear la bandera del FSLN. Los demás padres los abuchearon, pero no hubo agresión y no pasó a más.

Más tarde, las redes sociales explotaron señalando que los padres del joven bachiller tenían nexos familiares y laborales con el Gobierno.

Promociones, una tormenta

Las promociones de los colegios jesuitas se han convertido en una tormenta para el régimen. El pasado viernes un grupo minoritario de siete padres de familia, entre los que se cuentan funcionarios públicos y empresarios beneficiados con contratos públicos, irrumpió en la promoción de quinto año del Colegio Centroamérica ondeando banderas rojinegras y gritando vivas al dictador Daniel Ortega.

El descontento fue por la dedicatoria de la promoción: “A la madre Patria, que con dolor grita libertad”.

Los estudiantes decidieron esa dedicatoria voluntariamente. Los siete padres de familias reclamaron al director aduciendo que los alumnos escogieron la dedicatoria presionados. Convocaron a una reunión de padres y perdieron, pero no aceptaron.

Al momento de la votación de 80 padres, 72 votaron a favor por la dedicatoria que habían escogidos sus hijos, siete pros dictaduras votaron en contra y uno se abstuvo. Fueron aplastados.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend