Nación

Esperan “fallo salomónico” en CIJ

Excancilleres: ponerse de acuerdo para dirimir diferencias “sin elevarlos a categoría de conflictos”

El próximo 16 de diciembre la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, Holanda, volverá a referirse a otro capítulo más de las disputas entre Nicaragua y Costa Rica. Esta vez el alto tribunal de Naciones Unidas dictará sentencia sobre el caso de la ciénaga de Harbour Head y por la trocha construida a la vera del Río San Juan. Expertos nacionales en derecho internacional coinciden que Managua lleva las de ganar, sin embargo, auguran un fallo salomónico que satisfaga las pretensiones de las partes.

La CIJ ha dejado claro que estas sentencias son “inapelables y vinculantes” para estos dos países vecinos, que desde el año 2005 han interpuesto cuatro demandas. Estos litigios fronterizos han afectado las relaciones diplomáticas entre los gobiernos del comandante Daniel Ortega y el de la expresidenta Laura Chinchilla. Luis Guillermo Solís, actual presidente costarricense, hereda esta escalada de diferencias que se ha agravado con la situación de los cubanos varados en la frontera de Peñas Blancas. Solís adelantó un viaje previsto a Cuba para estar en su país el día que se conozca la sentencia, ya que se lo toma “como una obligación”.

Ante este panorama los excancilleres nicas, Francisco Aguirre Sacasa y Norman Caldera, lamentaron que Managua y San José recurran constantemente a la CIJ para dirimir los problemas y no puedan solucionarlos a nivel bilateral. Igual se expresó el doctor Mauricio Herdocia, especialista en Derecho Internacional, quien instó a que después de conocer el fallo se reactive la comisión bilateral instalada durante el gobierno de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro.

“Los países tienen que comprender que esto no se termina con la sentencia de la CIJ. Van a surgir nuevas diferencias que los arrastrarán a estos tribunales cuando pueden resolver problemas de vecindad sin elevarlos a categoría de conflictos”, sugirió Herdocia.

El fallo, que será leído por el presidente de la CIJ, Ronny Abraham, en el Palacio de la Paz, abarca dos demandas distintas. Por un lado la interpuesta por Costa Rica en 2010 sobre una supuesta invasión militar y daños ambientales a una porción de un territorio protegido por convenios internacionales y que ambos países reclaman como propio, es decir Harbor Head. Mientras Nicaragua en 2011 acusó a Costa Rica de daños ambientales al Río San Juan por la trocha construida en la rivera.

“Tenemos la acumulación de dos casos de soberanía y dragado, lo que propicia las condiciones para satisfacer los interés de cada uno de los países. No habrá una victoria total de Nicaragua”, estimó Herdocia.

El caso Harbor Head

Costa Rica acusó a Nicaragua de invadir militarmente y causar daños ambientales en Harbor Head –o isla Portillos como le llaman los ticos– con el dragado de un caño para unir el río San Juan con una laguna y el mar, aparentemente para aumentar su caudal.

En este caso Nicaragua, según Herdocia, demostró ante la CIJ que el dragado era de limitado alcance, por lo que no afectó el costarricense Río Colorado. Después se dio la disputa por la soberanía de esta ciénaga de 2.5 kilómetros cuadrados. Para Herdocia, los jueces pueden optar por una decisión Salomónica: no le podría dar la razón a Managua de que la línea divisoria sea el caño dragado, y tampoco a San José de que la frontera sea en la parte más remota de la franja del mar, porque Harbor Head quedaría enclavado en territorio tico.

“¿Cómo haría Nicaragua para llegar a la laguna de Harbor Head?”, ejemplificó Herdocia en caso de concederle la razón a Costa Rica. “Lo que hipotéticamente puede fallar la Corte es que contemple un caño medio en forma de ‘y’ griega que divida en dos la laguna”, dijo.

El excanciller Caldera reforzó esta tesis y aseguró que habrá un arreglo satisfactorio, “de equidad porque la CIJ es un nicho balanceado”.

El exembajador nica en Costa Rica y actual diputado ante el Parlamento Centroamericano, Mauricio Díaz, opinó que Costa Rica aprovechó en su momento como hostigamiento de parte de Managua el envío de tropas y miembros de la Juventud Sandinista a la zona en disputa.

“El gobierno (de Ortega) cayó en la trampa de Costa Rica, al igual que en la crisis de los cubanos de tratarlo militarmente y no como una crisis humanitaria. Esperemos que con el fallo dejen de pelear como niñitos y se active la comisión bilateral”, aseguró Díaz, quien lamentó que estos procesos judiciales internacionales son costosos. Calcula que Nicaragua ha gastado aproximadamente 10 millones de dólares.

Managua no comprobó daños al San Juan

En lo que coinciden todos estos exfuncionarios y analistas consultados por Confidencial es que Managua si lleva todas las de ganar en el caso de la trocha sobre el San Juan.

Nicaragua argumentó que la carretera causó daños significativos al Río. Sin embargo, según Herdocia, los abogados no pudieron probar que el impacto ambiental fuese tan dramático.

Antes de que el reclamo por la carretera subiera a la CIJ, la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) amparó a Nicaragua en su reclamo, porque “hubo un esfuerzo nacional” por detallar los daños, dijo el experto en derecho internacional. No obstante, en La Haya Managua solo presentó el fallo centroamericano pero no detalló los argumentos.

“No sabemos si Nicaragua reformuló sus alegatos sobre los daños de la sedimentación en el rio, pero era un punto vulnerable”, explicó Herdocia. “Lo que pasa es que la sentencia pierde profundidad por eso y porque Costa Rica reconoció que no realizó un estudio de impacto ambiental y que remediaría los errores”.

Aunque el fallo beneficiará a Nicaragua, Caldera dijo que no será tan duro con Costa Rica. Desconoce si los juristas de Managua presentaron un estudio realizado por el científico Jaime Incer Barquero que recopila los daños ocasionados por la trocha “Con mayores pruebas sería más contundente”, señaló el excanciller. Confidencial pidió entrevistas al doctor Carlos Argüello, representante de Nicaragua en La Haya, y al doctor César Vega, director jurídico de la Cancillería, pero no respondieron a las solicitudes.

Herdocia dijo que la CIJ no puede obligar a nada a Costa Rica porque ya se ha comprometido a arreglar el daño causado, lo que sería la base esencial de la sentencia.

Todos coincidieron en que ambos países no pueden desconocer la sentencia a emitirse este 16 de diciembre, como lo ha hecho Colombia con el conflicto con las aguas del Caribe. “Costa Rica no puede desconocer la sentencia porque por otro lado está pidiendo delimitar las fronteras marítimas por Nicaragua. Sería incongruente”, dijo Caldera, en referencia al nuevo caso nica-tico en La Haya.

Costa Rica mantiene que “no existe una delimitación marítima con Nicaragua”, ni en el Pacífico, ni en el Caribe. San José considera que su vecino está ofreciendo concesiones petroleras en el Caribe y el Pacífico en zonas que le pertenecen o cuya soberanía no está definida.

“La carencia de una vía institucional para resolver los conflictos da esta espiral de demandas. Son varias demandas para dos países tan pequeños”, criticó Herdocia.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend