Nación

Familiares de presos políticos temen actos de “venganza política”

Llaman a la comunidad internacional a estar pendientes de las consecuencias del virulento discurso de Daniel Ortega contra los reos de conciencia

Familiares de presos políticos temen que, el furibundo discurso de Daniel Ortega en el que llamó “hijos de perra de los imperialistas yanquis” a los reos de conciencia, dé pie para que funcionarios policiales y penitenciarios ejecuten “actos de venganza política” contra los detenidos, familiares o cualquier voz disidente.

“Referirse a adversarios políticos como ‘hijos de perra’ y apátridas parece tener el objetivo de profundizar en la deshumanización de personas que se encuentran encarceladas sin respeto de sus derechos y libertades fundamentales y sin la debida publicidad del proceso judicial”, denunciaron los familiares en un comunicado. Asimismo, se sienten indignados y preocupados por las palabras llenas de “odio, perversidad y misoginia”, pronunciadas por Ortega.

Más de 160 presos políticos están encarcelados en el complejo policial Evaristo Vásquez, conocido como “el nuevo Chipote” y el Sistema Penitenciario Nacional. Los últimos 39 reos de conciencia fueron detenidos desde finales de mayo pasado, previo a las elecciones generales que le aseguraron un cuarto mandato consecutivo a Ortega.

En Nicaragua existen más de 160 presos políticos, y en los últimos tres días se sumaron al menos otras 20 personas, “cuyo paradero se desconoce”, denunciaron los familiares en el comunicado. A la vez, indican que los detenidos permanecen en prisión de forma arbitraria, sin respeto al debido proceso, sin acceso a la defensa jurídica de su elección, sin autorización de visitas de familiares, ni entrega de alimentos, medicamentos ni ropa y en condiciones infrahumanas que deterioran gravemente su salud física.

Celebra con insultos

El caudillo sandinista celebró este lunes junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, y la cúpula policial y del Ejército de Nicaragua, su continuidad en el poder, como resultado de un proceso electoral tachado de “farsa” y “circo”, y que ha sido desconocido por más de 40 países.

Durante su discurso, centrado en arengar contra la comunidad internacional, Ortega señaló que “así como el presidente (Franklin D.) Roosevelt decía que Somoza es un hijo de perra, pero que era nuestro hijo de perra, o sea, esos que están presos ahí, son los hijos de perra de los imperialistas yanquis. Se los deberían de llevar para los Estados Unidos, porque esos no son nicaragüenses, no tienen patria, para que allá sirvan para lo que son, esclavos del imperio, traidores de la patria”, gritó Ortega.

Los familiares, preocupados por las consecuencias de las palabras de Ortega, recordaron la muerte del preso político Eddy Montes, asesinado por “un empleado público que se sintió autorizado para disparar a matar”, el 16 de mayo de 2019 en la cárcel La Modelo.

A la fecha, la defunción de Montes sigue en la impunidad. “Esta muerte, como muchas otras, no ha sido objeto de investigación de ningún tipo, a pesar de las exigencias de los familiares y de la comunidad internacional”, señalaron.

En el comunicado, los familiares consideran que las palabras de Ortega “no son aceptables en boca de una autoridad política” y manifiestan al pueblo de Nicaragua y la comunidad internacional su preocupación por las “eventuales consecuencias que este discurso pueda tener sobre la vida e integridad de nuestros familiares y sobre el clima sociopolítico del país”, expresan.

“Llamamos a la comunidad nacional e internacional a permanecer atenta a las graves consecuencias que pudiesen acarrear las terribles y denigrantes expresiones de Ortega”.

En meses anteriores, los familiares denunciaron que los presos políticos en el “nuevo Chipote” son víctimas de torturas. Alertaron sobre el “deterioro físico”, evidente en la “pérdida extrema y acelerada de peso”, de entre 12 y 36 libras. Asimismo, muchos no tienen acceso a “baños” de sol y han sido sometidos a exhaustivos interrogatorios.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend