Nación

Madres de víctimas de la masacre del 30 de mayo: “La sangre de nuestros hijos sigue clamando justicia”

19 personas fueron asesinadas el 30 de mayo de 2018 por la violencia del régimen. Cuatro años después, sus familias siguen exigiendo justicia

El luto, el dolor y el anhelo de justicia siguen vigentes. Este 30 de mayo de 2022 en Nicaragua se recuerda que en una fecha como esta, hace cuatro años, 19 personas fueron asesinadas mientras acompañaban, en aquella “madre de todas las marchas”, a los familiares de las primeras noventa víctimas de la represión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Además, se registraron casi 200 heridos debido a la violencia de las fuerzas represivas de la dictadura.

Sara López, madre de la víctima Cruz Alberto Obregón, se derrumba al recordar la masacre del 30 de mayo de 2018, fecha en la que su hijo fue asesinado a balazos cuando el régimen Ortega-Murillo ordenó reprimir la “Marcha de las Madres” que se realizó en Estelí.

“Volver a recordar ese día me nubla totalmente”, dice mientras hace una pausa para intentar ahogar su llanto. Tras unos segundos, recupera el aliento, retoma la conversación y afirma: “Fue un día que me marcó la vida para siempre. Me levanto en las noches y me pregunto si es verdad eso que me pasó, todavía no lo asimilo, no lo acepto”.

“Ese 30 de mayo nos asesinaron a nosotros junto con mi hijo. El sabor que tenemos es amargo, para nosotros no es una fecha de festividad, es el luto que siempre llevamos por la gran masacre de ese día”, agrega.

El 30 de mayo de 2018, en Estelí también fueron asesinados: Dariel Steven Gutiérrez, Dodamin Castilblanco, Darwin Salcedo, Jairo Antonio Osorio, Mauricio Ramón López y José Manuel Quintero.

“El 30 de mayo no es festivo, es un día de luto nacional”

Yadira Córdoba, madre de Orlando Aguirre Córdoba, asesinado de un balazo en el tórax a sus 15 años de edad en la marcha que se realizó en Managua, refirió con firmeza que ya no puede celebrar el Día de las Madres porque “ese día cumple cuatro años de que me asesinaron a mi hijo”.

“El 30 de mayo es de luto para mí y para todas las madres que nos apoyan. Me mataron a mi hijo y es un dolor que es eterno, que me va a acompañar hasta que pierda el aliento de vida”, afirmó.

Recordó que su hijo quería ser “un gran baterista, un gran futbolista y no pudo realizar sus sueños solo porque salió el 30 mayo de 2018 para solidarizarse con las madres de abril, sin saber que ese 30 de mayo su madre iba a convertirse en una de ellas y que ese propio 30 de mayo lo iba a velar”.

Josefa Meza, madre de Jonathan Morazán Meza, asesinado de un disparo a su cabeza, mientras participaba de la Marcha de las Madres en Managua, afirma que el 30 de mayo “quedó marcado con dolor, sangre y luto a partir de 2018”.

“Para nosotros significa mucho dolor, porque a partir de esa fecha recordamos el luto que sufrimos con el baño de sangre perpetrado por la dictadura”, apuntó.

El hijo de Josefa estudiaba Diseño Gráfico en la Universidad del Valle y frecuentaba una iglesia mormona. 

En Managua, otras de las víctimas fatales fueron: Maycol Cipriano González, Francisco Javier Reyes Zapata, Daniel Josías Reyes, Edgard Guevara Portobanco, Kevin Antonio Coffin y Heriberto Pérez.

En Chinandega también perdieron la vida Juan Alejandro Zepeda, Rudy Antonio Hernández y Marvin José Meléndez, y en Masaya fue Carlos Manuel Díaz.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) reveló que los 19 asesinatos que ocurrieron en Managua, Masaya, Chinandega y Estelí, donde se realizaron marchas en apoyo a las Madres de Abril, el régimen de Daniel Ortega reprimió con balas a manifestantes. Los disparos fueron hechos por policías uniformados y personas de civil. Además, señaló al Gobierno de Nicaragua de haber cometido “crímenes de lesa humanidad” por la serie de violaciones que cometió contra los derechos humanos de los nicaragüenses.

“No nos callarán, seguiremos exigiendo justicia”

El 18 de mayo de 2022, la Asamblea Nacional —controlada por el régimen de Daniel Ortega— declaró el 30 de mayo como festivo nacional por ser el Día de la Madre Nicaragüense. Esto implicó que la fecha estuviese al nivel de feriados como Semana Santa o las fiestas patrias, lo que implica es un día de asueto total.

Sin embargo, La Asociación Madres de Abril, ante la movida de los legisladores orteguista, llamó a declarar el 30 de mayo como “Día de Luto Nacional” por la masacre que el régimen perpetró hace cuatro años.

Las madres de las víctimas fatales consideraron que el propósito del régimen es borrar de la memoria de los nicaragüenses el hecho sangriento que cometió el 30 de mayo de 2018”.

“Para nosotros, que nos mataron a nuestros hijos ese mismo día, es mucho más doloroso todavía porque nunca lo esperamos. Nunca lo van poder borrar, aunque lo declaren feriado nacional”, indicó Meza.

19 personas fueron asesinadas mientras participan de las marchas organizadas a nivel nacional en apoyo a las Madres de Abril. Foto: Archivo/Confidencial.

Además, resaltó que como familiares no descansarán en hacer memoria del crimen que se cometió contra sus hijos, hermanos, tíos, hermanos o padres.

“Nos estamos encargando de continuar con la memoria de lo que pasó a través del Museo de la Memoria, a través de actividades, porque es injusto que le hayan quitado la vida a nuestros hijos, no puede quedar en la impunidad”, afirmó.

López considera que la declaración de feriado fue “una burla” organizada por el régimen contra las madres de las víctimas e invitó a los nicaragüenses a seguir “rechazando, rechazando ese día que él (Daniel Ortega) dio como festivo, porque no tenemos nada que celebrar”.

Además, indicó que este 30 de mayo se vestirán de “de luto, porque no tenemos nada que celebrar, porque a cuatro años, como familiares, seguimos exigiendo justicia por esos delitos no pueden quedar en la impunidad, que no pueden volver a repetirse”.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend