Nación

Migob ordena cancelar la personería de las universidades UTN y USTON

Con esta solicitud ya son 40 las asociaciones, fundaciones y oenegés que perdieron su personería jurídica y registros en los primeros dos meses de 2022

El Ministerio de Gobernación (Migob) solicitó este lunes a la Asamblea Nacional, controlada por el Frente Sandinista, que cancelen la personería jurídica de la Asociación Universidad Tecnológica Nicaragüense (UTN) y la Asociación Universidad Santo Tomás de Oriente y Mediodía (USTON).

La petición presentada por el diputado sandinista, Filiberto Rodríguez, a solicitud de la responsable del Departamento de Registro y Control de Asociaciones, Franya Urey Blandón, se debe a “inconsistencias en los estados financieros” de ambas universidades, y porque la UTN no ha cambiado su junta directiva.

“Las asociaciones han obstaculizado el control y vigilancia del Departamento de Asociaciones Civiles sin Fines de Lucro, al no reportar sus informes financieros conforme los períodos fiscales, con los desgloses detallados, no han promovido políticas de transparencia en la administración de fondos, desconociéndose la ejecución de los mismos y si fueron o no acordes a su fines y objetivos”, alegan.

Según el documento de exposición de motivos, ambas universidades incumplieron sus obligaciones conforme la Ley General sobre Personas Jurídicas sin fines de Lucro, y la Ley contra el Lavado de Activos, el Financiamiento al Terrorismo y la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva.

Suman más de 20 asociaciones educativas

Con esta solicitud ya sumarán 40 asociaciones, fundaciones y oenegés que perdieron su personería jurídica y registros en los primeros dos meses de 2022. De estas, 22 son de labor educativa, el resto son instituciones que promovían el desarrollo social, los derechos humanos y hay unas que tenían principios religiosos.

Las universidades privadas canceladas  hasta el momento son  la Universidad Hispanoamericana (Uhispam),  la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), la  Universidad Católica del Trópico Seco (Ucatse), la Universidad Nicaragüense de Estudios Humanitarios (UNEH), Universidad Popular de Nicaragua (Uponic), Universidad Paulo Freire (UPF) y se suman estas dos.

Asimismo, hay  siete sociedades vinculadas a universidades privadas extranjeras: Asociación Universidad Thomas More (UTM), Asociación Universidad Centroamericana de Ciencias Empresariales (UCEM), Universidad Internacional de la Florida, Universidad Estatal de Michigan, Corporación Universidad de Mobile, Fundación Universidad Particular en Ciencias del Mercado y la Wake Forest University.

Según una estimación hecha por CONFIDENCIAL, más de 18 000 estudiantes han sido afectados en varios departamentos del país por el cierre de estas universidades, que tras ser canceladas han pasado a manos del Consejo Nacional de Universidades (CNU) que ejecuta un plan para que los alumnos concluyan sus carreras.

Universidad de Granada tiene historia

De las dos universidades canceladas, la UTN es la que tiene más tiempo de operar en Nicaragua. Su personería jurídica fue otorgada en 1998 y según detalla su sitio web tiene dos sedes, una en Managua y otra en León. Esta casa de estudios ofrece carreras universitarias y técnicas.  Está ubicada contiguo a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y su rectora es Antonia Nájera Aragón.

Por su parte, la USTON opera en el país desde 2003, es dirigida por Roberto Ferrey y tiene “estrecha cooperación y afiliación con la Universidad David en los EE. UU. y la Universidad Cristiana del Sur en Costa Rica”, describen en su sitio web.

Sin embargo, aclaran que esta universidad ya había operado en Nicaragua a principios del siglo pasado, pero fue cerrada en 1950 por la dictadura de Somoza. “A finales del siglo XIX y principios del XX se impulsa en Granada la idea de una Institución de Educación Superior, materializándose así una iniciativa privada con la denominación Universidad de Oriente y Mediodía, conocida como Universidad de Granada”, describen.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend