Nación

Monseñor Báez: “No nos acostumbremos a una falsa normalidad en la que reina el miedo”

Obispos instan a la feligresía a "no acostumbrarse" a las injusticias y evitar caer en "la tentación del odio y la venganza"

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, instó a la feligresía a no imitar “a quienes han hecho de la crueldad y la maldad un estilo de vida” y a no desanimarse ante “el aparente triunfo de la injusticia y de la violencia” en Nicaragua.

“No nos acostumbremos a una falsa normalidad en la que reina el miedo y abundan las lágrimas. No escojamos nunca la resignación. Permanezcamos a toda costa en el amor que pone a las personas en el centro y sueña y lucha por un mundo mejor”, expresó el obispo desde el templo de Santa Agatha, en Miami, Estados Unidos, donde permanece exiliado.

En un momento en que la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, desde hace cuatro años, continúa agravándose sin que nadie avizore una pronta solución, el obispo apuntó que “cuando todo se vuelva oscuro y las cosas no salgan como esperamos”, los creyentes en Cristo no deben “renunciar al amor”.

Báez recordó que los cristianos auténticos “nos damos a conocer por el amor con que amamos. Nos damos a conocer porque amamos como él nos ha amado” y “no por los ritos que practicamos, ni por los discursos religiosos que hacemos. Menos aún, cuando estos destilan agresividad y falsifican el santo nombre de Dios”, subrayó.

“En donde los poderosos se imponen con crueldad, como expertos en hacer llorar y producir dolor, quien ama como Jesús denuncia a los que hacen sufrir, se pone del lado de quien sufre, lucha contra el sufrimiento e introduce consuelo y esperanza en los corazones heridos”, expresó el religioso.

Evitar el odio y la venganza

Un mensaje similar expresó el obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí, monseñor Rolando Álvarez, quien instó a la población a no caer “en la tentación del odio y la venganza” a pesar de las constantes injusticias que se cometen en el país.

El obispo reflexionó que “a Nicaragua la asedian algunas tentaciones” como el miedo, la desesperanza, el odio, la venganza, el resentimiento y la lujuria “de querer responderle con la misma moneda” a las personas que hacen daño. No obstante, valoró, “los nicaragüenses no podemos, no debemos permitir, que esas tentaciones se filtren siquiera por una hendija de nuestro corazón”.

Aunque en Nicaragua “vivimos acechados por fuerzas oscuras” que “quisieran que nosotros pagáramos con la misma moneda”, advirtió monseñor Álvarez. “El odio es propio de los débiles, porque el que es débil en la capacidad de amar tiene que esconderse en el odio, en la prepotencia… necesita esconderse detrás de una máscara”, continuó el obispo desde la parroquia San Isidro Labrador en el municipio de Condega, Estelí. 

Álvarez, que es una de las voces más críticas de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), hizo —además— un llamado a la población a cuidar el planeta, evitar las quemas agrícola, dejar de tirar basura en las calles, frenar la tala de pinares y la minería a cielo abierto.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend