Nación

Muere Danilo Aguirre, maestro del periodismo

"Vivió para el periodismo, el tango, el estudio de la historia del país y para la conversación alegre y musical", dice Ernesto Aburto

A las 9:10 de la noche de este martes falleció a causa de un infarto masivo una de las leyendas del periodismo nicaragüense: el doctor Danilo Aguirre Solís, ex director de El Nuevo Diario, y autor de los titulares más emblemáticos contra la dinastía somocista y en la historia de los diarios nacionales.

El doctor Aguirre se encontraba en la casa de habitación de su hijo, Xavier, en Carretera Masaya, cuando sufrió el colapso. Murió cuando era trasladado de emergencia al hospital en un automóvil de la familia.

Los familiares informaron a Confidencial que el doctor Aguirre será velado en la Funeraria Reñazco. Su hijo Erick, periodista y escritor, informó que el sepelio se realizará este jueves por la mañana en el cementerio Jardines del Recuerdo.

El doctor Aguirre es y será recordado como uno de los maestros del periodismo, un hombre consecuente con sus ideas. Aguirre también fue abogado, diputado, fundador del partido Movimiento Renovador Sandinista (MRS), y en sus últimos años de vida participó en el programa Esta Noche dando sus agudos análisis y comentarios de los acontecimientos relevantes del país.

Su colega, el periodista Ernesto Aburto Martínez, dijo sentirse destrozado ante la noticia de su fallecimiento. No se lo esperaba. “Más que mi hermano mayor y mi mejor amigo, fue mi maestro”, expresó Aburto. “Deja un legado de periodismo apasionado, intransigente con la mala calidad y los vicios sociales. Un periodismo que se vivía en la sangre, en el corazón y en el cerebro las 24 horas del día. Ese hombre se dormía soñando en un periódico y despertaba pensando en el periódico que iba a hacer”, agregó.

Aburto trabajó con Aguirre en el Diario La Prensa y en los años ochenta se trasladó con él, junto a Xavier Chamorro, para fundar El Nuevo Diario. “Me voy detrás de un amigo entrañable y de Xavier Chamorro, quien dio pruebas de ser un revolucionario a toda prueba al renunciar a los privilegios de su clase, a su posición en el Diario La Prensa para acompañar a los trabajadores que apoyaban a la Revolución (Sandinista) en un nuevo proyecto periodístico, del que Danilo fue fundador y director. Aguirre era un periodista de vocación, incansable. Yo le llamaba en términos figurativos el Hombre Periódico, porque vivía para un periódico. Por su sangre corrían las tintas de la imprenta”, recordó Aburto.

El ex editor de El Nuevo Diario era asiduo en la casa de Aguirre, situada en la Colonia Centroamérica. Varias mañanas a la semana llegaba a visitarlo para conversar y desayunar o almorzar. Eran largas pláticas entre ambos veteranos del periodismo y de las que Aburto destaca el insaciable apetito periodístico de su colega. “Incluso, después que salió de El Nuevo Diario por razones que todos conocemos, por la venta del periódico a un grupo financiero y el merecido descanso que necesitaba a los 64 años de edad, todos los días de su vida pensaba cómo que tenía que hacer un periódico. Vivía al día de las noticias nacionales y extranjeras desde muy de mañana. Y ya no había periódico que pudiera hacer. Pero dibujaba en su cabeza un periódico imaginario, el que haría si tuviera al frente de una redacción”, narró.

Según Aburto, Aguirre ejerció sobre él un magisterio sin estar en aula o a la par de una pizarra para dar una conferencia. La conferencia, apuntó, la daba en su vida cotidiana, en todas las cosas que hacía en el periodismo, en los títulos magistrales que ponía, en la forma que reducía los textos para dejarlos con lo más esencial, en la forma que planificaba el día con los periodistas y daba las instrucciones de lo que tenía que hacerse. “Siempre era lo más oportuno, lo más correcto para los lectores”, acotó.

Grandes cualidades de ciudadano

Aburto manifestó que en el plano personal Aguirre tuvo “grandes cualidades de ciudadano y de hombre humanista”. En las veladas que compartieron ambos, el ex director de El Nuevo Diario siempre dejaba patente su pasión por el tango, rememoró Aburto.

“Tenía, además, un gran sentimiento artístico por la música, sobre todo por el tango que fue otra de las grandes pasiones de su vida. Danilo Aguirre vivió para el periodismo, para el tango, para el estudio de la historia de su país y para la conversación alegre y musical con todos sus amigos que los quisimos y lo rodeamos, en lo que yo le llamaba la Cofradía de Danilo Aguirre”, afirmó Aburto.

Los titulares

En el periodismo el titular se considera un arte que no todo reportero domina. Y esos eran los terrenos de Aguirre. La vida política y social de Nicaragua puede rastrearse en los títulos que Aguirre plasmaba encima de las ocho columnas. Uno de los que más recuerda Aburto fue cuando la Guardia Nacional mató a Carlos Fonseca, fundador del Frente Sandinista. “Carlos Fonseca quedó en la Montaña”, tituló aquella vez Aguirre.

“Tenía una doble interpretación: para los guardias que lo habían enterrado en la montaña, y para el pueblo que su ejemplo quedaba en la montaña para inspirar la lucha del pueblo de Nicaragua”, sostuvo Aburto.

El capítulo del PEN Internacional en Nicaragua, organización que protege la libertad de expresión en el mundo, declaró duelo por la muerte de Aguirre.

El ex director de El Nuevo Diario fue vicepresidente de PEN Nicaragua. En un comunicado el capítulo sostiene que Aguirre dedicó su vida a la libertad de expresión en Nicaragua y a la lucha por todas las libertades públicas que constituyen derechos humanos.

“Como Jefe de Redacción y Subdirector del diario La Prensa en la administración de su Director y mártir, Pedro Joaquín Chamorro, así como en su larga carrera como Director de El Nuevo Diario, Danilo Aguirre fue una voz vibrante e inconfundible que contribuyó a la liberación y progreso de Nicaragua”, refiere el PEN Internacional, cuya actual presidenta es la escritora Gioconda Belli.

Francisco Chamorro, ex director de El Nuevo Diario, también fue sorprendido por la muerte de Aguirre. “Entiendo que estaba bien de salud”, dijo. “Trabajamos 20 años juntos y logramos hacer uno de los periódicos de investigación de más prestigio en Nicaragua”, afirmó Chamorro, quien agradeció las ideas de Aguirre en esa empresa.
Chamorro recordó que Aguirre no solía titular en computadora. Lo hacía en su máquina de escribir Olympia. “Tenía una intuición para titular en una sola línea, lo lograba a la primera o a la segunda vez”, dijo.

El Partido Liberal Independiente (PLI) emitió un comunicado de prensa en la que resalta que Aguirre fue “un vigoroso defensor de la libertad de expresión en Nicaragua”. El PLI dijo que se “distinguió en vida por sus posiciones verticales en contra de las dictaduras, el reeleccionismo y los afanes de perpetuación en el poder que tanto daño han provocado en nuestra historia Patria”.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend