Emergencia Coronavirus

Solamente Nicaragua continúa exigiendo pruebas PCR en Centroamérica

Régimen de Daniel Ortega usa pruebas PCR contra covid-19 como control migratorio y negocio desde 2020, pese a que intentó minimizar la pandemia

Nicaragua ya es el único país desde Norteamérica hasta Centroamérica completa que continúa exigiendo una prueba PCR negativa al SAR-CoV-2 como requisito de entrada al país, después que el resto de naciones levantaran esta restricción ante la ampliación de la vacunación contra la covid-19 a nivel mundial.

El último país de estas regiones en eliminar el requisito migratorio fue Estados Unidos. Según anunció la Presidencia de Joe Biden, desde el domingo 12 de junio de 2022, la medida obligatoria para entrar a este país quedó sin efecto y desde ahora los viajeros solamente deberán presentar su comprobante de vacunación completa.

En Nicaragua, el requisito migratorio de Salud fue impuesto desde el 14 de julio de 2020 y a la fecha es la única medida de prevención obligatoria que ha ordenado el Gobierno de Daniel Ortega para contener y controlar la transmisión de la covid-19; mientras a nivel nacional promueve el contagio con eventos masivos y oculta el verdadero impacto de la pandemia, que según estimaciones de sobremortalidad superó los 14 800 fallecidos en los primeros dos años.

Esta medida sanitaria ha sido usada por el régimen de Ortega como excusa para negar el ingreso a extranjeros y connacionales “non gratos” en el país. En abril pasado, el reportero Camilo Loret de Mola y el camarógrafo César Torero, del canal de televisión Mega TV, radicado en Estados Unidos, fueron deportados a El Salvador por “problemas con su examen de covid-19”. El patrón se ha repetido con familiares de presos políticos.

De acuerdo con la normativa sanitaria, los viajeros que pretendan ingresar a Nicaragua por vía aérea o terrestre deberán llenar un formulario del Ministerio de Gobernación donde brindan su información personal (nombre, profesión, número telefónico, pasaporte, etc.) al menos siete días antes del viaje, asimismo deberán enviar a su aerolínea una prueba PCR negativa para que el Ministerio de Salud (Minsa) autorice su ingreso al país.

El Salvador fue el primer país centroamericano en eliminar las pruebas PCR como requisito migratorio y este año se sumaron Guatemala, Honduras, Belice, Costa Rica y Panamá, naciones que ahora solicitan solo el carnet o comprobante de vacunación como prueba de que el viajero completó su esquema. En Nicaragua, esta medida no ha sido tomada a pesar del “gran avance de la vacunación”, que según el reporte oficial ya alcanza al 92% de la población con una dosis y el 81.5% con un esquema completo de dos o tres dosis.

Minsa sigue monopolizando las pruebas PCR

En Nicaragua, el Ministerio de Salud (Minsa) es la institución que tiene el control de las pruebas PCR. A diferencia del resto de la región, donde los laboratorios privados fueron autorizados para realizar estos test, en Nicaragua solamente el Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia (CNDR) del Minsa es el autorizado para realizarlas a un costo de 150 dólares, una suma que supera el promedio del salario mínimo en el segundo país más pobre de todo el continente latinoamericano.

Se desconoce cuántas pruebas PCR ha vendido el Minsa y cuánta ha sido la ganancia por ellas. El último dato sobre la cantidad de pruebas realizadas apunta a que desde 2020 han tomado 196 380 muestras, pero no se precisa el detalle si estas incluyen las realizadas por motivos de viaje.

En los informes de ejecución presupuestaria tampoco se detalla el monto de ingresos por las pruebas realizadas. Sin embargo, en el rubro “ingresos recibidos por venta de bienes y servicios” se refleja un incremento del 535% por “servicios y permisos de salud”, que podría estar relacionado a las pruebas PCR.

Según el dato oficial, antes de la pandemia por este rubro se ingresaron a las arcas del Gobierno 130.66 millones de córdobas, en 2020 la suma ganada fue de C$ 188.08 millones, que representa un aumento del 43.9%; pero en 2021 se recaudó 1193 millones de córdobas (más de 34 millones de dólares), que equivale a seis veces más que el año anterior.

Este año también hubo una mayor apertura en la reanudación de viajes que no hubo en 2020, debido al cierre de fronteras por la pandemia.  Según datos de la Dirección General de Migración y Extranjería hubo 372 437 nicaragüenses que viajaron al exterior y de estos 115 476 partieron por vía aérea. Los países con mayor destino fueron Costa Rica, Estados Unidos, Honduras y Guatemala.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend