Nación

Ortega ordena el cierre de Radio Darío en León

Telcor ha cancelado 14 medios de comunicación durante la primera quincena de agosto: 12 radios y dos canales locales de televisión

El régimen de Daniel Ortega, a través del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor), cerró este viernes 12 de agosto a Radio Darío, la emisora que fue quemada el 21 de abril de 2018 por turbas orteguistas en el contexto de la Rebelión Cívica, y que se ha mantenido bajo acoso y hostigamiento del Gobierno.

El ente regulador alegó que la radio supuestamente modificó y alteró sustancialmente las instalaciones autorizadas y las condiciones en que deben operar el servicio de radiodifusión sonora FM, sin la previa autorización de Telcor, lo cual constituye una causal de cancelación de la licencia”, se lee en la carta compartida por el director de la emisora, Aníbal Toruño, a través de su Twitter.

Según Telcor, personal técnico del ente regulador realizó este viernes una revisión y constató que la radio funcionaba en otra residencia a la que estaba autorizada; que el transmisor principal está ubicado en el cerro El Fortín y tiene otras características a la licencia aprobada.

Argumentan que la radio transmitía con una potencia de 100 watts, lo que no corresponde con la potencia de 500 watts aprobada y que estaban utilizando la frecuencia 293.5 sin permiso. Se le ordena el cese inmediato de sus transmisiones, todo bajo apercibimiento de ley, ordena la misiva.

Toruño rechazó la resolución de Telcor, calificándola de “una excusa amañada, mentirosa”, cuyo único objetivo es “callar las voces de Radio Darío”.

Teniendo como referencia la Ley 670, firmada por Daniel Ortega en 2008, y que establece prórrogas de licencia a empresas y personas naturales o jurídicas que operan radio, televisión y cable de manera indefinida, Toruño señaló que “cualquier argumento de Telcor es espúreo, es falso, es mentiroso y la única intención es cerrar un medio de comunicación después de 73 años”, expresó en una conferencia de prensa virtual desde su exilio en Estados Unidos.

“Hoy se apagó un aparato de transmisión, pero no Radio Darío, no nuestras voces. En Radio Darío nos llenamos de fortaleza ante la desesperación demencial de quienes pretenden callar la verdad. Continuaremos ejerciendo nuestro derecho inalienable de informar, continuaremos trabajando por la libertad y la verdad…”, expresó el periodista Toruño.

Con la clausura de la emisora suman 14 medios de comunicación locales cerrados, en su mayoría del norte de Nicaragua, durante la primera quincena de agosto por Telcor. La entidad estatal, liderada por Nahima Díaz Flores, hija del jefe de la Policía, Francisco Díaz, consuegro de Daniel Ortega, ha argumentado que los medios supuestamente no cuentan con los permisos necesarios para operar.

Telcor cerró entre el 1 y 2 de agosto diez emisoras de la Diócesis de Matagalpa —dirigida por el obispo Rolando José Álvarez, quien está secuestrado en la Curia Episcopal matagalpina—, la independiente Radio Vos, y sacó del aire a dos canales que se transmitían a través de televisión por suscripción: el canal local RB3 “El Canal de la Zona Láctea”, también de Matagalpa, y el canal NGTV3, que se transmitía en Nueva Guinea, en el Caribe Sur nicaragüense, propiedad del periodista Galo José Suárez Jaime.

Meses antes, Telcor sacó del aire a tres canales católicos que se transmitían en la televisión por suscripción.

El cierre de las radioemisoras católicas y de otros medios de comunicación comunitarios en Nicaragua ha sido condenado por la Unión Europea (UE) y organismos internacionales como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (RELE).

Una radio resiliente

Toruño denunció el cierre de la emisora —con 73 años de historia y fundada por su padre en 1949— y aseguró que ni apagando equipos ni retirándonos arbitrariamente una licencia lograrán callarnos ni silenciar la verdad.

Radio Darío es y será una voz defensora de la justicia, la democracia y de los derechos ciudadanos. Lejos de amedrentarnos, sus acciones nos fortalecen, indicó en un Tweet.

Desde la quema de las instalaciones de la Radio, ubicadas en León y propiedad del periodista Toruño —en el exilio ante unas amenazas de cárcel—, el equipo periodístico continuó transmitiendo desde diferentes plataformas, incluida la Frecuencia Modulada (FM) 89.3, desde la clandestinidad.

Radio Darío fue quemada la noche del 21 de abril de 2018 en León. Toruño contó que una bomba fue lanzada por las turbas en la recepción de la radio y el fuego se extendió hasta la oficina de dirección. Ese fue el comienzo de una serie de actos represivos contra la emisora y sus periodistas que han resistido el embate de la violencia estatal.

En diciembre de 2018, la Policía, liderada por el comisionado general Fidel Domínguez, saqueó la radio y apresó a cuatro periodistas que posteriormente fueron liberados. Ante la brutal arremetida contra el medio de comunicación y las amenazas directas contra Toruño, quien también es su director, se exilió durante nueve meses y regresó en 2019.

Sin embargo, en enero de 2021, la Policía allanó la casa de Toruño, en León, amenazándolo con incriminarlo en delitos de narcotráfico. Nuevamente, partió a su segundo exilio en Estados Unidos.

“Es un patrón de persecución. Es un escalamiento. A medios de comunicación no lo habían hecho“, dijo Toruño refiriéndose a la estrategia que el régimen Ortega Murillo aplica desde 2019: catear casas de excarcelados políticos y personas opositoras, dijo en enero de 2021.

“Son las autoridades y los paraestatales los autores directos de las amenazas y agresiones contra mi persona y trabajadores de la radio, así como los daños provocados a las instalaciones, reafirman que el Estado tiene orquestada una etapa de ataques selectivos contra las voces y directores de medios independientes entre ellos Radio Darío, su equipo y mi persona”, denunció Toruño en una sesión ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en septiembre de 2019.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend