Emergencia Coronavirus

Ortega usó millonario “préstamo covid-19” del FMI para pagar deudas con ENACAL y el INSS

El fondo fue adquirido para atender gastos y deudas de la pandemia, pero solo se usó para salud en 2021

El Gobierno de Daniel Ortega ejecutó el 50% del préstamo de 185.32 millones de dólares (C$6549.7 millones) que adquirió con el Fondo Monetario Internacional (FMI), destinado a atender la pandemia de covid-19, para pagar deudas de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (ENACAL) y también del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), confirma el informe de ejecución presupuestaria de 2020, publicado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP).

El monto total que fue ejecutado en diciembre de ese mismo año, 20 días después de aprobarse el préstamo, asciende a 3246.3 millones de córdobas. De esta suma, el MHCP asignó 400 millones para pagar una deuda de energía eléctrica que tenía ENACAL con la distribuidora de energía Disnorte y Dissur, nacionalizada en ese mismo mes, según adelanta la investigación “Nicaragua desvía fondos del FMI destinados a combatir la pandemia de Covid-19”, publicada por la plataforma Expediente Público.

Además, un monto de 2084.6 millones de córdobas fue destinado a cubrir seis cuotas anuales de la deuda histórica del INSS. Asimismo, hubo 761.6 millones usados para el pago de amortización externa de deuda con otros bancos, entre ellos: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). 

El millonario préstamo fue firmado el 20 de noviembre de 2020 y, según se estableció, estos fondos serían destinados “para ayudar a Nicaragua a satisfacer las necesidades urgentes de balanza de pagos derivadas de la pandemia de covid-19”, para fortalecer el sistema de Salud, y apoyar a la población más afectada por la pandemia, detalló el FMI.

El Informe de Ejecución Presupuestaria 2020 describe que para utilizar este financiamiento, Ortega modificó la Ley Anual del Presupuesto General de la República, el 10 diciembre de 2020, con carácter de urgencia. En la reforma, se estableció que los 3303.4 millones de córdobas restantes, destinados a la atención de la pandemia, se ejecutarían en 2021.

Sin embargo, hasta septiembre de 2021, según el informe de ejecución presupuestaria del Minsa, publicado por el mismo Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el Estado apenas había utilizado el 20.5% del presupuesto destinado para la atención de la pandemia, según reveló un análisis de CONFIDENCIAL, publicado a finales de noviembre. El “presupuesto covid-19” asciende a 5014.7 millones de córdobas, equivalentes al 1.0% del Producto Interno Bruto (PIB) y a septiembre solamente habían utilizado 1029.0 millones de córdobas.

UNOPS y el PMA ejecutan fondos para atender covid-19

El monto destinado exclusivamente a la atención de la pandemia está siendo ejecutado por la Oficina de Servicios para Proyectos de las Naciones Unidas (UNOPS) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), como quedó establecido en el acuerdo contractual, en el cual Ortega también se comprometió a revelar los “contratos covid” y los informes financieros de cinco instituciones estatales.

Los fondos, según describe el Sistema de Contrataciones Administrativas Electrónicas (SISCAE), ya fueron divididos entre el PMA, que recibió 18.6 millones de dólares el pasado 15 de enero, y la UNOPS que recibió 74.7 millones el 4 de febrero.

Durante 2021, el Gobierno de Ortega ha subejecutado los fondos destinados a la pandemia, según ha confirmado CONFIDENCIAL en varios reportes sobre la subejecución y falta de transparencia de estos fondos. Hasta septiembre, las autoridades apenas habían usado el 20.5% del “presupuesto covid”, a pesar que el país fue golpeado por una ola de contagios mayor a la de 2020 y estuvo durante los primeros ocho meses del año con un rezago en la vacunación.

Fondos covid-19 también se destinaron al Ejército y Sinapred

El Informe de Ejecución Presupuestaria de 2020, indica que en ese año el gasto de atención a la pandemia fue de 3966.5 millones de córdobas. De estos, un monto de 2846.2 fue millones ejecutado como deuda pública interna y externa (incluye el abono a la deuda el INSS y los préstamos); 992.7 millones fueron gasto etiquetado en el SIGAF y 127.6 millones son gastos que fueron ejecutados durante los primeros meses de la pandemia.

Del gasto SIGAF, el Ministerio de Salud recibió 474.0 millones de córdobas y según el informe, el 97.3% fue destinado a la compra de productos farmacéuticos y medicinales, oxígeno, equipo médico, sanitario y de laboratorio. 

El MHCP destinó, además de los C$400 millones de la deuda de Enacal, 17.4 millones al Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), 50.5 millones al proyecto de Ordenamiento de la Propiedad y 46.6 millones al Ejército de Nicaragua. Sin embargo, no hay detalles de cómo se usaron estos fondos.

Según el informe, el 50.9% del gasto SIGAF corresponde a gastos corrientes y el 49% a gasto de capital. “En el origen de los recursos, el monto de C$520.5 millones se financió con fuente Rentas del Tesoro, C$450.5 millones de préstamos externos y C$21.6 millones de donaciones externas”, explican.

Mientras, los 127.6 millones ejecutados en los primeros meses de la pandemia fueron destinados 85.0 millones al Minsa, 34.2 millones al Sinapred y 8.4 millones al Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa.

Fondos del Banco Mundial fueron auditados 

El Informe de Ejecución también señala que en junio de 2020, el país recibió un fondo de 50.5 millones de córdobas a través de la reasignación de fondos del Crédito del Banco Mundial No. 6087-NI, para dar respuesta a la Alerta Epidemiológica de la Pandemia covid-19 en Nicaragua.

Este dinero se usó para comprar medicamentos y material de reposición para las unidades de salud del MINSA a nivel nacional, por lo cual se realizó una licitación selectiva, diez contrataciones menores y una contratación simplificada. Estas operaciones fueron verificadas y validadas por una auditoría externa de Grant Thornton Hernández y Asociados, detalla el informe.

Asimismo, se especifica que durante el primer año de pandemia, el Minsa recibió 71.0 millones de córdobas como donaciones, de estas 66.1 millones provienen de Taiwán, 500 000 del Fondo Nicaragüense para la Salud (Fonsalud) y 4.44 millones del Banco Mundial. Este último monto se destinó al Centro Nacional de Diagnóstico y Referencial (CNDR).

También hubo una donación total de 3.39 millones para la atención de la pandemia, que fue destinada al Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend