Nación

Liberan a Luis Sánchez Sancho, tras seis días de arresto

Policía Nacional ha impedido que editorialista de La Prensa firme acuerdo extrajudicial con motorizado levemente lesionado tras accidente de tránsito

Luis Sánchez Sancho, editorialista de La Prensa, de 76 años de edad, llegó a su casa la tarde de este viernes, después de seis días detenido en la Estación Tres de la Policía Nacional, tras un accidente de tránsito en el que el motociclista Otoniel Betancourt resultó con lesiones leves, confirmó a Confidencial, su esposa Hortensia Rivas.

El juez Jean Carlos Fernández giró orden de libertad para Sánchez Sancho, informó minutos antes el diario La Prensa.

Según el diario, la orden fue enviada al Distrito III de la Policía donde Sánchez permanecía detenido desde el sábado. Hasta ahora, la Policía ha impedido que Sánchez firme el acuerdo extrajudicial que la ley permite en mediación con la familia Betancourt.

El sábado pasado que Sánchez tuvo un accidente en el sector de Altamira, los oficiales de la Policía Nacional, que desconocían su identidad, le dijeron “no padre, no se preocupe. Mire que no hay muerto. Esto se va arreglar rápido”. Horas más tarde le dijeron a su esposa, Hortensia Rivas, que lo dejarían detenido.

“A las 10:30 de la noche un oficial de la Policía me dijo ‘mire su esposo queda detenido porque hay lesiones graves’. Y yo le digo ‘no, son lesiones leves. Nosotros ya tenemos información del hospital’. Él no me contesto nada, pero me dice ‘bueno el lunes va al Ministerio Público’”, cuenta Rivas, durante el programa televisivo Esta Noche.

El día del accidente los oficiales de la Policía elaboraron un croquis en el que se evidenciaba que el responsable fue el motorizado, pues no vio que el semáforo estaba en rojo. Incluso, varios pobladores de la zona que fueron testigos le dijeron a los oficiales que ellos podían declarar a favor de Sánchez. Sin embargo, cuando llegaron a la estación de Policía del distrito tres de Managua, alteraron los hechos.

“A Luis lo metieron en una celda. Después nos dijeron que metiéramos la camioneta porque iban a reconstruir el momento y ya en el segundo croquis hicieron otra cosa. Hicieron otro diagnóstico y querían que el muchacho (que resultó levemente afectado) aceptara, pero él dijo que no, que ya le habían dado un diagnóstico y que ese iba a mantener”, explica Rivas.

Hortensia Rivas, esposa de Luis Sánchez Sancho. Carlos Herrera | Confidencial

A pesar que el domingo, el abogado de Luis Sánchez elaboró un acuerdo extrajudicial con Otoniel Betancourt, el motorizado, en el que se comprometía a reponerle la moto y darle una compensación económica, en la estación tres de Policía no lo aceptaron y les dijeron que el caso iría a juicio. El martes el juez Jean Carlos Fernández ordenó prisión preventiva para Sánchez

“Se supone que hoy (este jueves, habría resolución). La decisión podría ser que lo sigue dejando o lo libera. No me extrañaría que el juez decida que él se quede en prisión”, lamenta su esposa.

Lucha por la democracia

Luis Sánchez Sancho es editorialista del diario La Prensa y formó parte de la Mesa de Diálogo Nacional con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracias, suspendido desde julio.

En tiempos de la dictadura somocista estuvo preso en varias ocasiones y fue torturado. En los años ochenta fue diputado del Partido Socialista y durante el periodo presidencial de Violeta Barrios de Chamorro fue diputado de la Asamblea Nacional por la Unidad Nacional Opositora (UNO).

“Yo tengo casi 52 años de casada con Luis y nosotros hemos vivido muchas cosas. Una vez lo tuvieron dos meses en El Chipote, sin dar ninguna razón. A los dos meses lo llevaron a Corte Militar de Investigación, lo mandaron a La Modelo, antes estuvo en la aviación nueve meses. La vida que hemos llevado de la lucha por la democracia estoy acostumbrada a muchas cosas, ya nada me extraña”, lamenta Rivas.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend