Nación

Policías abandonan estación de La Trinidad

"Se fueron por miedo, porque las cosas en la ciudad estaba poniéndose un poco distintas", dijo el alcalde Bismarck Rayo

Agentes policiales que permanecían en la delegación de La Trinidad, Estelí, abandonaron sus puestos en esa ciudad y se trasladaron a la oficina ubicada en la cabecera departamental. Bismarck Antonio Rayo Gamez, alcalde de este  municipio, declaró que los oficiales se retiraron por “temor” a que la población los “atacara”. Sin embargo, dejó claro que los ciudadanos “no tenían” esta intención.

“Ellos se habían portado bien con la población. No nos reprimieron ni nos atacaron. Se fueron porque las cosas en la ciudad estaba poniéndose un poco distintas. Los ciudadanos empezaron a levantar tranques y eso los puso nerviosos”, detalló el alcalde.

Rayo Gómez aclaró que el rumor sobre la rendición de los oficiales de La Trinidad ante la población y la entrega de sus armas, es totalmente falso, pues los agentes, se marcharon de la delegación son sus armas y  nunca brindaron ninguna declaración parecida respecto a este tema.

“El jefe policial de Estelí nos pidió el favor de que cuidaramos las instalaciones y nosotros lo estamos haciendo porque no queremos que los vagos vengan a robar o incendiar, y luego nos echen la culpa a nosotros. Por eso se formó una comisión que está encargada de cuidar la estación policial”, explicó el alcalde.

Diriamba
Pobladores de Diriamba quemaron parcialmente la estación policial, tras el primer muerto de la represión, registrado en ese municipio. Yader Luna | Confidencial

Rayo Gómez aseguró que ante la nula presencia policial en la ciudad, los pobladores también organizaron grupos de autodefensas para resguardar sus casas y negocios de turbas que quieran llegar a saquearlos. “Hasta yo ando de policía civil”, afirmó el alcalde.

En el Rosario y Diriamba, Carazo, también ocurrió abandono de agentes policiales de las delegaciones correspondientes. En ambos casos, los oficiales se llevaron sus armas de reglamento y huyeron de la zona rumbo a la sede departamental, ubicada en Jinotepe.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend