Nación

Régimen consuma robo a La Prensa e instala centro cultural del Inatec

El diario se convierte en el tercer medio, junto a CONFIDENCIAL y 100% Noticias, cuyas instalaciones fueron confiscadas y usadas por la dictadura

Fiel a su política de asaltar y luego confiscar, la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo oficializó este 23 de agosto el robo de los bienes y el edificio del diario La Prensa —el más antiguo de Nicaragua—, un año después de que la Policía Nacional ocupara a la fuerza sus instalaciones y arrestaran a su gerente general, Juan Lorenzo Holmann Chamorro.

El régimen instaló, en el edificio robado, el Centro Cultural y Politécnico “José Coronel Urtecho”, bajo la administración del Instituto Nacional Tecnológico (Inatec).

La Prensa, que ahora solo se publica de forma digital, denunció el lunes pasado que “desde hace varios días operadores del régimen realizan obras de construcción y trasladan algunas de las maquinarias y equipos. Con estas acciones el régimen Ortega Murillo concreta la confiscación de hecho de los bienes del plantel industrial de Editorial La Prensa”.

La Constitución de Nicaragua prohíbe la confiscación, y que el Estado solamente puede hacerse de bienes privados cuando la ley lo permita, aunque con una previa y justa indemnización para los afectados.

Para asaltar las instalaciones del diario, localizadas en una zona industrial en el norte de Managua, las autoridades nicaragüenses alegaron que el medio supuestamente era utilizado para cometer delitos de “defraudación aduanera, lavado de dinero, bienes y activos”.

En abril pasado, Holmann Chamorro, sobrino político de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, quien venció a Ortega en las elecciones de 1990, fue condenado a nueve años de prisión por el supuesto delito de “lavado de dinero”.

Procuraduría legaliza robo

En su denuncia, La Prensa indicó que el robo (de sus bienes) se concreta a pesar que durante el juicio contra su gerente general, el Ministerio Público no presentó pruebas que demostraran el supuesto ilícito (…) Por tanto, no existen ningún indicio de que los bienes de la empresa estén vinculados a ese delito.

Pese a la ilegalidad flagrante, la procuradora general de la República, Wendy Carolina Morales Urbina, hizo entrega de unas supuestas escrituras del centro a la directora ejecutiva del Inatec, Loyda Barreda, durante un acto realizado en el parqueo del diario, fundado el 2 de marzo de 1926.

En su soliloquio diario, Murillo comentó que aquellos lugares que han sido antros de maquinación de crímenes de lesa humanidad, hoy son centros para la profunda espiritualidad.

Son días finales del odio, porque esta patria bendita y nuestro pueblo, pueblo de Dios, exige, demanda cotidianamente la paz y el bien, la concordia, la seguridad, la tranquilidad, señaló Murillo, quien trabajó como secretaria del director de La Prensa —el mártir de las libertades públicas Pedro Joaquín Chamorro— en la década de 1970.

La primera dama detalló que en el centro habrá cantos, coros, composición, dibujo, pintura, artesanías, todas las formas de danzas, todas las formas de teatro, todas las formas de artesanías creativas y elaboradas, artes plásticas, artes escénicas, artes gráficas”.

De acuerdo a los medios oficiales, el centro atenderá a trece mil jóvenes y adultos, con una oferta de 226 cursos y talleres, que serán certificados por el Inatec y el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC).

Tercer medio confiscado

La Prensa se convierte en el tercer medio de comunicación nacional cuyas instalaciones fueron robadas y usadas por el régimen. La dictadura mantiene confiscadas, desde finales de 2018, las instalaciones de CONFIDENCIAL, Esta Semana y el canal 100% Noticias.

El periodista Carlos Fernando Chamorro, director de CONFIDENCIAL, recordó que en 1973, cuando La Prensa volvió a circular después del terremoto de Managua, el poeta José Coronel Urtecho escribió un telegrama que decía: “Felicitaciones por reaparición La Prensa; para la conciencia del país, cuando La Prensa deja de salir es como que no sucediera nada, o todo fuera mentira”.

La sede de CONFIDENCIAL fue convertida, en 2021, en una casa materna, mientras el edificio de 100% Noticias fue utilizado para un centro de atención para adictos al alcohol y las drogas.

Además, el régimen ha confiscado y usado ilegalmente las instalaciones de nueve organizaciones de la sociedad civil, entre ellas: el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la Fundación Popol Na, el Instituto para la Democracia y el Desarrollo (Ipade) y el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp).

Valor de los bienes

Según La Prensa, cuyo personal de redacción se vio forzado a exiliarse en julio pasado tras el arresto de dos empleados, sus bienes “al momento de la confiscación tenían un valor cercano a los 10 millones de dólares”.

“En febrero de 2021, un avalúo realizado para contratar un seguro, tomó en cuenta el estado físico de los bienes inmuebles, es decir, obras civiles y/o edificios y las valoró en 1.84 millones de dólares. Aquí se incluyen las oficinas, bodegas, parqueo, área de descarga y otras obras de construcción”, según la publicación diario.

La maquinaria y equipos tuvo un costo de adquisición de 14.48 millones de dólares, pero al considerar la depreciación por los años de uso, se le calculó un valor de 6.04 millones de dólares. “El valor de la construcción, sumado al de la maquinaria y equipos totaliza 7.89 millones de dólares. Pero a ese monto hay que sumarle el valor de terreno que ronda los 1.80 millones de dólares. Entonces, el total de los bienes confiscados a la empresa alcanza los 9.68 millones de dólares”, detalló La Prensa.

El diario subrayó que entre los bienes confiscados se encuentran una impresora rotativa de 2.01 millones de dólares y una imprenta comercial de 3.89 millones de dólares, con capacidad de imprimir, encuadernar o engomar, “libros, folletos, brochures, volantes, y cualquier otro material impreso, incluso boletas electorales”.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend