Nación

Tres de 53 reos políticos en huelga de hambre se cosen la boca para exigir su libertad

Familiares de los presos políticos aseguran que ellos tomaron esa decisión "porque miran que no se está haciendo nada" para excarcelarlos

Familiares de los presos políticos en Nicaragua denunciaron que al menos tres de ellos se cosieron sus bocas como parte de una huelga de hambre iniciada esta semana en demanda de su libertad, en el marco de la crisis que vive el país desde hace más de dos años.

Los opositores detenidos utilizaron una costura para cerrar sus labios como una medida de protesta pacífica, a lo que consideran un encierro injusto, dijeron las compañeras sentimentales de dos de los presos políticos.

“Hay 53 ‘presos políticos’ que se pusieron de acuerdo para hacer huelga de hambre, (pero) son tres los que tomaron la nueva medida (de coser su boca)”, afirmó Escarleth Narváez, esposa de Ernesto García, preso desde el 16 de mayo de 2019.

Explicó que los tres encarcelados originarios de Managua, Jinotepe y Masaya tomaron esa decisión, “porque miran que no se está haciendo nada por ellos acá afuera y allá (en la cárcel) adentro están mal”.

De momento, ni las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional, ni la Cruz Roja Nicaragüense, ni la Procuraduría de Derechos Humanos, se han referido a esa nueva protesta de los reclusos opositores.

En una carta divulgada el jueves, los opositores convictos en la cárcel “La Modelo”, anunciaron su decisión de hacer huelga de hambre para exigir “nuestra libertad y el fin del asedio y amenaza a nuestros familiares”.

“A ellos les dicen que nos van a capturar a nosotras, las esposas, y nos van a poner drogas para meternos presas y dejemos de pedir su libertad. Ellos sufren torturas físicas que les han dejado secuelas, pero también sufren por las amenazas”, explicó Heydi Hurtado, esposa del reo José Santos Sánchez.

En septiembre pasado Sánchez, quien lleva 16 meses preso sumando sus dos estadías en la cárcel desde abril de 2018, junto con los demás disidentes presos, recibieron un uniforme de parte de los carceleros para distinguirlos entre la población del penal y no tienen derecho a cambiarse la ropa, lo que pone en riesgo su salud, según su esposa.

Las mujeres recurrieron a la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) que les brindó su apoyo, aunque dijeron no haber tenido la misma suerte en el Comité Internacional de la Cruz Roja debido a la naturaleza de la misma, que no puede asistir a los reos ni brindar información de los mismos.

Las esposas advirtieron que la huelga de hambre también es un llamado a los grupos de oposición para que se unan en la lucha por restablecer la democracia en Nicaragua.

Actualmente en las cárceles de Nicaragua hay 104 “presos políticos”, de los cuales 94 fueron capturados en el marco de las protestas antigubernamentales que iniciaron en abril de 2018, según el grupo multidisciplinario Monitoreo Azul y Blanco, que registra las incidencias de la crisis sociopolítica.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend