Blogs

El balance entre alcalinidad y acidez

Una dieta alta en sodio y baja en potasio aumenta la descalcificación de los huesos y produce otros efectos en nuestra salud

La dieta alcalina está basada en la creencia de que la acidez es la causante de muchas enfermedades. Entre sus supuestos beneficios, destaca la pérdida de peso, aumento de energía y protección contra ciertos padecimientos, incluyendo la osteoporosis, cálculos renales, piedras en la vesícula, varios tipos de cáncer, artritis y diábetes.

La acidez o alcalinidad se mide con el pH. La vida en la Tierra – sea nuestra, o la vida marina, o de las plantas – depende del mantenimiento de niveles precisos de pH. La vida humana requiere un pH ligeramente alcalino de entre 7.35 y 7.45. En este blog, discutiremos cómo este balance influye en la composición de nuestros cuerpos.

El exceso de sodio en la dieta es un elemento que influye en el balance del pH y existe evidencia científica de que esto repercute específicamente en la población de edad avanzada. Con la revolución agrícola (últimos 10,000 años) y más recientemente con la industrialización (últimos 200 años), la relación de potasio-sodio se ha invertido.

Anteriormente, había diez moléculas de potasio por cada una de sodio, mientras que la dieta moderna tiene una relación de un potasio por cada tres sodios. Además de sodio y potasio, el metabolismo de  los alimentos resulta en mayor alcalinidad o más acidez dependiendo de las características del alimento.

Nuestros huesos contienen calcio, además de fosfatos y carbonatos. Juntos producen bicarbonato. Así, los huesos son un “banco” de componentes que se movilizan cuando existe la necesidad de neutralizar una condición de acidez. Pero esta función de los huesos requiere su disolución parcial, lo que también puede implicar graves consecuencias.

Como los huesos contienen lo necesario para neutralizar la acidez (pH bajo), se ha estimado que la cantidad de calcio que los huesos pierden a través de la orina mediante la dieta moderna, podría alcanzar casi la mitad de la masa ósea. Sin embargo, hay muchas maneras de contrarestar estas pérdidas… al menos hasta cierto punto. Es una dinámica sencilla: los huesos se forman, se disuelven parcialmente y luego se vuelven a formar. Es, de cierta forma, una pérdida neta.

El enfoque: la calidad de la dieta 

Una dieta alta en sodio y baja en potasio – típica de la Era Moderna –  aumenta la descalcificación de los huesos y puede exacerbar la osteoporosis y la disminución de la masa muscular, provocando mayores riesgos de caídas, fracturas y discapacidad. Las carnes, las gaseosas, los azúcares, las proteínas y granos de cereales se metabolizan en los residuos ácidos. Pero también varios alimentos súper sanos provocan mayor acidez. Las frutas y verduras se metabolizan en residuos alcalinos, principalmente en Bicarbonato de Potasio.

En general, las dietas modernas son acidogénicas. Muchas veces, las personas mayores no tienen la capacidad renal y desarrollan poco a poco la acidosis metabólica, provocando el desarrollo de la osteoporosis y pérdida de masa muscular. Se observa que una mayor consumo de una alimentos ricos en potasio y alcalinos como frutas y verduras alivia la acidosis metabólica que se produce con la ingestión de una dieta moderna rica en carnes, granos de cereales, gaseosas, alcohol, azúcares, algunos medicamentos, entre otros que producen la acidez.

¿Entonces que recomiendo? Evitar los caprichos y concentrarse en mejorar la calidad de su dieta, enfatizándose en un alto consumo de frutas y verduras, eliminando las bebidas gaseosas, desalentando el consumo de comida ultra-procesada y refinada, así como los alimentos de conveniencia con sus grandes cantidades de sal, azúcares, conservantes y colorantes con mínimo consumo de alcohol.

Cabe mencionar que este blog está basado en mi propia experiencia y en información obtenida de varias publicaciones científicas publicadas por el Instituto Nacional de la Salud en los EE. UU.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Blogs

Share via
Send this to a friend