Opinion

¡Papi, te extraño y te amo! Por favor, vuelve a casa pronto

Una carta a mi padre Miguel Mendoza, que hoy cumple un año de cárcel injusta. Soy una niña de 8 años que espera a su padre todos los días

¡Hola papi! Hoy desperté buscándote en el cuarto, en la sala y en el patio de la casa, pero no te encontré. Lloré mucho, porque no pude darte los buenos días y menos un abrazo a como siempre lo hacía. Extrañé que me dijeras: “¿Cómo amaneció mi princesa?”

Aún recuerdo las últimas horas de aquel 21 de junio de 2021. Fuiste a traer a mi mamá a su trabajo, al regresar me diste muchos besos, luego cenamos en familia a como solíamos hacerlo; y antes de dormir me narraste un cuento, me abrazaste y me dijiste: “Buenas noches hija, te amo con todo mi corazón”. No imaginé que esa, sería la última noche que mis ojos te verían en libertad.

Sufro tu ausencia. Veo tus fotos, abrazo tu ropa, uso tus gorras y veo los videos donde estás narrando para sentir que estás cerca de mí. No quiero ser la única de mi clase que, por segunda vez, no estará con su papá el 23 de junio. Con mis manitos te hice un detalle (está muy lindo), quiero entregártelo.

Papi, quiero que sepas que le oro a Dios todos los días, para que te cuide y regreses pronto a casa. He grabado videos y he realizado dibujos con la esperanza de que alguien te los pueda mostrar. He leído cinco libros, me he esforzado para aprender y tener buenas calificaciones; y trato de ser la mejor en la clase de deporte, para que te sientas orgulloso de mí.

Extraño jugar contigo, ir al cine. Hace poco estrenaron “Sonic 2” y “Jurassic World: Dominion” (mis películas favoritas), me hizo falta tu compañía. Recuerdo que te emocionabas conmigo cuando veíamos escenas divertidas o impactantes y al preguntarte cuál era tu parte favorita, siempre me respondías algo gracioso. Eres un papá increíble.

Aunque tengo un año de no verte, mi amor y mis recuerdos están intactos. No hay un solo día en el que no sienta la necesidad de abrazarte.

Hoy, a 365 días de tu detención injusta, le pregunto a las autoridades de este país: ¿Por qué me han quitado el derecho de ver a mi padre? ¿Acaso les hice algo a ustedes para merecer tanto sufrimiento? Soy una niña de 8 años que espera a su padre todos los días, que despierta con la esperanza de verlo nuevamente y que necesita estar cerca de él. Mi corazón está triste, pero creo en Dios y sé que pronto me lo traerá de regreso.

¡Papi, te extraño y te amo! Por favor, vuelve a casa pronto.

Tu hija, Alejandra


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend