Opinion

El terrorista de Buffalo y el anclaje global del racismo

Los atentados en Utoya, Munich, Pittsburg, El Paso, Christchurch, y ahora Buffalo son la continuación de la violencia fascista contra minorías

La reciente masacre racista de Buffalo tiene una historia global que la antecede. De hecho, el “manifiesto” de 180 páginas del terrorista elogia a Argentina en su primera página, por su supuesta situación racial. El asesino idealiza al país sudamericano a través de la mentira racista y delirante y dice que Argentina es el único país “blanco” con una alta tasa de natalidad que la defendería de los enemigos de la raza blanca. ¿De dónde viene esta fantasía delirante de una “Argentina blanca”?

Argentina es un país diverso, muchas veces abierto, tolerante y generoso. Y también es un país que como muchos tiene una larga historia de fascismos y racismos varios.

La “teoría del gran reemplazo”

El terrorista de Buffalo adhiere a la llamada “teoría del gran reemplazo”, cuyos orígenes se remontan a las ideas de degeneración social y racismo científico de finales del siglo XIX. Acorde con ellas, la superioridad civilizatoria occidental debía mantenerse biológica y culturalmente para evitar el caos y colapso social. Esta ideología fue ampliamente aceptada por elites políticas en varios países a ambos lados del Atlántico y dio lugar a políticas eugenésicas, segregacionistas, anti-inmigratorias, y finalmente fascistas y genocidas.

En los años 30 los nazis radicalizaron la mentira de una conspiración judía cuyo fin era organizar la mezcla de razas, dando lugar a un exterminio de poblaciones blancas a nivel mundial. De ahí en más, la idea del “genocidio blanco” fue utilizada por organizaciones fascistas y afines durante la Guerra Fría para justificar la violencia política en el nombre de la defensa existencial de nacionalismos étnicos.

En los 70s, la Confederación Anticomunista Latinoamericana introduce nociones de “genocidio y supremacía blanca” que influenciaron las doctrinas de las agencias responsables de la Operación Cóndor. Las dictaduras de Bolivia, Chile y Paraguay fueron muy receptivas a tales ideas debido, en parte, a la presencia de ex nazis y ex ustaše -organización terrorista nacionalista croata basada en el racismo religioso y​ aliada del nazismo- en altos cargos.

Las juntas militares latinoamericanas se autopercibían como guerreros de una cruzada histórica contra una conspiración global y en defensa de la civilización occidental cristiana. Durante los 70s y 80s, hubo una fuerte cooperación transatlántica entre agentes de las juntas, organizaciones europeas paramilitares neofascistas como la P2, los gobiernos apartheid de Rhodesia y Sudáfrica, y elementos de la extrema derecha estadounidense.

Estas relaciones rindieron fruto durante las guerras y masacres genocidas en América Central, en las cuales la Argentina tuvo participación directa a través del envío de “asesores” expertos en represión ilegal. Esto nos permite entender de dónde viene el delirio de una América Latina con un rol central en la defensa de Occidente.

No olvidemos que el terrorista de Buffalo también dice que esta lucha racial podría comenzar en países como Argentina o Venezuela e incluso menciona a Uruguay como uno de los países “anclados en la raza blanca”, junto a Australia, Argentina, Nueva Zelandia, y Estados Unidos. Ahora bien, ¿Por qué el terrorista pone a Argentina en un lugar central? Este énfasis en la nación latinoamericana sólo puede entenderse en términos de historias compartidas y tradiciones fascistas, fantasías racistas transnacionales. Son las memorias globales del fascismo internacional. En foros de internet, los extremistas del neofascismo global admiran a la dictadura argentina y también a Augusto Pinochet como actores que deben ser emulados.

Mientras uno de los fundadores del fascismo argentino, Leopoldo Lugones, defendía al imperialismo argentino por esa superioridad “blanca” sobre otras naciones latinoamericanas, los generales de la última dictadura militar (1976-1983), que mataron a decenas de miles de ciudadanos en su “guerra sucia” lanzada en nombre del “occidente cristiano”, utilizaron una lógica similar.

En 1976, el General Videla subrayaba el carácter global de la contienda: “la lucha contra la subversión no se agota en una dimensión puramente militar. Es un fenómeno mundial. Tiene dimensiones políticas, económicas, sociales, culturales y psicológicas”.

En concreto, las ideas de reemplazo e invasión y las fantasías paranoicas sobre la expansión y la migración de europeos no blancos son fundamentales para la tradición fascista argentina. Las infames declaraciones del general Albano Harguindeguy, ministro del Interior bajo la dictadura argentina sólo pueden entenderse desde esta perspectiva histórica. En 1978, Harguindeguy hablaba de la necesidad de fomentar la inmigración europea para que Argentina pudiera “seguir siendo uno de los tres países más blancos del mundo”.

Este racismo explícito en Argentina, tomó la forma de un reconocimiento abierto de la necesidad de erradicar otras expresiones “no europeas” de la nación. La profundidad y alcance de este deseo se manifestó, una vez más, en los campos de concentración, que funcionaban como centros clandestinos de detención y tortura, en los que el racismo y el antisemitismo tenían un lugar central.

La lucha contra el enemigo no tenía límites. La cooperación internacional entre organizaciones fascistas y supremacistas blancos continuó finalizada la Guerra Fría. Si antes luchaban para vencer al comunismo en Angola, Chile o Nicaragua, ahora el enemigo era el Islam y el multiculturalismo, que el delirio antisemita considera es financiado por el judaísmo.

Los atentados en Utoya, Munich, Pittsburg, El Paso, Christchurch, y ahora Buffalo entre otros son la continuación de la violencia fascista contra minorías a las que, en su delirio ideológico, adjudican la futura destrucción de la civilización occidental y los valores cristianos.

El fascismo es y ha sido siempre transnacional. No se puede entender esta historia estadounidense con ideas de excepcionalísimo porque casi nada es excepcional en las tradiciones fascistas estadounidenses. De todas formas, es comprensible que se haya prestado mucha atención a las dimensiones locales del fenómeno, si no tanto a la historia estadounidense. Pero lo que se ha ignorado por completo hasta ahora son las historias globales del fascismo detrás de estos ataques.

*Federico Finchelstein es profesor de Historia de New School for Social Research (Nueva York). Fue profesor en Brown University. Doctor por Cornell Univ. Autor de varios libros sobre fascismo, populismo, dictaduras y el Holocausto. Su último libro es “Brief History of Fascist Lies” (2020). Emmanuel Guerisoli es abogado y doctorando en Sociología e Historia en New School for Social Research (Nueva York). Especializado en derecho penal internacional, derecho constitucional y derechos humanos. Máster en Estudios Internacionales y Sociología. Este artículo se publicó primero en Latinoamérica21


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend