Opinion

Siega de la cultura con un poder que ciega

Que los nicaragüenses estamos viviendo una terrible pesadilla, estarán pensando con certeza los intelectuales y las personas sensibles de todo el mundo

Ya vamos por las 452 y solo faltan 48 para llegar al medio millar de organizaciones civiles con sus respectivas personalidades jurídicas decapitadas. Tal podría ser el contenido de la información del presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras (un somocista hasta el 20 de julio de 1979). Es lo que se puede imaginar acerca de la decapitación de organizaciones sociales y culturales llevadas a cabo en menos de cuatro años.

Y, eso de imaginar, se me salió sin acordarme que, precisamente, la imaginación es una de las principales víctimas de la siega dictatorial, pues ha dejado sin legalidad al Centro Nicaragüense de Escritores, el Festival Internacional de Poesía de la Granada nicaragüense y la Nicaragüense Academia de la Lengua Española.

Que los nicaragüenses estamos viviendo una terrible pesadilla, estarán pensando con certeza los intelectuales y las personas sensibles de todo el mundo, al conocer esta insólita acción anticultural neofascista. Internacionalmente, quizás algunos asumirán que se trata de “fake news de los vándalos cibernéticos de moda. Pero no: es la siega en los campos de la cultura llevada a cabo con la ciega pasión del poder político dictatorial jamás ocurrida antes en Nicaragua, y posiblemente en Chile bajo la dictadura de Pinochet.

Para los nicas, la cosa es menos complicada, aunque no menos barbárica, a lo que el pueblo no puede acostumbrarse, si es lo que pretenden los bárbaros criollos. Ellos sí, se han acostumbrado a deshacerlo todo sin pudor y luego suplantarlo con su propio sello, imagen y colores, como los edificios ocupados ilegalmente a Confidencial y a 100% Noticias.

II

Nos imaginamos, a pesar de que la imaginación en Nicaragua ya es un delito más, que en reposición del Festival Internacional de Poesía de Granada montarán un Festival de Poesía Rosarina. Y, en vez de la Academia Nicaragüense de la Lengua Española, crearán la Nicaragüense Academia de la Lengua Tula Cuecho.

Con esas supluenciaciones (no se asusten, es un avance de la nueva lengua que viene) todo quedará resuelto y en su lugar. La poesía nicaragüense será tan buena como siempre ha sido, porque la poesía de la patrocinadora de un nuevo festival, aunque no sean muchos quienes tengan el placer de conocerla, ha sido por falta de divulgación. Darla a conocer, podría ser una de las causas que impulsan el cambio y, si así fuera, sería el fin de tal injusticia.

III

Aclarados pues los motivos de esos barbáricos casos, y todo y todos en su sitio con la democratización de la poesía. Más que esto, los decretos liquidadores significan la liberación da la poesía de las garras oligárquicas del poeta granadino (de la Granada de aquí) Francisco de Asís Fernández y de su poeta esposa Gloria Gabuardi.

Inspirado el suscrito por esos liberadores, tengo que informar (aunque con un poco de vergüenza) que hasta nos liberaron de los miedos, y para demostrarlo, nos pusimos a fabricar el siguiente soneto, dedicado a los nuevos puetas que surgirán a partir de ahora:

Rimar es fácil, con tener cacumen

basta para hacerse uno pueta,

aunque sea de la nariz a la jeta 

y fingir los amores que consumen.

 

Más todavía: hacer buen resumen

de vida mamando la buena teta  

de un buen hueso teniendo pata

allí, en lo que está frente al Zumen.

 

Dicen que allí buenos huesos dan,

en esa cosa que llaman Alcaldía,

y mejor si buenas son tus marañas,

pues, como las ganas te dominan

de ser un pueta de buena puesía,  

¡hazte rimador y tendrás dos mañas!

Ya ven, todo gracias al “comandante y a la compañera”, que nos han restituido el derecho a ser puetas. Nos han liberado de las cadenas de la inorancia (me como la “g” como señal de que nos hemos liberado de la vieja literatura).

Como aquí estamos “siempre en victorias”, ahí les dejé mi primer grito de liberación puetástica. Y en honor a ello, y con justa alegría, les anuncio que en el Primer Festival de la Nueva Puesía, serán quemados las siguientes delincuenciales ideas del poeta Chichí Fernández, expresadas con odio contra las saludables medidas que, en pro de la cultura tomaron el “comandante y la compañera”. La siguiente, es parte de su ilegal defensa y casi una elegía del ex Festival Internacional de Poesía de Granada:

“Era una plataforma donde se enfatizó la importancia de la libertad de la palabra y la libertad de pensamiento, la democracia, el pluralismo político, la no intolerancia, la no discriminación, la no violencia.”

¿Digan ustedes, si esas disolventes palabras no son dignas de ser quemadas en la misma plaza granadina donde se atentaba contra la cultura que defienden los decretos liberadores emitidos por “nuestro buen gobierno”?

IV

En lo referente a la nueva Nicaragüense Academia de la Lengua Tula Cuecho, habrá también una liberación de las arcaicas ideas y palabras de la falsa academia española, incluyendo la España. Si es verdad que “el comandante y la compañera” le prestaron su consigna a Franco para significar que ellos también son jefes de Estado… “Por la gracia de Dios”, es mentira que esa academia sea tan franquista que este “buen gobierno”.

La nueva academia, en primerísimo lugar, adoptará las palabras filosóficas y el estilo lingüístico de doña Tula Cuecho –aun sin el permiso de Carlos Mejía Godoy (de todos modos, ya le robaron otras mejores canciones)— porque con nuestra contrarrevolución nada puede quedar sin su innovación adecuada a la nueva realidad. De lo contrario… ¿piensan ustedes cuánta inorancia seguiría dominando en la mente de nuestro pueblo?

Por ejemplo, seguiría escribiendo estúpidamente ellos y ellas, en vez de escribir mejor: “[email protected]”. Ya urgía crear una buena escritura, para mayor brillo y esplendor de nuestro nuevo español, y las @ las usáremos no solo por quintales, sino también por toneladas.

De otra forma, el uso del estilo lingüístico tulacuechero carecería de sentido. Por ello, denunciaremos lo viejo…

Al margen de estas cuartillas

*Comencemos por eliminar la palabra Trabajo que, como sabemos, es una actividad que requiere esfuerzo físico…

*Por lo cual, de nuestros políticos, casi ninguno, ha cometido el delito de practicarlo…

*Y miren ustedes si no tienen la razón: la palabra trabajo viene del latín tripalium que significa… ¡instrumento de tortura!

*Claro está que con el tiempo y las nuevas técnicas el trabajo ha dejado de ser un verdadero instrumento de tortura…

*Pero también pensar en el trabajo es verdadero tormento para muchos políticos…

*Y es natural que ellos piensen que el poder es muchos más productivo y placentero que el trabajo…

*Y más todavía: el poder sustituye con mucha ventaja al trabajo, no como creador de riqueza, sino por la forma de acumularla…

*Lo bueno de todo, es que los políticos de “nuestro buen gobierno” nos están indicando el futuro luminoso que nos espera también en materia cultural.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend