Política

Dictadura acusa a Oscar René Vargas, sin especificar el “delito”

El Estado se declara “ofendido”, ante un intelectual que ejercía la libertad de opinión. Asignan el caso a jueza que condena a presos políticos

El Ministerio Público acusó el 23 de noviembre, menos de veinticuatro horas después de su detención, al sociólogo Oscar René Vargas, un intelectual crítico del régimen de Daniel Ortega capturado mientras visitaba a su hermana, quien se encuentra delicada de salud, en residencial Bolonia en Managua.

Las autoridades no especificaron el delito, pero consideraron que el Estado es “víctima u ofendido” de Vargas, quien en los años ochenta fue asesor de la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). En casos de detenciones anteriores, en similares circunstancias, luego los acusan por “propagación de noticias falsas” o “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional”

La fiscal es Yubelca del Carmen Pérez Alvarado, quien  interpuso la acusación de cuatro páginas a las 12:56 p. m. del miércoles pasado ante la juez Gloria María Saavedra Corrales, titular del Décimo Distrito de lo Penal de Audiencia en Managua. El caso está registrado bajo el número de asunto 025318-ORM4-2022-PN.

Vargas fue miembro del FSLN en los años sesenta y en noviembre de 1967 rescató a Daniel Ortega en el barrio Monseñor Lezcano de Managua, cuando estaba a punto de que lo capturaran, un hecho del cual el sociólogo nunca se arrepintió como se lo dijo en 2019 al periodista nicaragüense Fabián Medina en Infobae, mientras se encontraba en el exilio.

Vargas regresaría posteriormente de manera discreta a Nicaragua, donde no tenía ninguna actividad pública, pero mantenía una intensa labor intelectual, publicando sus artículos críticos en su blog y exponiendo sus análisis a distintos medios de comunicación independientes, sobre la crisis del FSLN, Ortega y la crisis social y política que impacta a Nicaragua.

Jueza y fiscal persiguen a presos políticos

Tanto la Fiscal como la jueza asignada en el caso de Oscar René Vargas se han destacado por ejecutar los procesos judiciales contra presos políticos. El académico fue detenido en un operativo realizado por la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), formada por los policías que están a cargo de las operaciones contra el narcotráfico y terrorismo.

El sociólogo y economista no opuso resistencia, según la versión de fuentes cercanas a su familia. Fue trasladado con rumbo desconocido.

Uno de los más recientes casos contra presos políticos, de la jueza Saavedra Corrales, se relaciona con la Iglesia católica, objeto de una feroz persecución de la dictadura.

La judicial impuso 90 días de prisión para “investigar” a los religiosos y laicos que acompañaban a monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, cuando fue trasladado a la fuerza—tras el asalto policial a la Curia—el 19 de agosto pasado.

Pérez Alvarado es parte del engranaje de fiscales y jueces que han materializado la orden política de Ortega de condenar a los presos políticos en una escalada represiva desatada por el régimen para imponer el terror entre la ciudadanía. En el país hay actualmente 219 presos políticos, quienes se encuentran recluidos en un sistema que ha sido denunciado por practicar la tortura y por borrar las garantías constitucionales.

Esos operadores judiciales estarían cometiendo el delito de prevaricato y tortura, según una investigación realizada meses atrás por CONFIDENCIAL. De hecho, la fiscal fue sancionada por Estados Unidos en julio pasado como parte de 23 operadores judiciales orteguistas que se caracterizan por ser verdugos de los reos de conciencia.

Cenidh pide su liberación: “¡Su vida corre riesgo!”

Al conocer la acusación en el sistema electrónico de los juzgados de Managua, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) responsabilizó al régimen Ortega-Murillo de lo que pueda ocurrirle al intelectual, quien tiene 76 años y es portador de un marcapasos.

“Su vida está en riesgo. Exigimos su libertad inmediata”, demandó el conocido organismo que recalcó que es inocente y agregó que los familiares y su abogado defensor han podido pasarles agua, pero que necesita atención de salud especializada.

Repercusión internacional

La detención de Vargas, autor de 36 libros y coautor de 20 más, ha provocado reacciones a nivel internacional.  La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) calificó como arbitraria la detención y aseguró que los funcionarios de las cárceles, incluida El Chipote, han negado que lo tienen.

La Oacnudh afirmó que ese patrón es recurrente y se le puede llamar “desaparición forzada de corto plazo”.

Por su parte, la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS) externó también su más enérgica protesta y destacó su obra en un comunicado.

“Su importante labor de análisis e investigación se ha reflejado, entre otros aspectos, en la publicación de decenas de libros y cientos de artículos tanto en Nicaragua como en el extranjero”, expresó el organismo.

De acuerdo con la página electrónica del sociólogo nicaragüense, Vargas es también economista. Realizó estudios universitarios en la Universidad de Laussane (Suiza), en el Instituto Universitario de Altos Estudios de Desarrollo (Ginebra), entre otros. Tiene un doctorado en economía política en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En uno de sus últimos artículos, Vargas analizó un documento del Fondo Monetario Internacional sobre el caso de Nicaragua, emitido tras una visita de ese organismo entre el 7 y 15 de noviembre pasado.

El organismo multilateral dijo que la economía se recupera y su perspectiva es favorable. “A pesar de que la dictadura no tiene ningún acuerdo formal con el FMI, las medidas que van a implementar en 2023 son mucho más fuertes que las que recomienda el FMI en sus programas de Ajuste Estructural. Se viene una situación peor a la actual: más desempleo, mayor migración, reducción del poder adquisitivo, incapacidad de poder comprar la canasta básica de alimentos, desnutrición, hambre y más descontento entre la ciudadanía”, afirmó el sociólogo.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend