Política

Dictadura rechaza al nuevo embajador nominado por Estados Unidos

Diplomático Hugo Rodríguez abogó ante el Senado por cese de violaciones a derechos humanos y retorno a la democracia en Nicaragua

Horas después que el candidato a embajador de los Estados Unidos (EE. UU.) en Nicaragua, Hugo Rodríguez, compareció ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado abogando por el retorno a la democracia y el cese a las violaciones de derechos humanos en el país, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo retiró el beneplácito concedido argumentando que el diplomático “realizó declaraciones injerencistas e irrespetuosas”.

“El Gobierno de Nicaragua en uso de sus facultades y en ejercicio de su soberanía nacional, retira inmediatamente el beneplácito concedido al postulante Hugo Rodríguez”, señaló el canciller nicaragüense, Denis Moncada Colindres, a través de los medios de comunicación oficialistas.

Asimismo, el canciller enfatizó que en función de la diplomacia y en cumplimiento de los postulados de la Convención de Viena, “no puede el embajador o postulante a embajador, Hugo Rodríguez, involucrarse en temas nacionales que son propios de las y los nicaragüenses y mucho menos irrespetar, ofender, humillar, amenazar, protagonizar o ser factor de injerencia o intervencionismo en los asuntos internos de nuestro país”.

Las declaraciones de Rodríguez que molestaron al régimen fueron brindadas la mañana de este jueves ante el Senado donde manifestó que, de ser ratificado como embajador en Nicaragua, “me comprometo a trabajar con el Congreso, colegas interinstitucionales y socios internacionales para presionar por el retorno a la democracia, el respeto de los derechos humanos y la libertad de los presos políticos en Nicaragua”.

De igual forma, el candidato a embajador enfatizó que EE. UU. continuará pronunciándose en contra de los abusos del régimen de Ortega, puesto que “es nuestro compromiso” en el marco de la Carta Interamericana de la Organización de los Estados Americanos (OEA).  “La Carta Interamericana obliga al hemisferio a defender los derechos democráticos del pueblo nicaragüense”, subrayó.

Rodríguez recordó que con la farsa electoral de noviembre pasado Ortega y Murillo “privaron a los nicaragüenses” de la oportunidad de elegir libremente a sus gobernantes y las esperanzas de democracia y prosperidad de los nicaragüenses “se desvanecieron”.

Actualmente el régimen nicaragüense tiene encarcelados en condiciones inhumanas a más de 180 personas por razones políticas, entre ellas siete aspirantes a la presidencia, defensores de los derechos humanos, líderes estudiantiles, periodistas y representantes de la sociedad civil.

El régimen, también, “cerró el espacio cívico a un ritmo alarmante”, comentó el candidato a embajador. Un total de 1280 oenegés han sido anuladas desde diciembre de 2018 a la fecha. El 94% de estas ilegalizaciones ocurrieron en los casi siete meses de 2022, cuando Ortega arreció la desarticulación de la sociedad civil.

“Como resultado de la escalada del clima de represión, miedo y desesperanza, junto con el fracaso del Gobierno de Ortega-Murillo para abordar necesidades básicas de la gente, cientos de miles de nicaragüenses ahora son refugiados, solicitantes de asilo y migrantes en toda la región”, comentó Rodríguez.

Finalmente, el entonces candidato a embajador expresó que pese a no estar de acuerdo con las acciones del régimen Ortega-Murillo, la relación entre ambos países “es mucho más profunda que el liderazgo político”, puesto que “más de 400 000 personas de ascendencia nicaragüense viven en EE. UU., alrededor de 6000 estadounidenses visitan Nicaragua cada año y otros 20 000 residen allá”.

En ese mismo orden, Rodríguez comentó que Estados Unidos ha apoyado durante mucho tiempo el desarrollo económico en toda Centroamérica, con el propósito de ayudarlo a consolidarse en un centro próspero, estable y democrático.

“Es por eso que, si se confirma como embajador, me comprometeré con voces de toda la sociedad nicaragüense para compartir nuestra visión de crecimiento económico inclusivo, como lo expresó el presidente (Joe Biden) en la reciente Cumbre de las Américas, en Los Ángeles. ‘Buscaremos apoyar a los grupos de la sociedad civil que brindan servicios esenciales en el áreas de salud, educación y alivio de la pobreza, incluidas las organizaciones que ha apuntado el Gobierno de Nicaragua”, expresó Rodríguez.

“Haremos lo que podamos para ofrecer al pueblo nicaragüense un futuro mejor en su propio país. Sabemos que abordar las causas profundas de la migración irregular y el desplazamiento forzado, a lo largo Centroamérica y Nicaragua incluida, implica garantizar el respeto a los derechos humanos, generando oportunidades económicas y mejorando la seguridad ciudadana”, concluyó.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend