Política

Familiares de presos políticos llaman a “paro electoral”

Organizaciones de excarcelados y parientes de reos políticos denuncian que no existen condiciones para unas elecciones justas, libres y transparentes

Organizaciones de excarcelados y familiares de presos políticos convocaron a un “paro electoral” para el próximo 7 de noviembre, día en el que están programadas las elecciones generales, en las que el Daniel Ortega y Rosario Murillo buscan la reelección como presidente y vicepresidenta.

“Llamamos a la población nicaragüense a que este 7 de noviembre nos sumemos al paro electoral, nadie salga a las Juntas Receptoras de Votos (JRV). Todos desde nuestras casas podemos denunciar que este proceso es fraudulento y su resultado es ilegítimo”, indica la misiva divulgada por las organizaciones.

El Comité Pro Liberación de Presos Políticos de Nicaragua; la Unión de Presas y Presos Políticos de Nicaragua; el Grupo de Secuestrados Políticos Unidos; y la Organización de Víctimas de Abril son las agrupaciones que suscribieron el llamado.

Los familiares y excarcelados políticos denunciaron que en el país “no existen condiciones para un proceso electoral justo, libre y transparente”, pues apuntan que el régimen Ortega-Murillo “lo anuló” y “no hay por quién votar”.

Agregan que la presencia de la ciudadanía en las JRV “solo va a legitimar ese proceso viciado, plagado de delitos electorales” que promueve el régimen del Frente Sandinista.

Los familiares también señalaron que a los nicaragüenses se les continúa “cercenando” las libertades de movilización y de expresión “con cárcel y torturas”, por lo que insistieron que el “paro electoral” es la forma que el país tiene para “demostrar al mundo nuestra resistencia pacífica, cívica y democrática”.

Cierran fila en pro del paro electoral 

Además denunciaron que el régimen orteguista, en pleno contexto electoral, ha continuado con las detenciones “ilegales y arbitrarias” contra quienes considera críticos u opositores de su Gobierno, recordando que en las cárceles del país permanecen “154 nicaragüenses secuestrados políticos, víctimas de violaciones sistemáticas a sus derechos”.

Los familiares señalan que algunas de las violaciones a los derechos humanos de los presos políticos consisten en procesos judiciales ilegales, aislamiento, privación de alimentos y medicinas, torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, que se agudizan por la compleja crisis sanitaria que se impone por la pandemia de la covid-19.

El pasado 15 de septiembre, la Articulación de Movimientos Sociales —conformada por más de 60 organizaciones— también llamó a los nicaragüenses a unirse a un “paro electoral” el próximo 7 de noviembre.

La organización explicó que la convocatoria consiste en que la gente no salga de sus casas a votar, como una forma de resistencia cívica y pacífica, con el fin de que el régimen orteguista “no tenga cómo demostrar que hay confianza, porque lo que tenemos no son elecciones, sino una farsa”.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend