Política

Javier Nart: “Los jueces son tan culpables como el que tortura”

Eurodiputados solicitan a la Unión Europea imponer sanciones contra catorce jueces y tres magistrados de Apelaciones de Managua

El Parlamento Europeo votará este jueves 9 de junio por un proyecto de resolución, en el que se demanda que la Unión Europea sancione a catorce jueces y tres magistrados del Tribunal de Apelaciones de Managua. La existencia de ese listado se conoció en una carta que, en mayo pasado, el eurodiputado Javier Nart —y otros dos integrantes del grupo Renovar Europa— enviaron al alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell.

En la misiva, los eurodiputados — Javier Nart, Soraya Rodríguez y Jordi Cañas— alertan que “la impunidad está aumentando en Nicaragua” y que los jueces deben ser considerados directamente responsables de la represión en el país”.

En una entrevista con Carlos Fernando Chamorro en el programa Esta Noche, que se transmite este miércoles 8 de junio, el eurodiputado Nart comentó que “unos jueces que no conocen de torturas, que no entran en nada y que son fieles genuflexos ante el dictador Daniel Ortega, son parte de la represión. Estos señores son unos obscenos represores y, por lo tanto, tan culpables como el que tortura, o como Daniel Ortega, que es el que les ordena, ellos obedecen”.

Esta es la primera vez que una resolución de la Eurocámara exige la imposición de sanciones contra jueces y magistrados. Desde 2018, los eurodiputados han aprobado seis resoluciones sobre la situación nicaragüense.

 Usted es uno de los promotores de una iniciativa en el Parlamento Europeo, para demandar sanciones políticas contra 14 jueces que han condenado a los presos políticos en Nicaragua en simulacros de juicios,  y que actúan como instrumentos de represión. ¿Qué eco ha tenido en el Parlamento Europeo esa propuesta? 

El respaldo ha sido masivo, casi unánime, con las excepciones de los que yo llamo los izquierdistas de pandereta. Excepto estos, que lógicamente siempre tienen un referente externo que supera sus frustraciones y freudianopatológicas internas, todos los diputados del Parlamento han apoyado una resolución que pide algo subversivo en Nicaragua, que es derechos humanos, libertades y, sencillamente, democracia. 

Este proyecto de resolución se enfoca en los jueces que han condenado a los presos políticos. ¿Cuál es el alcance de la resolución?

Son sanciones personales y económicas. Se convierten en parias internacionales en el contexto de la Unión Europea. Tengo 75 años y como abogado ejercí, si se puede decir ejercer, ante el Tribunal de Orden Público franquista, que era el que mandaba la cárcel a los demócratas; yo tenía muy claro, desde el primer momento, que la represión es un sistema, y el sistema no es el autócrata dictatorial Daniel Ortega y su santísima señora, sino que es un sistema que empieza en el presidente, que da órdenes al Ministerio del Interior para que la Policía actúe; la Policía es quien detiene y tortura,  y después se lo pasa a los jueces, que son los que condenan.

Esto es lo que hacía el régimen franquista, y también lo hacía Stalin, aunque en algunos casos los mandaba a la muerte sin pasar por la llamada  justicia. 

Es evidente que no es posible mandar a la cárcel en la pantomima de régimen con instituciones propias: ejecutivas, legislativas y judiciales en Nicaragua, sin que los jueces intervengan. Los jueces claro que son culpables; no son unos exquisitos señores que aplican de una forma neutral el código, aplican de una forma interesada como lo aplicaban los tribunales de la dictadura franquista. Unos jueces que no conocen de torturas, que no entran en nada y que son fieles genuflexos ante el dictador Daniel Ortega, son parte de la represión. Estos señores son unos obscenos represores y, por lo tanto, tan culpables como el que tortura, o como Daniel Ortega, que es el que les ordena, ellos obedecen. 

¿Se  enfoca en 14 jueces o en otros funcionarios también del sector judicial?

Estos  magníficos señores, que se sientan en los sillones de la audiencia y que escupen sobre la justicia, diciendo que ellos son la justicia, también están incluidos en la lista, los distinguidísimos tribunales de apelación, que no reconocen ni torturas ni condenas obscenas, sino que las justifican y las ratifican. Estos señores también son parias a los ojos de la comunidad de la Unión Europea.

Usted  habló de algunos sectores que apoyan a Ortega, ¿quiénes son esos sectores?

Lo que llamo el paleocomunismo y los izquierdistas de pandereta. No hay nada más útil que hacer la guerra contra el imperialismo yanqui, hasta el último vietnamita; eso  sí, tú estás perfectamente bien en tu casa con aire acondicionado y viviendo soberbiamente, pero solidario de la revolución. En  el caso de Nicaragua, no hay una revolución, aquí hay una dictadura corrupta, que únicamente tiene un ropaje izquierdoso, pero que detrás de ese ropaje, lo que esconde es sencillamente pura mierda represora. O sea, estamos hablando de los regímenes más reaccionarios y liberticidas que existen. En fin, siempre hay tontos útiles.

Investigación en Corte Internacional

Tomando en cuenta de que es altamente probable que esta resolución será aprobada en el Parlamento Europeo con un voto mayoritario, ¿qué espera de la Comisión Europea? 

Las sanciones no las impone el Parlamento, las propone; y la Comisión tiene después que implementarlas. Estamos hablando de una Comisión donde existen personas, como es el vicepresidente Josep Borrell, español que conoció directamente lo que era la represión,  lo que era una dictadura, y lo que eran esos tribunales de vergüenza, que escupen sobre la justicia desde sus orondas oropeles de ropaje negro y togas.

Hay dos elementos más: un elemento donde se solicita que la Corte Penal Internacional actúe contra el régimen bárbaro de Daniel Ortega; y uno último, donde también se pide a los Estados miembros que tengan una especial atención en el otorgamiento de visados, de recogida y de protección en nuestro territorio y en Europa, de aquellas personas que estén sometidas a la represión por parte del régimen dictatorial. 

O sea, no es una pura declaración político-filosófica,  sino que tiene elementos muy claros y muy directos que van a afectar el régimen nicaragüense. Y la última cuestión que no es menor: se pide que en la luz de las actuales circunstancias se ponga en funcionamiento la cláusula democrática del Acuerdo que existe con Nicaragua. Esto es llamar la atención directa al régimen dictatorial de Nicaragua, para decirle que las ventajas que existen para las relaciones económicas van a quedar directamente afectadas, porque se pide al Gobierno de Europa, a la Comisión, que se aplique la cláusula democrática y que, por lo tanto, se le pidan responsabilidades directas, que son nuestras relaciones económicas con este Gobierno, si mantienen esta situación como lo están haciendo. 

¿Hay atención en la Comisión Europea a la crisis de Nicaragua en medio de la invasión de Rusia a Ucrania, esta crisis que ha tenido tanto impacto en Europa?

El punto 16 (de la resolución) llama la atención a la posición de Nicaragua respecto a las atrocidades realizadas por Rusia en la invasión de Ucrania. La posición del régimen de Managua que, sencillamente, ha  mirado hacia otro lado. Hay un refrán que dice: “Dios los cría, y ellos se juntan”. ¿Con quién se juntan? Con los cubanos, los venezolanos, los rusos, los bielorrusos, y con Corea del Norte.

¿De qué forma la presión internacional, puede impactar en la restitución de las libertades democráticas en Nicaragua, que al final de cuenta es la llave para la solución de esta crisis política en el país?

Hay un problema decisivo en el caso de nicaragüense, como lo hay también en el caso cubano y venezolano. Los crímenes directos, no digo represión política, que han cometido los gobernantes de estos países, le dan una alternativa muy complicada: irse a Corea del Norte, que francamente no es un lugar excesivamente grato; o terminar en la cárcel dando cuenta de sus responsabilidades directas en torturas, en muerte, en corrupción. El régimen se va a aferrar al poder porque no tiene salida. La salida es Pyongyang o la cárcel. 

Estos señores no tienen alternativa, ni sus familiares, ni los involucrados en la corrupción, porque estos son delitos directos. Ante la represión a la que someten al pueblo nicaragüense, esto terminará en una explosión interna, en una implosión, y va a ser lamentable porque va a significar un sufrimiento durante un cierto tiempo.

Desde Europa no podemos cambiar la situación, pero sí podemos, de entrada,  mandar una señal muy clara con resoluciones que afectan directamente sectores económicos del régimen, personas del régimen; y sobre todo, un mensaje a otros Gobiernos, en este caso centroamericanos y americanos en su conjunto, de que haya una posición desde la Unión Europea, que es un actor internacional muy importante, de cuál es nuestra posición y, por lo tanto, que estamos en la línea de lo que es la democracia en América.

Presos políticos

Hoy están cumpliendo un año de cárcel en el Chipote los precandidatos presidenciales Juan Sebastián Chamorro y Félix Maradiaga, así como Violeta Granera y José Adán Aguerri; y el próximo domingo y lunes, cumplirán un año en celdas de confinamiento solitario las cuatro líderes de Unamos: Dora María Téllez, Suyen Barahona, Ana Margarita Vijil y Tamara Dávila. Esta resolución tiene alguna propuesta sobre la liberación de los presos políticos? 

En los puntos uno, dos, tres y cuatro, precisamente, hablamos de eso; hablamos también de la muerte de Hugo Torres. Pensar que Dora María Téllez iba a terminar encarcelada por Daniel Ortega, uno hubiera pensado que lo procedente, dentro de aquella barbarie, es que hubiera sido por Anastasio Somoza. Lo que ocurre es que Anastasio Somoza ha resucitado en el pellejo obsceno del señor Daniel Ortega. 

¿Tiene la Unión Europea, el Parlamento, una visión de mediano plazo sobre esta crisis de Nicaragua?

El  vicepresidente Josep Borrell ha declarado claramente cuál es la posición de la Unión Europea respecto al régimen liberticida de Daniel Ortega: no hemos reconocido las elecciones fraudulentas, nuestra posición no cambia, es la misma; lo que ocurre es que vamos incrementando el nivel de contestación. Ahora ya no están los policías, los miembros del Gobierno y la santísima pareja presidencial, estamos ya hablando de los jueces, estamos cubriendo el espectro.

He sido abogado durante 50 años y empecé a ejercer bajo el mandato de Franco, y esa especie de diferencia entre el policía que torturaba y el juez que condenaba, nunca la establecí. Para mí, el juez que condenaba era la continuación del policía que torturaba, y que era el último eslabón del poder Franco. Daniel Ortega, que ordenaba la represión, es en último término, un triángulo equilátero, todos son responsables en igual intensidad.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend