Política

Nicaragua está en la Cumbre de las Américas a través de la sociedad civil en el exilio

Una sola voz de nicaragüenses aboga por la liberación de los presos políticos y denuncia la grave situación de derechos humanos en el país

Miembros de la sociedad civil nicaragüense reprimidos por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo serán los encargados de colocar el tema de la grave crisis de derechos humanos de Nicaragua en la IX Cumbre de las Américas, que inició este lunes 6 de junio en Los Ángeles, California, y cuyo anfitrión es Estados Unidos.

En el encuentro, no habrá representación del régimen orteguista, ya que no fueron invitados al igual que Cuba y Venezuela. A través de la participación en foros de sociedad civil, los liderazgos cívicos nicaragüenses en el exilio, mantendrán un discurso en común de alerta sobre la profundización de la crisis y de la represión en Nicaragua. 

La activista de derechos humanos y presidenta del Movimiento Nicaragüenses en el Mundo, Haydée Castillo, afirmó que la principal misión de la sociedad civil en esta Cumbre es “pedir a la comunidad internacional acciones de mayor contundencia y eficacia para lograr, como prioridad, la liberación de las personas presas políticas”.

Castillo enumeró algunas de las denuncias que pretenden evidenciar en las distintas reuniones con representantes de Gobiernos de los distintos países: la escalada represiva del régimen, el éxodo masivo de nicaragüenses, la embestida contra la prensa independiente y las múltiples violaciones de derechos humanos cometidas desde 2018. 

“En la Cumbre habrá testimonios de primera mano de víctimas de la brutal represión de los Ortega-Murillo, para que la comunidad internacional sepa que es necesario trascender llamamientos, exhortaciones y pedimentos a un régimen con ese nivel de criminalidad, a verdaderas acciones que contribuyan a que cedan a liberar primero a los presos y a un tránsito a la democracia”, manifestó Castillo.

Encuentro con Almagro

Una delegación de la sociedad civil nicaragüense se reunió este lunes con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, con quien hablaron sobre las violaciones de derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad en Nicaragua.

Además, del desmantelamiento de las organizaciones de la sociedad civil y el “aniquilamiento” de la libertad de expresión, con el cierre de 21 medios de comunicación y “65 periodistas procesados”, según un tuit de Almagro.

“Urge la libertad de presos políticos”, escribió el diplomático uruguayo.

En el encuentro estuvieron la lideresa campesina Francisca Ramírez; la activista Haydée Castillo; la presidenta del cancelado partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), Kitty Monterrey; el periodista Aníbal Toruño; y los abogados de la anulada Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona y Denis Darce.

Campaña por presos políticos

Para la defensora de derechos humanos del Colectivo Nicaragua Nunca Más, Wendy Flores, la Cumbre será un espacio para plantear a misiones internacionales y Gobiernos de las Américas “información sobre la grave situación que vive Nicaragua”.

“Creemos que es una oportunidad para que conozcan sobre la sistemática violación de derechos humanos, particularmente sobre la situación de los presos y presas politicas en las distintas cárceles de Nicaragua, en las que día a día corren riesgo sus vidas”, refirió. 

Damaris Rostrán, de la Mesa de trabajo sobre Nicaragua de Nueva York y Nueva Jersey, también dijo que su objetivo es asegurarse de que los países del continente estén actualizados de lo que ocurre en Nicaragua. “Son tres dictaduras en Latinoamérica, los tomadores de decisión de Latinoamérica y de Estados Unidos deben poner atención a su política exterior, qué debe mejorarse y qué acciones pueden tomar al respecto”, expresó.

Lilliam Robelo, representante de la Asociación Cívica por la Democracia, destacó de manera positiva que exista ese discurso en común desde la sociedad civil nicaragüense sobre lo que ocurre en Nicaragua y sobre las prioridades en la agenda, y consideró también que para las naciones del continente debe ser un llamado a promover “un techo mínimo de gobernabilidad y democracia” en la región.

Una resolución indirecta para Nicaragua

Castillo explicó que una de las demandas es que Nicaragua sea tema de agenda en la resolución final de la Cumbre y aunque no cree se logre hacer una “referencia en particular” considera que “sí habrá llamados al restablecimiento democrático, a la protección de los derechos humanos y a la restauración de libertades”.

“Será una declaración prácticamente dirigida a Nicaragua, a Venezuela y Cuba, que son tres regímenes dictatoriales que siguen violando los derechos humanos en la región”, sostuvo Castillo. 

Rostrán agregó que espera que en las declaratorias, que salgan de la Cumbre de temas específicos, incluyan la realidad de Nicaragua.

Castillo mencionó que la ausencia de Nicaragua de este tipo de espacios evidencia “que están atrincherados con los regímenes aliados y denunciados”.

Para Robelo, el hecho de que Nicaragua como Estado no está invitado a la Cumbre hace que la voz y el discurso a posicionarse sea el de la sociedad civil nicaragüense.

Flores coincidió en que “es necesaria que esté la voz del pueblo de Nicaragua demandando justicia y democratización”. 

Jonathan López, excarcelado y representante de la Unidad Juvenil y Estudiantil, espera que la no invitación de Nicaragua “sea porque efectivamente se tomarán cartas en el asunto para un régimen que viola los derechos humanos fundamentales”.

“Espero que haya acercamientos más sólidos entre los diferentes presidentes, que se planteen seriamente la situación que viven los pueblos de Nicaragua, Venezuela y Cuba”, precisó. 

Dos migrantes, con la bandera de Nicaragua en su espalda, caminan junto a decenas de inmigrantes en una nueva caravana desde la ciudad mexicana de Tapachula, estado de Chiapas, en mayo pasado. Foto: Efe/Juan Manuel Blanco

Éxodo de nicaragüenses

La expresidenta costarricense Laura Chinchilla (2010-2014), avizora una reunión enfocada en el tema migratorio. Al respecto, Flores cree que eso también toca directamente el éxodo masivo de Nicaragua, Venezuela y Cuba. 

“La salida masiva de nicaragüenses es una realidad que se ve diariamente y es una situación que afecta a muchos países de la región”, dijo la defensora de derechos humanos.

López, que se vio forzado a migrar luego de ser expulsado de su carrera de Economía en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), cree que la salida masiva de nicaragüenses hacia Costa Rica y Estados Unidos será “un tema de gran relevancia” en la Cumbre. 

“Muchos Gobiernos, incluido México, han tenido que empezar a tomar medidas ante la llegada masiva de migrantes, lo que para algunos es insostenible y evidencia la grave situación económica y política que viven estos ciudadanos en sus países”, expresó.

Una caravana de cerca de 15 000 migrantes, entre ellos decenas de nicaragüenses, partió este lunes de Chiapas, en la frontera sur de México, rumbo a Estados Unidos, con el trasfondo de la Cumbre de las Américas, que empezó con la migración como tema prioritario.

Una sola voz de nicaragüenses

Durante los próximos días, los nicaragüenses que han llegado a Los Ángeles no solo tendrán la oportunidad de participar en los múltiples foros a los que han sido convocados, sino que también intervendrán en actividades de la diáspora nicaragüense y de las distintas organizaciones de connacionales, en las que aprovecharán para conocerse, “saber qué hace cada grupo, cómo nos podemos integrar para seguir trabajando y posibles colaboraciones”, dijo Robelo. 

Para Manuel Orozco, politólogo nicaragüense e investigador de Diálogo Interamericano, es acertado que el liderazgo cívico nicaragüense esté presentándose como una sola voz por encima de cualquier perspectiva ideológica. “Hay diferentes organizaciones civiles, partidos políticos, representaciones independientes y todas están presentando un punto de vista y quieren que se resuelva la situación de los prisioneros de conciencia”, resaltó.

La Cumbre es —para el analista— “un espacio privilegiado para transmitir el mensaje”, pues se trata de las pocas ocasiones en que se reúnen unos 30 jefes de Estado.

Que haya una condena, junto con una acción es el resultado ansiado. “Eso es lo que posiblemente se produzca después de la Cumbre por parte de varios países”, adelantó Orozco.

El mensaje sobre Nicaragua, que están entregando los representantes de sociedad civil a los distintos jefes de Estado, será repetido por éstos en varios espacios, proyectó, de manera que durante los próximos cuatro años —periodo entre cada Cumbre—, quede Nicaragua en las agendas de al menos diez países del continente y que presionen más por cambios en el país. 

Los anuncios de Biden

El presidente de EE. UU., Joe Biden, anunciará esta semana unos 300 millones de dólares en ayuda alimentaria, una reforma del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y una declaración sobre migración, adelantó a la agencia Efe un funcionario de su Gobierno.

El miércoles el tema predominante será la economía, mientras que el jueves el foco estará en la crisis climática. Por ahora, se realizan eventos de sociedad civil y al finalizar la semana se reunirán los mandatarios. 

Según los funcionarios, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, tendrá un papel protagonista este martes, cuando anunciará nuevos compromisos de inversión privada en Centroamérica, dentro de un plan denominado “Llamada a la Acción”, para atajar las causas económicas y sociales de la migración a Estados Unidos.

Biden presidirá el viernes la firma de un documento bautizado “La Declaración de Los Ángeles sobre migración”, que será también suscrito por México pese a que su presidente, Andrés Manuel López Obrador, anunció este lunes que se ausentará de la cita en rechazo a la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Esa declaración no se hará pública hasta el viernes, el día que concluye la cumbre.

Por ahora está confirmada la asistencia a la cumbre de 23 jefes de Estado y de Gobierno del continente americano, además de miembros de la sociedad civil de varios países, incluidos representantes del líder opositor Juan Guaidó, que Washington reconoce como presidente interino de Venezuela, indicó la agencia Efe.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend