Reporte ciudadano

Incrementan denuncias contra conductores de InDriver por abusos e intentos de secuestro

Taxistas recogen pasajeros en las calles y maltratan verbalmente a los usuarios que se quejan del mal servicio

Las denuncias en redes sociales contra conductores de taxis que usan la aplicación InDriver son más frecuentes en los últimos días. Usuarios del servicio los acusan por intentos de abuso sexual, robo y hasta secuestro. Pese a la gravedad de las denuncias, no existe en Nicaragua ninguna entidad que regule este tipo de aplicaciones móviles ni una oficina donde quejarse.

“Quiero hacer una denuncia pública y advertirles sobre esta persona”, previno en su muro de Facebook la usuaria Anielka Membreño. “Lamentablemente viví una situación en la cual casi soy víctima de secuestro. Opté por pedir un (taxi a través de) InDriver y la persona encargada de ello intentó abusar de mí y llevarme a otro lugar”, agregó.

Membreño detalló que, mientras era trasladada por un lugar desconocido, intentó lanzarse del vehículo para no ser secuestrada. En ese momento recibió una llamada telefónica, por lo que decidió pedir auxilio y compartir su ubicación en tiempo real, para que la Policía la buscara.

Aunque la joven estaba llorando y visiblemente nerviosa, el conductor solo detuvo el vehículo “hasta que le grite que le iba a dar el dinero que quisiera para que me dejara ahí mismo”, relató Membreño. Recuerda que se bajó del vehículo cerca de una rotonda de Managua, desde donde caminó hacia una parada de buses para estar acompañada de otras personas. Minutos después sus parientes llegaron a buscarla.

“Tengan cuidado chicas. Sinceramente espero que nunca les toque pasar esa experiencia que, podría decir que, es una de las más horribles de mi vida”, subrayó la joven.

Luego de denunciar públicamente lo sucedido, Membreño comenzó a recibir una serie de insultos en su teléfono celular, algunos de parte del taxista y otros de alguien que se identifica como su esposa. Con el pasar de los días, los insultos se transformaron en amenazas.

“Hasta qué punto llegó esta individua, todo por no querer pagar un viaje, sinvergüenza… Yo sé dónde vive toda su familia. No entiendo si es que dice que abuse de ella, (pero) puse una denuncia por calumnias”, se lee en uno de tantos mensajes para Membreño.

Debido a la gravedad del asunto Membreño ya presentó una denuncia ante la Policía, aunque, advierte, “dudo que hagan algo”.

Deambulando por calles oscuras

Dos días antes de la denuncia de Membreño, en la red social de Twitter, otra usuaria de InDriver —que se identifica con el seudónimo “Nana”— denunció que, mientras ella y su hermana viajan en un taxi a eso de las 6:00 p. m., el conductor subió a otro pasajero completamente ebrio y luego de eso las llevó por un lugar oscuro y desconocido.

En el trayecto, el conductor le puso seguro a las puertas del taxi y le subió volumen a la música mientras interactuaba con el otro pasajero, quien a su vez hablaba por el teléfono con alguien más a quien supuestamente pasaría recogiendo. Luego de eso, el hombre pidió que lo llevaran a una dirección diferente a la que dijo al momento que abordó el taxi.

“En este punto ya estábamos supernerviosas y yo no andaba saldo ni internet”, relató “Nana”. Por lo que preguntó al conductor: “¿a nosotras nos irá a dejar primero?”, pero el taxista replicó “que no le salía y que se iba a meter por (la iglesia) Ríos de Agua Viva para llegar más rápido”.

Mientras, el otro pasajero comenzó a burlarse de “Nana” y su hermana: “Parece que las muchachas van con miedo”, habría dicho mientras soltaba una carcajada.

El reloj marcaba las 7:10 p. m. y el taxista continuó avanzando por los barrios que están detrás del mercado Iván Montenegro, donde no hay alumbrado público ni personas en las calles. Ese punto “yo solo quería llorar del miedo”, comentó la joven.

De acuerdo con “Nana”, cuando el vehículo andaba en esas calles oscuras, a ella le sonó su teléfono celular y finalmente pudo contarle a un amigo lo que estaba sucediendo, que no sabía dónde andaba y que llevaban más de una hora dando vueltas en el taxi.

“El taxista se seguía metiendo más y más rápido en ese barrio, hasta que se paró en una esquina y le dijo al hombre: ‘bajate hermano que estas van con miedo, ya ahí dejá los 30 pesos”, relató la joven. Luego de eso, aceleró el vehículo y le reclamó a ella: “¿ Qué no sos de Managua? ¿No conoces?”.

Cuando finalmente el taxista entró a una calle conocida, las jóvenes le pidieron que las bajara en ese lugar y siguieron caminando. No conforme, el hombre “nos iba siguiendo con el taxi, hasta que vimos a un vecino y mi hermana se detuvo a hablar con él”, subrayó.

Sobre la aplicación InDriver

InDriver es una aplicación móvil de origen ruso que opera en Nicaragua desde 2019. Su descarga es completamente gratis y a través de ella los usuarios pueden solicitar el servicio de taxis privados y, además, negociar el precio con el conductor.

Formar parte de la red de taxistas afiliados a InDriver es igual de sencillo. En el sitio web de la aplicación se piden requisitos mínimos y en 72 horas, aproximadamente, el conductor puede volverse proveedor del servicio de viajes.

Primero se requiere ser mayor de 21 años, tener licencia de conducir vigente, certificado de antecedentes judiciales emitido por la Policía. Luego, el interesado debe descargar la aplicación en el teléfono móvil y agregar la información relativa al vehículo y dos fotografías donde se vea el número de placa.

Además, se recomienda al conductor no hablar de manera insistente al pasajero debido a la preferencia de estos de ir en silencio, pero no mencionan alguna normativa contra el acoso ni algún protocolo a seguir ante este tipo de situaciones.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Reporte ciudadano

Share via
Send this to a friend