Nación

Policía asedia a radios locales en víspera de marcha nacional

Radio La Costeñisima y Radio Mi Voz denuncian acoso alrededor de sus instalaciones. “Creen que vamos a convocar a marchar", afirma director de Mi Voz.

La Costeñísima, en Bluefields, y Mi Voz, en León, fueron asediadas este viernes 15 de marzo por miembros de la Policía Nacional, quienes militarizaron las calles del país ante el anuncio de una marcha nacional para este sábado.

“Varias patrullas de la Policía, con unos 30 antimotines llegaron abrir la radio, permanecieron por casi media hora y destruyeron varias cosas que teníamos en el jardín”, denuncia Álvaro Montalván, propietario y periodista de Radio Mi Voz. Él asegura que el asedio ocurre “porque el régimen cree que vamos a convocar a través del medio” a la marcha cívica organizada por la Unidad Nacional Azul y Blanco, para este sábado 16 de marzo, que ha sido “prohibida” por la dictadura de Daniel Ortega.

Los periodistas de Radio La Costeñísima denunciaron también a través de sus redes sociales el asedio de la Policía Nacional frente a las oficinas de la emisora. Bluefields se mantuvo tomada por oficiales, después del anuncio de una manifestación para exigir la libertad de los presos políticos.

No es la primera vez que estas radios son asediadas por la dictadura. El primero de marzo, Día Nacional del Periodista, policías de Bluefields rodearon por cuarenta minutos Radio La Costeñísima, donde se encontraban unos periodistas que conducían un programa especial sobre el panorama de la libertad de prensa en Nicaragua.

Montalván fue capturado a finales de octubre pasado y posteriormente liberado. Mientras estuvo detenido fue torturado, obligado a desnudarse y era “ofrecido como trofeo” a los demás reos en León.

El 23 de junio, el comunicador denunció que grupos paramilitares –tras la operación limpieza que tenía como fin quitar tranques y barricadas– destruyeron parcialmente Radio Mi Voz: quebraron el portón de entrada, destruyeron las antenas de transmisión y quemaron el vehículo del director.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend