Economía

Banco Central reduce la devaluación y fortalece el córdoba

A partir de febrero próximo, el deslizamiento del córdoba frente al dólar pasará del 2% al 1%

El Banco Central de Nicaragua informó este 23 de enero que su Consejo Directivo decidió establecer la tasa de deslizamiento del tipo de cambio del córdoba, la moneda nacional, con respecto al dólar estadounidense, de un 2% a un 1% anual, con el fin de ayudar a compensar los efectos de la inflación.

La nueva tasa, que se fija en medio de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde abril de 2018 y una alta inflación en el mundo, comenzará a aplicarse y publicarse en la tabla mensual del tipo de cambio oficial a partir del próximo 1 de febrero, indicó el banco emisor del Estado en una declaración.

Tercer ajuste del deslizamiento del dólar en Nicaragua

Es la tercera vez en los últimos cuatro años en que el Banco Central reduce la tasa de deslizamiento del tipo de cambio del córdoba con respecto al dólar.

En 2019 la redujo del 5% al 3%, y a partir del 1 de diciembre de 2020 del 3% al 2% anual. Es decir que en cuatro años ha habido una reducción de cuatro puntos porcentuales.

dólar nicaragua febrero

Desde 2004, el Banco Central mantuvo la tasa de deslizamiento de la moneda con respecto al dólar en un ajuste de 5% anual.

“Esta decisión se adopta en el contexto de un marco de política macroeconómica adecuada e indicadores macroeconómicos en crecimiento”, explicó el banco emisor del Estado.

La fuente destacó que la evolución económica y financiera presenta como resultados finanzas públicas estables, balanza de pagos financiada, estabilidad de las principales variables del sistema financiero, mejora en los niveles y en la cobertura de las reservas internacionales, y estabilidad monetaria y cambiaria.

Asimismo, que la consolidación de la estabilidad monetaria y cambiaria se refleja en que la brecha cambiaria en 2021 y 2022 no ha excedido del 0.5 % y hay suficiente fondeo de divisas.

Además, que en los dos últimos años el Banco Central no ha tenido demanda, sino más bien oferta de dólares, “por lo que, para satisfacer la mayor demanda por córdobas, ha comprado divisas para mantener el equilibrio monetario”, agregó.

“En medio de estas condiciones favorables, la reducción del deslizamiento ayudará a compensar en nuestra economía los efectos de la inflación internacional y reforzar la previsibilidad del tipo de cambio nominal, fortaleciendo así la estabilidad de la moneda nacional”, afirmó.

Quieren contener inflación con otro golpe al bolsillo

Fuentes que dominan los temas económicos de Nicaragua explicaron a CONFIDENCIAL que el objetivo del régimen con la reducción del deslizamiento es contener la devaluación. Sin embargo, no logrará ese objetivo porque las tasas de interés han subido en los bancos, ante una demanda de créditos, sobre todo préstamos personales, que estarían sirviendo para financiar a los nicaragüenses que se están yendo del país por la persecución política o la falta de oportunidades económicas.

Además, indicaron que la decisión afectará las exportaciones nicaragüenses porque, cuando hay devaluación, se genera más rentabilidad a las exportaciones, que reciben más córdobas por sus dólares, y eso ayuda a pagar las cuentas, empleos y demás gastos de producción. Sin embargo, con la reducción del deslizamiento habrá menor rentabilidad para el sector exportador.

Este fortalecimiento artificial del córdoba favorecería a los importadores, que necesitarán menos córdobas para pagar por los dólares que necesitan para pagar su mercadería.

Sin embargo, el impacto también se sentirá en las familias que reciben remesas de sus parientes en el extranjero, porque con la misma cantidad de dólares ahora recibirán menos córdobas.

Las fuentes añadieron que el córdoba se fortalece cuando hay una economía fuerte, generación sostenida de empleos formales o cuando el producto interno bruto del país (PIB) muestra un crecimiento de calidad, y no por remesas e importaciones, como ocurre en Nicaragua. También cuando la Inversión Extranjera Directa genera desarrollo, y no simple mantenimiento de inversiones existentes, que pagan salarios miserables, como ocurre bajo el Régimen de Zona Franca, por ejemplo.

Pese a que a nivel macro puede ser favorable, la medida también afectará a las pensiones que no tienen factor de aumento, y no resolverá el problema de devaluación, porque esta se debe a las ineficiencias de la economía.

Nicaragua espera que su producto interno bruto (PIB) crezca entre un 3.5 % y un 4.5 % en 2022, el segundo año consecutivo al alza después de tres años de cerrar con saldo rojo, con una inflación entre un 10% y un 11%, según el Banco Central. En 2023, el Gobierno de Nicaragua prevé un crecimiento de 3% a 4% de su economía, con una inflación de 5% a 6%.

No obstante, dos economistas entrevistados por CONFIDENCIAL dudan que se materialice el pronóstico del presidente del Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, quien prevé un crecimiento del producto interno bruto (PIB) de “entre un mínimo de 3% y un máximo de 4%” para 2023, mientras diversas entidades internacionales lo sitúan en alrededor de 2%.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend