Nación

Embajador de Alemania aboga por democracia en acto de bachillerato de nieta de Ortega y Murillo

Diplomático reconoce el papel de la juventud en la construcción de sociedades democráticas, y lamenta que muchos "pagan un alto precio por su lucha"

El embajador de Alemania en Nicaragua, Christoph Bundscherer, destacó la importancia de una sociedad libre y democrática en que “las personas no sean encarceladas por sus convicciones políticas”, durante su discurso en la cuadragésima graduación de bachilleres del Colegio Alemán Nicaragüense, realizada este viernes 3 de diciembre, en la que se graduó una nieta de la pareja presidencial, Daniel Ortega y Rosario Murillo. La joven asistió al acto junto a sus padres: Maurice Ortega Murillo y Blanca Díaz, la hija del director de la Policía Nacional, Francisco Díaz.

El diplomático aseguró que “todo país debería estar orgulloso de su juventud que participa en la vida política, que lucha por un futuro mejor para su país”, aunque lamentó que muchos de estos jóvenes, “pagan un alto precio por su lucha”.

“Deberíamos acompañar, al menos en nuestros pensamientos, a estas valientes personas”, expresó el embajador alemán en la ceremonia.

Maurice dirige Viva Nicaragua, canal 13, junto a sus hermanas Camila y Luciana Ortega Murillo. El canal de televisión forma parte de la batería de medios de comunicación adquiridos por la familia presidencial, parte de ellos con fondos públicos. Su esposa, Blanca, es hija del jefe de la Policía.

El comisionado Díaz y la Policía Nacional -como institución- fueron sancionados por Estados Unidos por violar derechos humanos en el contexto de la represión estatal que inició en 2018 y que, solo durante ese año, dejó más de 300 muertes, miles de heridos y centenares de presos políticos, en un intento del régimen de Daniel Ortega por sofocar las masivas protestas ciudadanas que demandaban su salida del poder. Desde entonces han salido decenas de miles de nicaragüense huyendo de la situación sociopolítica y del deterioro económico, incluyendo liderazgos políticos y civiles, y periodistas, todos perseguidos y amenazados con cárcel y muerte.

En Nicaragua persiste la grave crisis de violaciones a los derechos humanos cometidas por el actual régimen y denunciadas a nivel internacional. Desde mayo de este año, el régimen orteguista desató una nueva cacería contra opositores, líderes sociales, estudiantiles, periodistas y defensores de derechos humanos, incluidos siete aspirantes a la presidencia, sometiéndolos a torturas psicológicas  y aislamientos. Además, Ortega y Murillo han impuesto un estado policial de facto y conculcado las libertades cívicas para impedir cualquier tipo de manifestación crítica o de disenso.

El embajador Bundscherer destacó el valor de la tolerancia y, en el marco de la celebración del Día de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre, expresó que muchos jóvenes, como los ahora bachilleres, “defienden los valores que conforman una sociedad libre y democrática, libertad de expresión, libertad de religión, libertad de reunión, tolerancia hacia personas de otras religiones, de otra procedencia y con otras creencias políticas. Luchan por un mundo en el que las personas no sean encarceladas por sus convicciones políticas (…)”, expresó.

Maurice Ortega Murillo junto a su esposa, Blanca Díaz, en la graduación de secundaria de su hija, en el colegio Alemán Nicaragüense.  Foto: captura de video de la transmisión de la ceremonia en Facebook.

El embajador agregó que los jóvenes trabajan por sociedades en las que “la prensa pueda expresarse libremente, en el que personas con los mismos intereses puedan unirse libremente para formar organizaciones o partidos políticos, en el que los acusados tengan un juicio justo y no sean maltratados”, reflexionó el diplomático.

En el país existen más de 160 presos políticos que no son reconocidos por el régimen orteguista y cuyos familiares continúan demandando su libertad. Los medios independientes CONFIDENCIAL y 100% Noticias han sido cerrados, censurados y confiscados, mientras que el diario La Prensa fue ocupado arbitrariamente por la Policía, y su gerente detenido y acusado sin pruebas de lavado de dinero.

La niña que desfiló con la foto de su padre, reo político

En otro acto de graduación celebrado este sábado 4 de diciembre en Santo Domingo, Chontales, la hija del preso político Lázaro Ernesto Rivas Pérez desfiló y recibió su diploma de preescolar acompañada de su mamá y cargando la fotografía de su papá.

Rivas está preso desde julio de 2020 y fue condenado a siete años de prisión por el delito común de robo, en un intento por invisibilizar la razón política, dijo su hermano Ulises Rivas, desde el exilio.

Contó Ulises que su sobrina de cinco años ha sufrido mucho por la separación de su papá y lo recuerda a través de fotografías. Cada vez que hay visita en el centro penitenciario, la niña se despierta muy temprano para asistir, detalló el joven, también perseguido político y quien se conmovió mucho al verla desfilando con la foto en sus manos.

En el contexto sociopolítico de Nicaragua, varios hijos e hijas de víctimas mortales de la represión estatal o de presos políticos han cargado fotografías de sus familiares en actos de graduación. Lo mismo ha ocurrido con algunos casos de víctimas de la pandemia de covid-19.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend