Nación

Feministas mesoamericanas lamentan cancelación de oenegés defensoras de las mujeres

Anulación de personerías agrava situación de violencia que sufren las nicaragüenses ante desprotección del Estado. Van 27 femicidios entre enero y mayo

La Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos (IM-Defensoras) denunció que el Gobierno de Daniel Ortega ya acumula un total de 57 oenegés feministas o que trabajan en pro de los derechos de las mujeres canceladas desde 2018, lo cual agrava la situación de violencia que padecen las nicaragüenses víctimas de violencia de género.

“No nos cansaremos de reiterar el grave impacto que estas cancelaciones tienen sobre los derechos de las mujeres nicaragüenses, dejándolas en una situación de mayor vulnerabilidad y exposición a la violencia y a la vulneración de sus derechos fundamentales”, enfatizan en un comunicado.

Las feministas destacan que las estadísticas sobre femicidio han incrementado en los últimos años, solo en 2021 hubo 71 mujeres asesinadas en Nicaragua. Asimismo, hubo más de 8000 mujeres que denunciaron ante las autoridades nacionales haber sufrido violencia intrafamiliar y otras 5000 violencia sexual.

IM-Defensoras lamenta que en Nicaragua “miles de mujeres trabajan en maquilas de capital trasnacional bajo condiciones de explotación y extrema precariedad​​​​​ y donde la interrupción del embarazo está completamente penalizada desde 2006”.

Entre las asociaciones y oenegés canceladas hay iniciativas feministas con décadas de trabajo en Nicaragua, que apoyaban e informaban a las mujeres sobre sus derechos humanos y laborales. Una de ellas es el Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas María Elena Cuadra, que acompañaba a las mujeres de las maquilas; mientras otros colectivos brindaban albergues, información sobre violencia de género en zonas remotas del país como Asociación de Mujeres Adolescentes y Jóvenes caribeñas, cancelada el pasado 2 de junio.

Oenegés tenían más de 20 años de labor

“Reiteramos nuestro llamado a la comunidad internacional y a la solidaridad feminista para acuerpar a estas organizaciones, tomar consciencia de la gravedad de la situación que viven quienes defienden derechos humanos en Nicaragua y, de manera particular, quienes lo hacen desde el enfoque feminista y trabajando por los derechos de las mujeres”, señalan.

De las 284 personerías jurídicas que fueron canceladas entre mayo y los primeros dos días de junio, 24 eran colectivos, asociaciones y fundaciones que trabajaban en temas de violencia de géneros, según revela un análisis de CONFIDENCIAL, hecho a partir de una base de datos construida con los decretos legislativos y las resoluciones del Ministerio de Gobernación (Migob), publicadas en La Gaceta Diario Oficial.

Los datos también indican que el 58% de estas oenegés tenían entre 21 y 30 años de trabajar en Nicaragua; mientras un 29% tenían entre 11 y 20 años. Es decir, que en su larga trayectoria ayudaron a decenas de miles de mujeres sobrevivientes de violencia de género. Mientras, el Estado las ha desprotegido liberando a sus agresoras o minimizando sus denuncias.

Femicidios incrementaron desde 2018

En los últimos ocho años al menos 513 mujeres fueron asesinadas en Nicaragua, según datos del monitoreo hecho por Católicas por el Derecho a Decidir, que también revela un incremento en los femicidios desde 2018.

Según el reporte, ese año hubo 61 femicidios, diez más que en 2017, y para 2021 el saldo de mujeres víctimas de violencia de género fue de 71. Esto representa un incremento del 33%, mientras el régimen de Daniel Ortega incrementó los niveles de violencia social y política.

En 2022, el monitoreo de Católicas señala que han ocurrido al menos 27 femicidios, que incluyen las muertes de dos adolescentes. La mayoría de estas fallecieron a manos de sus parejas y exparejas.

“Los datos del observatorio siempre nos demuestran los altos niveles de impunidad, donde no existe la justicia, y no existen las investigaciones profundas. Al contrario, siempre existen excusas por parte de las autoridades”, expresaron las Católicas.

De este año, el mes que más femicidios hubo en Nicaragua fue marzo, que acumuló un total de ocho mujeres asesinadas. En abril hubo seis muertes más y en mayo cinco.

El último femicidio que se conoce públicamente fue el de Inés Luna, una anciana de 74 años, quien fue asesinada en su vivienda en Matagalpa. A una semana de su muerte, la Policía Nacional no ha logrado esclarecer el caso, no hay detenidos, ni sospechosos. Lo único seguro es que a la anciana, quien vivía sola, la golpearon y degollaron el martes 31 de mayo y su cuerpo fue encontrado hasta el siguiente día cuando los vecinos golpearon su puerta y ella ya no pudo abrir.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend