Emergencia Coronavirus

Más de 1300 muertes atribuibles a covid-19 entre enero y junio de 2022

Minsa solo reconoce 26 fallecidos por covid-19 en el primer semestre de 2022. Sobremortalidad en Nicaragua se eleva a 16 188 en 27 meses de pandemia

Entre enero y junio de 2022, hubo 1373 muertes atribuibles a covid-19 en Nicaragua, según el análisis de las cifras publicadas en la última actualización del Mapa de Salud hecha por el Ministerio de Salud (Minsa), aunque oficialmente la institución –bajo control del régimen orteguista– solo admite 26 muertes hasta junio de 2022, y 28 hasta el 12 de julio de este año, cuando reportó la última persona fallecida por la pandemia en el país.

El análisis revela que el Minsa oculta así más del 98% de las muertes atribuibles a covid-19 en este primer semestre del año, en un sostenido intento oficialista por ocultar el verdadero impacto de la pandemia, pese a la millonaria cooperación que los organismos multilaterales le han otorgado a través de préstamos y donaciones.

El cálculo de muertes atribuibles a la pandemia, realizado por CONFIDENCIAL, releva que la sobremortalidad en el país se eleva a 16 188 en 27 meses de pandemia, desde marzo de 2020 a junio de 2022. Un estudio previo, publicado en marzo pasado, analizó la sobremortalidad entre 2020 y  2021 y estimó que 14 815 personas fallecieron por covid-19 en esos dos años.

La estimación se basa en la metodología de exceso de mortalidad que calcula el número de fallecidos por todas las causas (hipertensión, diabetes, infartos, entre otras), utilizando como referencia los tres años previos a la pandemia y asocia el excedente a la covid-19. Esta metodología es ampliamente utilizada y validada por organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), universidades y médicos salubristas. Además, ha servido para medir el impacto del SAR-CoV-2 en diferentes países del mundo.

En su intento sostenido de ocultar el verdadero impacto de la pandemia en Nicaragua, el Minsa ha utilizado estas causas de “comorbilidad” para clasificar las muertes de pacientes con covid-19, como ha confirmado antes CONFIDENCIAL con la revisión de certificados de defunción.

Justifican infartos, diabetes e hipertensión

Este nuevo análisis de sobremortalidad toma en consideración las tres causas de muertes utilizadas por el Minsa en los dos años anteriores para ocultar el número real de fallecidos: infartos, diabetes e hipertensión.

Los nuevos hallazgos destacan un cambio en las causas de muertes. A diferencia de los dos años anteriores –cuando el Minsa también mostraba un exceso de fallecidos por neumonía– en el primer semestre de 2022 no se reporta ningún excedente, sino el previsto de 259 decesos por esta causa. 

El Minsa reporta que, entre enero y junio de 2022, hubo 9928 fallecidos en todo el país por 15 diferentes causas. Sin embargo, los infartos agudos de miocardio habrían provocado el mayor número de decesos. Por esta causa se reportan 2550 muertes, de las cuales 1020 serían atribuibles a covid-19.

Asimismo, se reportan 1210 muertes por diabetes, de las cuales 54 estarían relacionadas a la pandemia. Y hubo 769 fallecidos por crisis hipertensivas, de las cuales hay una sobremortalidad de 295. 

Otras de las causas de muertes que superan el promedio de decesos esperados son las malformaciones congénitas. En el primer semestre de 2022 hubo 190 más que las esperadas. Asimismo, hubo sobremortalidad de 140 por enfermedades del hígado. 

Las cifras del Minsa también revelan un incremento sostenido de suicidios en el país. En 2020, hubo 330 fallecidos por esta causa; en 2021 subió a 365, y en los primeros seis meses de 2022 ya han ocurrido 208. 

Pandemia en su etapa más baja

A diferencia de los primeros dos años de pandemia, en 2022 los números oficiales, aún por exceso de mortalidad, revelan que la covid-19 tiene un menor impacto. El primer análisis de sobremortalidad, en el primer año de pandemia, reveló que –entre el 11 de marzo y el 30 de junio de 2020– en Nicaragua murieron 4429 personas más que el promedio de los últimos tres años. 

Un estudio posterior elevó la cifra a 6756 en ese primer año y a 8058 en 2021, cuando Nicaragua fue golpeada por las variantes de preocupación, principalmente por la cepa delta.

Sin embargo, en 2022, cuando se reporta la circulación de la variante ómicron, el número de muertes ha sido menor, aunque no a los niveles que reporta el Minsa, pues la diferencia entre las 1373 muertes atribuibles a covid-19 y solamente los 26 fallecidos admitidos oficialmente, estaría ocultando 1347 muertes, es decir, el 98.1% de estas.

Del 4 de enero al 12 de julio de 2022, el Minsa únicamente admite 28 fallecidos por la pandemia, con solo una muerte por semana, como asegura desde octubre de 2020, pese a que estadísticamente eso es casi improbable.

En lo que va de 2022, la curva de contagios de covid-19 ha reportado pequeños picos epidémicos atribuibles a ómicron y sus sublinajes. Sin embargo, ha mostrado menos mortalidad, aunque el intento del régimen por minimizar la pandemia ha sido sostenido desde su inicio.

Actualmente, desde el 19 de julio de 2022, el Minsa ya no reporta ni un solo fallecido por covid-19. Los contagios también se han reducido, y en lo que va del año únicamente admite 1839 casos confirmados. 

Sin embargo, en Nicaragua los estudios de sobremortalidad han demostrado que en realidad hay más muertes que el total de 245 que el Minsa admite desde la aparición de SAR-CoV2. Además, estos análisis revelan que Nicaragua es el país de la región latinoamericana que tiene más diferencia entre las muertes reportadas y las estimadas por exceso de mortalidad. 

De hecho, un estudio global de sobremortalidad –realizado por la OMS, en mayo pasado– estimó que de 2020 a 2021 hubo entre 12 095 y 16 517 personas fallecidas por la pandemia en Nicaragua. El mismo análisis señaló que de ese mínimo de muertes atribuibles a la covid-19 (12 095), el 54.8% fueron hombres y el 45.1% mujeres. 


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend