Nación

Mendoza y Reyes iniciaron huelga de hambre por deterioro en la salud de sus hijas

Ambos presos políticos no han visto a sus hijas desde hace más de un año. Las niñas, menores de diez años, padecen ansiedad y dolores de cabeza

El encierro de los presos políticos Róger Reyes y Miguel Mendoza ha afectado directamente la salud de sus hijas, todas menores de diez años, por lo que el abogado y el cronista deportivo iniciaron una huelga de hambre en El Chipote, para que el régimen les permita verlas y así intentar que ellas mejoren.

“Las niñas (de tres y cinco años) constantemente se enferman y yo creo que es una manera de su cuerpo de decir: ‘tengo el sistema inmunológico deprimido porque siento la ausencia de mi papá’”, explica Fernanda Guevara, esposa de Reyes.

Margin Pozo, pareja de Mendoza, explicó que su hija —de nueve años— se ha enfermado con mayor frecuencia desde que el periodista fue arrestado, el pasado 21 de junio de 2021. Según la mamá, la niña padece de ansiedad, sufre de dolores de cabeza y en el último mes se ha enfermado hasta dos veces.

“El pediatra y el psicólogo coinciden en que esto se debe a tensión o a la parte emocional porque no tiene fiebre, no tiene ninguna infección que podamos asociarlo a estos dolores de cabeza. Estamos muy preocupados, como familiares de Miguel, por la salud de la niña, por la parte emocional”, lamenta.

Guevara y Pozo hablaron con el programa Esta Semana —que se transmite a través de YouTube y Facebook Live, por la censura del Gobierno— y explicaron la decisión de iniciar una huelga de hambre la expresaron los presos políticos a sus familiares durante la última visita. Para Mendoza y Reyes esta sería la medida extrema que tomarían ante las negativas de las autoridades a las peticiones de los reos de conciencia. La familia de estos teme que la salud de ellos se deteriore más debido a las malas condiciones en que se encuentran.

Con Reyes y Mendoza son cinco los presos políticos que han recurrido a la huelga de hambre desde agosto pasado. En esa condición estuvieron la activista Tamara Dávila y el periodista Miguel Mora, que suspendieron la medida tras conseguir ver a sus hijos.

La exguerrillera Dora María Téllez inició la semana pasada una huelga de hambre para demandar el cese del confinamiento solitario y las torturas a las que ha sido sometida por más de 15 meses en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

Preocupados por la salud de los presos políticos

Pozo comenta que está muy preocupada por la decisión que este tomó su pareja, por lo que ella le expresó que no pusiera en riesgo su salud, pero al saber que su hija sufre por su ausencia, él decidió sacrificarse. Mendoza es un paciente crónico y ha perdido más de 30 libras en El Chipote.

“Él (Mendoza) me mandó a decir con otros familiares de presos, que comparten celda con él, que si no dejaban que la niña lo viera antes del 19 de septiembre, él iba a tomar la decisión de iniciar una huelga de hambre. Cuando Miguel expresa algo lo cumple. Estamos muy angustiados sobre todo por, como todos pudieron constatar el 1 de septiembre, cómo se encuentra Miguel físicamente y de salud”, alerta Pozo.

Guevara indica que, en el caso de Reyes, la decisión era considerada desde hace mes. “Siento que Róger se vio entre la espada y la pared porque no le dejaron otra opción, más que realizar una huelga de hambre, para poder ver a sus hijas. En lo personal me preocupa mucho su salud física”.

Reyes ha presentado varios padecimientos físicos y psicológicos en prisión. Ha sufrido depresión, estrés, fuertes dolores de cabeza, estuvo en aislamiento y en huelga de hambre para demandar atención de salud mental, según los familiares.

En los últimos meses a Guevara le ha tocado lidiar con las preguntas de las menores sobre el paradero de su padre, principalmente en las fechas especiales. En junio pasado, que se celebró el Día del Padre en Nicaragua, fue una de las fechas difíciles para su hija mayor, quien asiste al preescolar y vio como los otros niños festejaban con sus padres.

Revela que, hasta hace tres semanas, las dos menores se enteraron que Reyes está preso porque quería evitarles dolor y preocupación. “Creo que ellas sienten mucha paz (de saber el paradero de su papá) porque no conocen todo el contexto detrás. Yo no puedo manejar esos temas con ellas porque al fin y al cabo son niñas. Mi trabajo como madre ha sido protegerlas lo más posible”.

Piden “al menos una llamada”

CONFIDENCIAL ha confirmado, con reportes de defensores de derechos humanos y familiares de los presos políticos, que al menos 18 menores de edad siguen sin ver o tener algún tipo de comunicación con sus padres, injustamente encarcelados desde 2021.

Uno de ellos es el hijo de Suyen Barahona, presidenta de la Unión Democrática Renovadora (Unamos), anteriormente llamado Movimiento Renovador Sandinista (MRS). El menor ha tenido que recordar a su mamá, a quien no ve desde hace más de 460 días, a través de fotografías y videos. El niño, de cinco años, pregunta por ella cada día y para su papá, César Dubois, es cada vez más difícil explicarle su ausencia.

“Ha dejado un enorme vacío. Ella (Suyen) es todo en la vida de él. Entonces, estos 467 días han sido muy terribles porque no hemos podido contar con ella, no hemos podido conversar, nos hemos podido verla, escuchar su risa. Mi hijo siempre pregunta por ella y los días pasan y es cada vez más difícil justificar esa ausencia”, confiesa Dubois a Esta Semana.

Familiares de Barahona pidieron el jueves pasado al Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, que le permitan a la presa política al menos una llamada por teléfono con su hijo.

“Están violentando no solamente los derechos de los presos políticas, sino también están los derechos de todos estos niños y niñas que están creciendo con ese vacío en sus vidas”, reclama el esposo.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend