Nación

Nicaragua solamente recibe la mitad de las vacunas compradas a Rusia y Cuba

El régimen orteguista pagó a sus dos aliados políticos más de 101.9 millones de dólares por la compra de 11.2 millones de vacunas contra la covid-19

El Gobierno de Daniel Ortega pagó más de 101.9 millones de dólares a sus aliados de Cuba y Rusia por vacunas contra la covid-19 para Nicaragua, pero no han llegado todos los lotes encargados de las 1.9 millones de vacunas Sputnik V, de Rusia, y las siete millones de vacunas Soberana 02, Soberana Plus y Abdalá, creadas en Cuba.

Ortega y Murillo pagaron a sus aliados políticos hasta un 50% más del costo de las vacunas AstraZeneca, a pesar de que las vacunas de Rusia y Cuba no están autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según un monitoreo de CONFIDENCIAL, sobre el arribo de vacunas contra la covid-19 —basado en las notas de prensa oficiales—, entre octubre y diciembre de 2021 llegaron al país 3 162 970 dosis de vacunas de Cuba, que representa el 45.1% de las dosis que se prometieron para inmunizar a la población pediátrica.

Lote de vacunas de Cuba no se ha completado

El anuncio de estas vacunas hecho por Rosario Murillo, esposa de Ortega, vocera y vicepresidenta del régimen, especificaba que el lote de siete millones se completaría en diciembre, pero no hubo más reportes del arribo de las vacunas. En enero de 2022, se conoció a través de la cuenta de Twitter del Instituto Finlay de Vacunas, creador de los biológicos Soberana 02 y Soberana Plus, que se había enviado un nuevo lote de vacunas, pero no detallaron a cuánto asciende la cantidad de dosis.

El Gobierno de Ortega tampoco publicó nota de prensa de agradecimiento como acostumbra hacer en cada arribo de vacunas. Desde entonces no ha habido ningún indicio de que se continuaron enviando más biológicos.

El régimen ha tratado con recelo toda la información relacionada a la pandemia, se desconocen los contratos de compra que ha hecho. Sin embargo, en un documento oficial del plan nacional de cobertura y adquisición de vacunas, presentado por el Gobierno al Banco Mundial (BM) —para acceder a un millonario préstamo—, se reveló que cada dosis cubana costó siete dólares, lo cual indica que la inversión asciende a 49 millones de dólares.

Ni Ortega ni Murillo han dicho en qué concepto llegaron estas vacunas, si fue compra o donación, como sí aclararon con las vacunas compradas a Rusia. Sin embargo, tras presentar este documento al BM se infiere que sí se pagaron, ya que las vacunas donadas aparecían sin precio.

Con las vacunas cubanas, el régimen esperaba inocular a 2.1 millones de niños y adolescentes, de entre tres y dieciocho años. Se desconoce si se alcanzó esta meta. Asimismo, qué pasará con los menores que no alcanzaron a completar su esquema de tres dosis tras suspenderse el envío de vacunas cubanas.

Con la llegada de vacunas pediátricas de Pfizer, donadas por Estados Unidos en julio pasado, el Minsa amplió las opciones de vacunación para menores y también detalló que estas se aplicarían a los niños que fueron vacunados con Soberana 02 y no completaron su esquema. Asimismo se conoció que el Minsa está vacunando a niños de tres a once años con las vacunas Sinopharm, que fueron donadas por China.

Ortega había prometido 1.9 millones de vacunas de Rusia

En 2021, el régimen de Ortega apostó la inmunización contra la covid-19 con las vacunas creadas en Rusia. En mayo de ese año, el hijo de la pareja presidencial, Laureano Ortega Murillo, recibió el primer cargamento con vacunas Sputnik V, y en la conferencia de prensa detalló que habían comprado 1.9 millones de este biológico, sin revelar cuánto se pagó.

Sin embargo, durante ese año a Nicaragua solo llegaron 726 000 dosis de Sputnik V, lo que representa un 38.2% de lo que se prometió. El último lote de vacunas arribó el 1 de noviembre de 2021 y desde entonces no se han recibido más biólogos de Rusia.

Se sabe a través del documento compartido al Banco Mundial, que cada dosis de Sputnik V costó 9.95 dólares y por 546 000 dosis, reportadas a esta institución multilateral, el país pagó 5.4 millones de dólares. A nivel mundial, varios países que concretaron contratos de compra con Rusia tuvieron retrasos en la entrega de este tipo de vacunas.

Nicaragua también recibió vacunas Sputnik Light, que son el primer componente de la Sputnik V porque a diferencia de los otros biológicos este usa dos fórmulas diferentes como primera y segunda dosis. En total, se recibieron 3 680 000 en octubre de 2021. Cada vacuna costó 12.90 dólares, casi tres veces más de lo pagado por las dosis AstraZeneca que se compraron en diciembre de ese año.

En septiembre de 2022, Nicaragua cumplió un año y medio desde que se inició el programa nacional de vacunación contra la covid-19. Durante este período el país acumuló 18.2 millones de vacunas de diez tipos, de estas 11.7 millones ya fueron aplicadas, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Con estas dosis, se habría vacunado con esquema completo al 85% de la población; mientras 90% ya tiene al menos una dosis.

Ahora apuesta por las vacunas chinas contra covid-19

Durante el primer año de vacunación, el régimen apostó a las vacunas rusas y cubanas al limitar las compras de otros tipos de biológicos que sí estaban aprobados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y costaban menos. Ahora el plan parece apostar por las vacunas chinas, donadas por su nuevo aliado político.

Esta semana, Murillo informó que en los próximos días llegará al país un lote de dos millones de vacunas Sinopharm. Con este lote, China acumularía tres millones de vacunas contra la covid-19 donadas a Nicaragua.

Las vacunas chinas se están administrando en la población adulta y en niños menores de tres a once años. Los primeros donativos llegaron al país en diciembre de 2021, cuando Ortega cortó relaciones con Taiwán para aliarse con China.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend