Nación

Vacunas rusas y cubanas salieron más caras: Ortega pagó USD 100 millones a sus aliados

Lo que revela el informe oficial al Banco Mundial: Régimen apostó por compra de vacunas rusas y cubanas, pero costaron el doble de otro tipo de vacunas

El régimen de Daniel Ortega pagó a sus aliados políticos de Rusia y Cuba más de 101.9 millones de dólares por la compra de 11.2 millones de vacunas contra la covid-19, que aún no están autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y costaron hasta un 50% más que las AstraZeneca adquiridas a través del Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Según un documento oficial del plan nacional de cobertura y adquisición de vacunas, presentado por el Gobierno al Banco Mundial –para acceder a un préstamo de 116 millones de dólares, aprobado el 23 de junio– Rusia vendió sus vacunas Sputnik a un costo de 5.5 dólares por unidad y las Sputnik Light –que son el primer componente de la Sputnik V– a 12.90 dólares.

Además de que ambas vacunas son más caras en comparación con AstraZeneca, el precio pagado por el régimen para adquirir la Sputnik Light es superior al indicado en el sitio web oficial de este biológico, que detalla un costo menor a los diez dólares. Así, el precio pagado por esta vacuna rusa es de 7.4 dólares más en comparación con los 5.50 dólares del costo de las vacunas AstraZeneca.

En total, el régimen compró 546 000 dosis de Sputnik V por 5.4 millones de dólares y 3 686 315 dosis de Sputnik Light por 47.5 millones de dólares, que suman 52.9 millones de dólares entregados a Rusia. El monto equivale a un 56% más de lo que habría pago por la misma cantidad de dosis de AstraZeneca, que es otra vacuna comprada por el régimen y que sí está aprobada por los organismos internacionales de Salud. 

En cuanto a las vacunas cubanas Soberana 02 y Abdalá, el régimen adquirió un total de siete millones de dosis a un costo unitario de siete dólares. El documento oficial no detalla el monto final pagado por el régimen, pero este ascendería a 49 millones de dólares si se multiplica el número de dosis por el costo de cada unidad.

Así, el monto total pagado a Rusia y Cuba por sus vacunas no aprobadas supera los 101.9 millones de dólares, del total de 108.8 millones utilizados para compra de vacunas. Los otros 6.89 millones de dólares corresponden a la compra de 1 252 800 dosis de AstraZeneca, adquiridas a 5.5 dólares al Fondo Rotatorio.

Estas compras, según el período del reporte, se realizaron entre febrero de 2021 y enero de 2022.

En diciembre de 2021, la vicepresidenta y vocera del régimen, Rosario Murillo, declaró en medios oficialistas que el régimen había recibido las 1 252 800 dosis de AstraZeneca, correspondiente a la primera entrega del 50% de la compra a través del Fondo Rotatorio de la OPS/OMS, por un monto de 15.8 millones de dólares.

Gobierno no rinde cuentas claras sobre vacunas

El régimen de Ortega no ha rendido cuentas sobre por qué prefirió comprar vacunas que no contaban con la aprobación de uso de emergencia de los organismos internacionales, a pesar de la molestia de la población nicaragüense que padeció escasez de vacunas gran parte de 2021. Tampoco ha detallado si hubo negociaciones que no se lograron concretar con otros productores.

En febrero, CONFIDENCIAL reveló que con el primer desembolso de 23.8 millones de dólares del préstamo de 100 millones de dólares aprobado por el Banco Centroamericano Integración Económica (BCIE) a Nicaragua, el régimen pagó las vacunas AstraZeneca y una parte de las Sputnik V.

Los datos revelados por el régimen al Banco Mundial también detallan que en el período de febrero de 2021 a enero de 2022, el régimen ha recibido un total de 7 338 000 de dosis donadas por diferentes países y grupos.

El plan de adquisición de vacunas detalla que hasta enero de 2022, Nicaragua ha dispuesto de 19.8 millones de dosis de diferentes tipos, entre estas: Covishield, AstraZeneca, Sputnik V y Light, Soberana 02, Abdalá, Janssen, Pfizer y Sinopharm. El 62.82% de estas corresponden a compras y el 37.1% restantes a donaciones.

Este número de dosis (entre compras y donaciones) es superior al registro de los reportes de medios oficialistas y canales oficiales, de los que CONFIEDENCIAL lleva un conteo detallado. Es decir que hay compras o donaciones que el Gobierno no ha reportado a la población, entre ellas el detalle de las compras a Rusia y Cuba.

Según un recuento de CONFIDENCIAL, basado en las notas de prensa publicadas en los medios oficialistas desde hace más de un año, entre el 23 de febrero de 2021 y el 24 de junio de 2022, el país ha recibido 16.3 millones de vacunas de nueve tipos de vacunas. Esto es más de tres millones de vacunas menos, a pesar de que incluye las donaciones de los últimos cinco meses, entre ellas la donación de 657 540 vacunas Pfizer donadas este mes de junio por Estados Unidos y otras 200 000 vacunas COVIran de parte del Gobierno de Irán.

BCIE donó 182 000 pruebas PCR, no solo las 26 000 anunciadas

El documento con datos oficiales compartidos por el régimen con el Banco Mundial también detalla que el Minsa recibió 182 000 pruebas PCR para el diagnóstico de la covid-19 de parte del BCIE, y no solo las 26 000 que se anunciaron públicamente en abril de 2020. 

En Nicaragua, solo una pequeña parte de la población ha tenido acceso a las “pruebas covid” porque en los hospitales y centros de salud, los médicos tienen una cantidad limitada de personas que pueden mandar a examinar. Según el último boletín epidemiológico del Minsa, hasta el 17 de mayo de 2022, habían procesado 196 380 pruebas PCR. 

A diferencia del resto de la región, donde los laboratorios privados fueron autorizados para realizar estos test, en Nicaragua solamente el Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia (CNDR) del Minsa es el autorizado para realizarlas a un costo de 150 dólares. En el documento no se detalla cuántas se han hecho por motivos de viaje y tampoco se conoce públicamente cuánto ha ganado el Gobierno a través de la venta de pruebas. 

En los informes de ejecución presupuestaria, el rubro “ingresos recibidos por venta de bienes y servicios” se refleja un incremento del 535% por “servicios y permisos de salud”, que estaría relacionado a las pruebas PCR.

Según el dato oficial, antes de la pandemia por este rubro se ingresaron a las arcas del Gobierno 130.66 millones de córdobas, en 2020 la suma fue de 188.08 millones de córdobas, equivalente a un aumento del 43.9%. Sin embargo, en 2021 se recaudaron 1193 millones de córdobas (más de 34 millones de dólares), que corresponde a seis veces más que el año anterior.

Para la realización de pruebas, Nicaragua ha recibido varias donaciones. La OPS también entregó kits de pruebas para coronavirus, según detalla el documento. Asimismo, el Gobierno de China-Taiwán, donó suministros y equipo médico que incluyen diez ventiladores, kits de pruebas rápidas y equipo de protección personal.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend