Nación

Ortega y Murillo exhiben a más presos políticos de El Chipote

Llevan a los juzgados a María del Socorro Oviedo, Violeta Granera, Miguel Mendoza, Pedro Mena, Freddy Navas, Yader Parajón y Alex Hernández

El régimen de Daniel Ortega presentó a los siete presos políticos que faltaban de un grupo de 27 que han permanecido en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), El Chipote, desde hace más de un año incomunicados, aislados y sometidos a raciones de hambre. A igual que las dos rondas anteriores, los medios de propaganda del régimen han difundido fotografías y videos de los reos de conciencia durante su participación en unas inventadas “audiencias informativas”, consideradas ilegales por abogados independientes.

Los presos políticos que el régimen presentó este jueves 1 de septiembre son María del Socorro Oviedo, defensora de derechos humanos; Violeta Granera, integrante del consejo político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB); el periodista deportivo Miguel Mendoza; los líderes campesinos Pedro Mena y Freddy Navas; el joven opositor Yader Parajón; y Alex Hernández, de la UNAB.

Con este último grupo se completan los 27 reos políticos condenados a penas de entre siete a trece años de cárcel por delitos de conspiración o lavado de dinero.

En las imágenes se pudo observar a los presos políticos que permanecen en El Chipote, infundados en la vestimenta azul de presidiarios, con apariencias físicas similares a las descritas por sus familiares con anterioridad, es decir bajos de pesos y demacrados.

Los familiares habían denunciado que las autoridades redujeron las raciones de alimentos en los últimos meses, lo que les provocó “más desnutrición y adelgazamiento extremo”.

Similar a lo sucedido el martes, la justicia orteguista argumentó la realización de “audiencia informativa” para justificar el traslado desde El Chipote hasta los Juzgados de Managua. Abogados y defensores de derechos humanos alertaron que el Código Procesal Penal (CPP) de Nicaragua no contempla la figura jurídica de “audiencias informativas”, por lo que su convocatoria y realización es “ilegal” y persigue fines “políticos”.

María Oviedo

La coordinadora del equipo especial jurídico de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), fue detenida el 29 de julio de 2021 y condenada a ocho años de cárcel por los supuestos delitos de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional” y “propagar noticias falsas”.

Oviedo había denunciado en varias ocasiones la violación a los derechos humanos de los reos de conciencia, y estaba a cargo de la defensa de los líderes campesinos detenidos semanas antes de su propio arresto.

La también exfiscal mencionó, durante su intervención en el juicio, las irregularidades de su proceso a cargo de la jueza orteguista Ulisa Tapia Silva, del Juzgado Décimo Tercero Distrito Penal de Juicio. Este jueves fue informada por el magistrado Octavio Rothschuh, presidente de la sala uno del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), que su caso está pendiente de ser remitido a la Corte Suprema de Justicia, que deberá emitir una sentencia al respecto, según medios del Gobierno.

Oviedo ha demandado, al igual que otros reos políticos, le permitan ver a sus hijos y el ingreso de un libro.

En enero pasado, sus familiares denunciaron ante la CPDH —organización cerrada por el régimen— que la abogada se encontraba “irreconocible” por los malos tratos a las que estaba sometida en prisión y los escasos diez minutos de sol cada semana.

Violeta Granera

Violeta Granera, de 70 años, está detenida en El Chipote desde el 8 de junio de 2021. Pese a su edad, sus problemas crónicos de presión alta, diabetes y un padecimiento coronario, no ha sido considerada para darle la casa por cárcel, al igual que otros presos políticos con similares condiciones.

Granera fue condenada a ocho años de prisión por el supuesto delito de conspiración para cometer menoscabo. El magistrado Rothschuh le informó que están a la espera de la contestación de agravios -perjuicios contra el preso político- por el Ministerio Público para que su caso sea enviado a la Corte.

Sus familiares han denunciado que su salud sigue deteriorándose en la cárcel, ha bajado de peso, persisten los problemas dentales que afectan la ingesta de alimentos y ha sido sometida a constantes interrogatorios.

Violeta Granera, integrante del consejo político de la UNAB. Foto: Tomada de Twitter

Miguel Mendoza

El periodista deportivo fue detenido el 21 de junio de 2021 y condenado a nueve años de prisión por supuesta “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional”. Sus familiares han demandado que el régimen de Ortega le permita ver a su pequeña hija, quien se ha visto afectada por la ausencia forzada de su padre. El magistrado Rothschuh le dijo este jueves que su expediente está pendiente de ser enviado a la Corte.

En la última visita, realizada del 26 al 28 de agosto, su esposa, Margin Pozo, denunció que la disminución en las porciones de comida que recibe en El Chipote afecta su salud. Mendoza padece diabetes e hipertensión, por lo que debe mantener una dieta pertinente y por el contrario, continúa bajando de peso.

“Me impactó muchísimo cuando lo vi porque está más delgado. No puedo precisar cuántas libras ha perdido porque nos comentó que no lo han llevado a la clínica y no sabe cuál es su peso exacto, sin embargo, físicamente se ve bastante delgado. Lamentablemente, desde la última visita que tuvimos, le disminuyeron las porciones de comida”, indicó.

Miguel Mendoza, periodista deportivo. Foto: Tomada de Twitter

Yader Parajón

El joven opositor fue detenido el 4 de septiembre de 2021, cuando intentaba salir del país por el puesto fronterizo con Honduras, El Guasaule. Fue acusado por la justicia orteguista de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional” y condenado a diez años de cárcel.  Este jueves, el presidente de la sala penal dos del TAM, Noel Pereira, le aseguró que su proceso judicial estaba en manos de la Corte Suprema de Justicia.

Parajón es hermano del nicaragüense asesinado en mayo de 2018, Jimmy Parajón, en el contexto de la Rebelión Cívica. Tanto su padre como él demandaron justicia por la muerte de su hermano, uniéndose a la Asociación Madres de Abril, pero la respuesta que recibieron del régimen fue asedio policial. Su padre resiste la muerte de un hijo y el encarcelamiento del otro.

Pedro Mena y Freddy Navas

Los líderes campesinos fueron arrestados junto al ex aspirante presidencial, Medardo Mairena, el 5 de julio de 2021. Mena y Navas fueron condenados a diez años de prisión por “conspiración”. Esta es la segunda vez que los tres integrantes del Movimiento Campesino se encuentran en prisión, ya que en 2018 fueron capturados y acusados por terrorismo, pero en 2019 fueron liberados producto de la Ley de Amnistía creada a medida del régimen de Ortega.

Sus familias han denunciado que al igual que otros reos políticos, los campesinos han bajado de peso y les preocupa su salud por las condiciones en las que se encuentran en El Chipote, donde en más de un año de reclusión apenas han recibido diez visitas.

El magistrado Rothschuh le aseguró a Mena que su caso estaba en apelación -sin especificar si ya fue remitido a la Corte-. En el caso de Navas, el presidente de la sala penal dos del TAM, Noel Pereira, sí le confirmó que su expediente ya estaba radicado en la Corte.

Alex Hernández

El integrante del consejo político de la UNAB fue capturado el 24 de agosto, acusado por “conspiración” y condenado a diez años de cárcel el pasado 1 de marzo. Esta es la segunda vez que Hernández se encuentra en prisión, ya que formó parte de los más de 300 reos de conciencia que el régimen orteguista mantuvo en prisión desde 2018 hasta que aprobó una Ley de Amnistía a su medida y liberó a la mayoría de presos políticos, incluido Hernández.

El magistrado Pereira informó a Hernández que su defensa había interpuesto el recurso extraordinario de casación y estaban esperando la respuesta a los agravios por parte del Ministerio Público.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend