Nación

Presos políticos en El Chipote con covid-19, problemas de la vista y hongos en la piel

Familiares urgen cambio de medida cautelar, de prisión preventiva a casa por cárcel, o que los trasladen a una cárcel regular 

Después de cincuenta días de incomunicación, finalmente el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo autorizó que los presos políticos —detenidos entre junio y noviembre de 2021— que guardan prisión en las celdas de El Chipote, tuvieran una sexta visita de sus familiares.  Los nuevos encuentros iniciaron el 17 de marzo y durante dos horas sus parientes pudieron constatar un posible brote de coronavirus en la prisión y la continuidad de las torturas en contra de los reos de conciencia.

Familiares del preso político Irving Larios denunciaron que su pariente pudo haberse contagiado de covid-19 durante la lectura de sentencia, el pasado 8 de marzo, pero las autoridades de la cárcel El Chipote nunca les informaron sobre lo ocurrido. Fue hasta este 19 de marzo, que les permitieron visitarlo, cuando se enteraron de la delicada situación de salud del reo de conciencia. 

Durante los seis días posteriores a la lectura de sentencia, Larios presentó todos los síntomas de la enfermedad de covid-19, estuvo aislado de los demás reos y fue tratado con: ivermectina y colchicina, dos fármacos utilizados por el Ministerio de Salud (Minsa) para tratar el coronavirus. Sin embargo, el médico que lo atendió no le dijo que enfermedad tenía.

“Al día de hoy él (Larios) ya está bien, pero dice que esos seis días fueron espantosos, incluso hubo dos días que no pudo ni comer porque tenía tanto ardor en la garganta que no podía tragar, llegó a tener una saturación (de oxígeno) de 87”, relató el familiar del preso político.  

Larios también sigue bajando de peso, hasta el punto que “ahorita está pesando 133 libras, cuando normalmente su peso andaba por las 165”, comentó su familiar. Además, sufre problemas de hipertensión y aguanta frío durante las noches, debido a que las autoridades del penal no le permiten tener ninguna frazada.

Los familiares de Larios, también, comentaron que lo vieron bien emocionalmente y  señalaron que el reo de conciencia les pidió que sigan demandando la liberación de los más de 170 presos políticos.

Los reos de conciencia que permanecen encerrados en El Chipote no tienen visitas periódicas, las últimas se dieron a finales de enero pasado. Organizaciones de la sociedad civil han denunciado que el régimen incumple la ley, ya que en el artículo 130 del reglamento de la Ley 473, Ley del Régimen Penitenciario y Ejecución de la Pena, se establece que la periodicidad de las visitas familiares y conyugales para los internos ubicados en los diferentes regímenes será de cada 21, 14 y ocho días.

Sospecha de coronavirus

Un caso similar al de Larios ocurrió con el preso político Pedro Vázquez, quien durante la visita de este fin de semana le expresó a su esposa Norma Vega, que estuvo internado —en un lugar no especificado— durante tres días. Sin embargo, las autoridades de la cárcel nunca comunicaron a su familia lo que estaba sucediendo.

“Me dijo que ha estado grave, que le dan medicamentos como para la gripe”, relató Vega. Sin embargo, valoró, “eso no era gripe”. Ya que entre las dolencias, los mareos y los otros síntomas, podría tratarse de “ómicron en El Chipote”.

Vega recordó que durante el juicio, realizado del 3 al 11 de marzo pasado, vio a su esposo “bastante deteriorado de salud, con un brazo morado, mareos, presión alta, dolor en las rodillas” y en una ocasión lo vio desvanecerse mientras era llevado al baño, “si no lo hubiesen agarrado los dos policías que llevaba a la orilla, él hubiera caído al piso”, comentó.

La mujer también comentó que el preso político ha perdido mucho peso, tiene problemas de colon y sufre de presión alta. “Yo lo que pido es que lo manden a casa por cárcel porque solo así lo voy a poder cuidar, me da miedo, me da temor que le vaya a suceder algo más grave, más ahora que me di cuenta que tiene problemas del intestino. Y exijo su libertad porque él es inocente”, subrayó.

Problemas de próstata y hongos en la piel

Los familiares del gerente general del diario La Prensa y actual preso político, Juan Lorenzo Holmann, relataron que durante su visita —el 19 de marzo pasado— percibieron que su pariente tiene una protuberancia en el abdomen, dolor en la ingle y hongos en sus manos y pies.

Estos nuevos padecimientos se suman a las enfermedades que Holmann ha desarrollado en la prisión como: una mancha oscura en su ojo derecho, deshidratación y debilidad generalizada. Además de los problemas cardíacos que sufría desde antes de ser encarcelado.

Holmann también habría dicho a sus parientes que en la celda, que comparte con el periodista Miguel Mendoza, apenas puede desplazarse y el lugar está lleno de moho. Situación que les ha causado hongos en la piel, pese a que ambos intentan limpiar las paredes con cloro y el hisopo del inodoro.

El juicio político contra Holmann está programado para este lunes a las 8: 00 a. m., y al igual que los otros presos políticos será juzgado en una sala de la cárcel El Chipote. 

Pérdida parcial de la vista

También el expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y actual preso político del régimen, José Adán Aguerri, sufre graves problemas de salud. Durante la visita de este fin de semana, sus familiares verificaron que experimenta pérdida parcial de la vista en su ojo izquierdo, otitis y migrañas permanentes.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), organización a la que pertenece Aguerri, urgió atención médica especializada para el reo de conciencia, ya que las condiciones precarias en que se encuentra encerrado han coadyuvado a su deterioro físico.

“Exigimos respeto a la dignidad humana de José Adán”, advirtió la ACJD en su cuenta de Twitter. Actualmente este preso político “pesa 135 libras y tiene un hongo en su espalda y pecho”, agregó la organización política a la que pertenecía Aguerri.

Dolor en el corazón y síntomas de ácido úrico

El estado de salud del cronista deportivo y actual preso político, Miguel Mendoza, también es delicado. Su esposa Margin Pozo relató que, durante el tiempo que transcurrió desde la última visita, su pariente ha sufrido dolores en el corazón y síntomas de ácido úrico que le imposibilitan caminar.   

“Él (Mendoza) ha pedido el ingreso de una almohada porque presenta mucho dolor en el cuello y la espalda, pero esto ha sido negado”, advirtió Pozo. “Ha presentado, también, pequeños dolores en el corazón y eso a nosotros, como familia, nos preocupa mucho porque, con este calor y al estar encerrado, podría darle algo peor”, lamentó.

Actualmente Mendoza está pesando 150 libras y “cuando él llegó a El Chipote pesaba 183”, relató la esposa del reo de conciencia. También “ha presentado síntomas de ácido úrico y se le concentra en los tobillos. Me dijo que hace como un mes no podía caminar porque le dolía mucho el pie”, agregó.

Pozo, además, aseguró que el reo de conciencia continúa siendo interrogado a pesar que ya fue condenado en un simulacro de juicio. “Pensábamos que esto ya se iba a acabar, pero lo continúan interrogando de manera constante. Sigue en una celda de castigo en condiciones críticas, con poca luz y mucho calor, imagínense en esta época que estamos”, subrayó.

Continúan los interrogatorios 

La familia del líder campesino y precandidato presidencial, Medardo Mairena, confirmó que el 18 de marzo pasado pudieron verlo en la cárcel El Chipote, donde —afirman— continúa recibiendo malos tratos y siendo interrogado constantemente a pesar que ya fue condenado en un juicio espurio.

“No podemos dejar de denunciar la continuidad de los interrogatorios, el poco acceso al sol y la continua pérdida de peso de nuestro hermano, que hasta el día de hoy ha perdido un total de 61 libras”, precisó la familia del preso político Medardo Mairena.

De igual forma, Ana Lucía Álvarez, hermana y sobrina de las presas políticas, Tamara Dávila y Ana Margarita Vijil, denunció que en El Chipote continúan interrogando a sus parientes y aplicándoles diferentes tipos de torturas.

“El aislamiento continúa”, advirtió Álvarez. “En el caso de Tamara es aislamiento extremo ya que se encuentra en una celda totalmente clausurada después de más de nueve meses” y Ana Margarita, “está en solitario y con una serie de medidas que le impiden la comunicación con personas que están en celdas cercanas a la suya”, detalló.

Para Álvarez el aislamiento prolongado a los presos políticos constituye “tortura agravada” y advirtió —al igual que otros familiares— que tiene “conocimiento de que hay brotes de covid-19 en El Chipote” y que “hay personas enfermas en este momento”. 

Reclama traslado a un penal

César Dubois, esposo de la expresidenta de Unamos y actual presa política, Suyen Barahona, reclamó la falta de periodicidad de las visitas en El Chipote y solicitó que, ahora que su pariente ha sido condenada en un juicio político, debería ser trasladada a un penal, pero las autoridades siguen sin informarles cómo será el “supuesto cumplimiento” de la condena.

Dubois, además, reiteró que la primera demanda que tienen como familia es la “libertad inmediata de los más de 170 presos políticos, no solo los del Chipote, sino los que están en otras cárceles del país, porque todos son inocentes, todos tienen que estar libres”.

Mientras tanto, “las visitas deberían ser con mucha mayor frecuencia, como establece la ley. No deberíamos esperar 50 días para poder verla y saber cómo está”, reclamó Dubois. Además, comentó que las personas que hacen visitas en El Chipote son revisadas exhaustivamente, obligados a quitarse la mascarilla y fotografiados constantemente.

Agregó que la entrega de paquetería también ha sido utilizada por los funcionarios del Chipote como un método de presión para los reos de conciencia, ya que conoció que cuando llevan productos de aseo personal, solicitados por sus parientes, “se los dan a las semanas después que se les han entregado, se está usando esto como una forma de chantaje”.

Actualmente Suyen continúa siendo interrogada y sigue perdiendo peso. Dubois calculó que pesa 110 libras, producto de la mala alimentación que recibe. 


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend