Share via

Tragedia en mayo: 19 migrantes nicas fallecieron en su intento por llegar a EE. UU.

Migrantes

Desde marzo han muerto al menos 35 nicaragüenses que intentaban llegar a EE. UU. La mitad de ellos falleció en mayo. Los cuerpos siguen apareciendo


Mayo de 2022 fue el mes en que más nicaragüenses fallecieron en su intento por migrar hacia los Estados Unidos. Según un monitoreo de CONFIDENCIAL, en ese mes murieron en accidentes de tránsito y en las aguas del Río Bravo 19 ciudadanos nicas. Sin embargo, la lista de migrantes que se ahogaron sigue creciendo porque todavía hay cuerpos sin identificar.

La organización Texas Nicaraguan Community, que en los últimos meses ha ayudado a encontrar y repatriar a los nicaragüenses fallecidos, informó que en la morgue de Laredo, Texas, todavía se encuentran cinco cuerpos de connacionales que ya fueron identificados, pero no han podido ser enviados por falta de recursos.

Asimismo, informan que hay otros 175 migrantes en esa morgue que no han sido identificados y podría incluir a más nicaragüenses.

“De los cinco cuerpos, solamente uno ha salido de la morgue para darle cristiana sepultura, según los datos del desempeño de nuestro consulado en Houston, Texas. Y hay muchas sospechas que haya más nicaragüenses en esa morgue en condición de no identificados. Esperamos que el Ministerio de Gobernación y Cancillería de Nicaragua, tome cartas en este asunto de las repatriaciones”, señalaron.

Desde marzo a julio de 2022, se ha reportado la muerte de 35 nicaragüenses fallecidos en su intento por llegar a EE. UU. Sin embargo, el 54.5% de estos murió en el mes de mayo.

Del total de fallecidos hubo 21 migrantes que murieron ahogados en el Río Bravo y nueve en accidentes de tránsito. Asimismo, hubo dos que murieron a causa de una estampida humana tras ser encerrados en un tráiler, incluyendo una mujer embarazada, y también hubo una nicaragüense que falleció de un infarto.

La cifra de nicaragüenses muertos se puede elevar hasta a 45 fallecidos, según datos de la Alianza Nicaragüense Americana de Derechos Humanos (Nahra, por sus siglas en inglés), que ofrece acompañamiento jurídico y asistencia social a los migrantes nicaragüenses que buscan refugio en EE. UU., según registros propios en abril identificaron 17 fallecidos, diez más que los rastreados por CONFIDENCIAL. Estas son los 18 connacionales que murieron en mayo. No de todos se tiene registros de sus historias.

Los nicaragüenses que murieron en mayo

Calixto Rojas Borda. Tenía 53 años y durante muchos años fue locutor en radio Metro Stereo y Radio Darío, en León. En 2018, se fue de Nicaragua rumbo a Belice, donde tenía familia, debido a las amenazas de parte de simpatizantes sandinistas. Sin embargo, su sueño era irse a EE. UU. para proveer a sus tres hijos, por eso en abril pasado emprendió el viaje, pero se ahogó en el Río Bravo.

Su muerte causó conmoción porque otros migrantes filmaron el momento en que se hundía en las aguas del río en presencia de la Guardia Nacional mexicana y de EE. UU., que no hicieron nada para rescatarlo. Calixto Rojas murió el primero de mayo de 2022 y su cuerpo llegó a Nicaragua nueve días después.

El niño José Torres Rodríguez. El menor de cuatro años falleció el 3 de mayo de 2022, después de permanecer varios días hospitalizado tras sufrir un accidente, el pasado 29 de abril. El niño viajaba junto a sus papás en la cabina de una camioneta cuando esta se estrelló contra un tráiler.

El papá del niño, Guillermo Torres Sánchez, falleció en el impacto y la mamá Ellen Rodríguez sobrevivió. Según contó la familia al diario La Prensa, partieron de Nicaragua el 9 de abril y en EE. UU. iban a ser recibidos por la madre de Torres.

Heidy Padilla Hernández. Falleció en un accidente de tránsito ocurrido en el estado mexicano de Tabasco. Era originaria de Mateare. La migrante nicaragüense falleció el martes 3 de mayo, tres días después de cumplir años, según se describe en su cuenta de Facebook.
Kevin Kenneth Blass Cardoza. Tenía 26 años y era originario de Managua. Su cuerpo desapareció la madrugada del 16 de mayo de 2022 y fue recuperado tres días después. Era comerciante del mercado Iván Montenegro.

Beyonce Nicole Ávila Estrada. Vivía en Ciudad Sandino, Managua. Tenía 18 años y murió el 14 de mayo a causa de un infarto. La joven terminó su bachillerato en diciembre de 2021 y este año decidió irse en busca de mejores oportunidades junto a otros familiares.

Según supo la familia, el viaje fue muy duro para ella y cuando esperaba un momento oportuno para cruzar a EE. UU. tuvo una descompensación de insulina y esto le detonó un infarto.

Irma Yaritza Huete Iglesia. La migrante nicaragüense tenía 25 años y viajaba junto a su hermano y su hija de cuatro años, quien se encuentra desaparecida desde hace dos meses. Los tres intentaron cruzar el Río Bravo, pero cuando iban llegando a la orilla, la niña y Huete fueron arrastradas por una corriente.

La joven trabajaba como empleada doméstica, pero tenía meses de no encontrar trabajo. Así que con ayuda de su esposo, quien ya había migrado, junto dinero para reunirse con él. Sin embargo, no lo consiguió.

Keythell Nazareth Borges Castellón. Tenía 20 años y era originaria de Jalapa, Nueva Segovia. Había culminado su bachillerato en 2017 y quería estudiar enfermería. Según contó su papá, Luis Enrique Borjas, no tenía trabajo formal y había decidido irse a EE. UU. para reencontrarse con su pareja, quien se fue en diciembre de 2021. La joven murió ahogada el 18 de mayo y dos días después se encontró su cuerpo.

Catalina del Socorro Luna Orozco. Vivía en Boaco y tenía 40 años. Su cuerpo fue arrastrado por las aguas del Río Bravo el 14 de mayo de 2020 y su familia pudo identificarla “por un distintivo particular en su pie izquierdo”, informó Texas Nicaraguan Community. Su familia pudo darle sepultura hasta en junio que fue repatriada.

Migrantes de una misma familia ahogados

Darling Francisca Rosales Ortiz. Tenía 32 años. Viajaba junto a su esposo y sus dos hijos, a quienes ambos llevaban en brazos cuando intentaron cruzar el Río Bravo. Sin embargo, Darling y su hijo de seis años fueron arrastrados por la corriente. El menor fue encontrado con vida de lado mexicano y pudo reunirse con su papá y su hermano en Estados Unidos, pues ellos sí lograron pasar el caudal.

Darling ya había migrado ilegalmente a Estados Unidos en el pasado, pero fue deportada. Según le comentó a su hermana melliza, Eveling Rosales, tenía temor de volver a intentarlo porque ahora era madre de dos niños.

Padre e hijo mueren ahogados. Melvin Zelaya, de 54 años, y su hijo Kevin Zelaya, de 22 años, murieron en las aguas del Río Bravo, el 26 de mayo de 2022. Eran originarios de Managua. El cuerpo del padre fue encontrado hasta en la segunda semana de julio de 2022, en una morgue de Laredo, Texas. Para entonces, su hijo ya había sido repatriado y sepultado en Nicaragua.

Iván Ramiro Rivera Velázquez. Se había graduado como abogado, tenía 32 años y era originario de Chinandega. Era papa de dos niñas, una de doce años y otra seis. Su esposa contó a Radio Darío, que antes de partir trabajaba vendiendo CD porque todavía no tenía su sello notarial y como lo que ganaba era muy poco decidió irse. Vendió su moto y con ese dinero partió.

Derbin Xavier Jiménez Valladares. Era originario de Macuelizo, Nueva Segovia, pero desde hace varios años vivía en Managua. Tenía 33 años y murió a causa de un accidente de tránsito. Según reportó Texas Nicaraguan Community, el 21 de mayo el vehículo en el que se transportaba junto a otros migrantes sufrió un accidente en Chiapas, México. A causa del incidente, cuatro personas fallecieron. Su cuerpo arribó a Nicaragua el 21 de junio de 2022.

Omar Alejandro Guevara Brenes. La última vez que su familia tuvo información de él fue el 26 de mayo de 2022, cuando estaba a punto de cruzar el Río Bravo para llegar a EE. UU. Volvieron a saber de él hasta mediados de junio, cuando la organización Texas Nicaraguan Community se contactó con ellos y les informó que habían encontrado un cuerpo con sus características.

De él se sabe muy poco, la única información que se dispone es que era originario de Masaya. Su cuerpo llegó el primero de julio de 2022, junto a dos connacionales más que murieron en su intento por llegar a suelo estadounidense, entre ellos: el cuerpo de Néstor Adolfo Rodríguez Avilés, quien falleció de un infarto en el trayecto hacia Estados Unidos.

Los nicaragüenses que no han podido repatriarse

Carelia del Carmen Velásquez Selles. Su familia perdió contacto con ella el 24 de mayo de 2022 y fue hasta 33 días después que lograron identificar su cuerpo en una morgue de Laredo, Texas. Carelia tenía 54 años y era originaria de Estelí. Su cuerpo no ha podido ser repatriado a Nicaragua.

Kelvin Antonio Tórrez Medina. Tenía 31 años y era originario de Mateare. Intentó cruzar el Río Bravo el 21 de mayo de 2022, pero fue arrastrado por una corriente. Su cuerpo fue encontrado días después en una morgue de Texas y su familia inició una recolecta para repatriarlo, pero según confirmó la organización Texas Nicaraguan Community todavía no ha podido ser enviado a Nicaragua.

José Antonio García Ramírez. Su cuerpo fue identificado el cinco de julio de 2022, murió ahogada en el Río Bravo el 26 de mayo. La familia de García supo que el cuerpo fue encontrado en una morgue por autoridades del Ministerio de Gobernación de Nicaragua. Pero este no ha podido ser enviado a Nicaragua para darle sepultura.

“Las gestiones de repatriación de cuerpos del lado de Texas están lentas y es un proceso tardado y muy burocrático, donde tiene que intervenir por jurisdicción en el consulado de Houston, Texas. Hasta el momento, ha sido una entidad poco accesible, dando como resultado que los cuerpos pasen en la morgue, aún ya identificados, mucho tiempo por falta de gestión de las autoridades nicaragüenses”, explicó Texas Nicaraguan Community.

Lester Sotero Castillo Jarquín. Desapareció el 26 de mayo de 2022 cuando intentaba atravesar el Río Bravo, pero fue hasta el 18 de julio que su cuerpo fue identificado en la morgue de Laredo, Texas. Tenía 28 años. Se desconoce más información sobre él.

Según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, la cantidad de nicaragüenses que migraron de forma irregular a EE. UU. durante el 2021 fue de 87 575, que es 25 veces más que el año anterior, y en el primer semestre de 2022 se contabilizan 84 055 migrantes nicaragüenses. El mes que más migración ilegal hubo fue mayo con 19 080 aprehensiones en la frontera, ese también fue el mes que más muertes de connacionales se reportan.

 


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Share via
Send this to a friend