Política

Rosario Murillo: “Hugo Rodríguez no será admitido bajo ninguna circunstancia”

El régimen reitera su rechazo a embajador de EE. UU. en Nicaragua, quien fue ratificado por el Senado. Manuel Orozco denuncia "talibanización” del país

La vicepresidenta Rosario Murillo sostuvo este viernes 30 de septiembre que el embajador estadounidense Hugo F. Rodríguez “no será admitido bajo ninguna circunstancia en nuestra Nicaragua libre”, luego que el Senado lo confirmó para el cargo en franco desafío a la dictadura sandinista.

“Lo tienen claro los señores imperialistas, aquí no entra Rodríguez”, reiteró. A finales de julio pasado, el régimen rechazó públicamente al diplomático bajo acusaciones de injerencismo. Murillo, al ratificar su decisión, calificó como insólita la postulación y  dijo que él es un “exponente de las peores formas de una ofensiva e irreverente modalidad de relaciones entre Estados que contraviene desde sus mismos inicios la convención de Viena” .

Según la página oficial del Capitolio, la decisión de los senadores fue tomada por “voto de voz” en una audiencia en que los legisladores confirmaron igual a los representantes de Estados Unidos en Belice, Kirguistán y Panamá: Michelle Kwan, Lesslie Viguerie y Mari Carmen Aponte, respectivamente.

Murillo leyó una nota del Ministerio de Relaciones Exteriores firmada por el canciller Denis Moncada, en que dicen que Rodríguez es “injerencista insigne, irrespetuoso y nada diplomático funcionario, acreditado ofensivamente como representante de ese Gobierno (de Estados Unidos) en nuestra bendita, soberana y libre Nicaragua”.

La decisión  estadounidense ocurre en un momento de tensión de las relaciones diplomáticas entre ambos países, agudizadas por la posición de Ortega que acusa sin evidencia a Estados Unidos de financiar un golpe de Estado en 2018 para evitar responder a las violaciones de derechos humanos, mientras mantiene a 205 presos políticos en condiciones de aislamiento y sometidos a tratos crueles.

El 28 de septiembre pasado, Ortega atacó al subsecretario para el hemisferio occidental, Brian Nichols, quien ha demandado la libertad de los reos de conciencia, y lo calificó en el acto del aniversario 43 de la Policía como “perro bulldog”.

“Lo han puesto a ladrar. Ladra contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, en eso han puesto al pobre negro, —como que fue bien escogido— tiene rostro de perro bulldog, ladrando”, dijo Ortega, junto a los jefes de la Policía y el Ejército, el primer comisionado Francisco Díaz y el general Julio César Avilés.

Según el politólogo nicaragüense Manuel Orozco, de Diálogo Interamericano en Washington, la confirmación es parte del proceso legal y protocolario para ubicar a los representantes de Estados Unidos en el mundo, y lo que se espera teóricamente de parte del Estado receptor es una nota de acuerdo o plácet.

El exdiputado Eliseo Núñez agrega que con la confirmación de Senado se está cumpliendo un procedimiento, con el cual justificar cualquier acción posterior en reacción a lo que la dictadura está haciendo al embajador, y explica que, una vez confirmado por el Senado, Rodríguez no sólo es ya el candidato de Biden, “sino del Estado” en su conjunto.

En julio pasado, cuando Rodríguez—nominado entonces por el presidente Joseph Biden— acudió al Senado para una audiencia precisamente sobre su confirmación, el canciller Denis Moncada Colindres anunció que “le retiraban el beneplácito concedido”, luego de calificar las declaraciones del diplomático como “injerencistas e irrespetuosas”.

Rodríguez dijo entonces que se comprometía a trabajar con el Congreso, colegas interinstitucionales y socios internacionales para presionar por “por el retorno a la democracia, el respeto de los derechos humanos y la libertad de los presos políticos en Nicaragua”, lo que causó la molestia de la dictadura de Ortega.

“No hay realmente una esperanza de que Ortega vaya a aceptar a este embajador”, agregó Núñez, minutos antes que se conocieran las declaraciones de Murillo.

Orozco denuncia “talibanización” de Nicaragua

“Aunque Nicaragua formalmente no ha negado el plácet a Rodríguez, ha creado incertidumbre toda vez que lo había declarado informalmente como inaceptable, e informalmente declaró non grata a la representación de la Unión Europea.  Toda incertidumbre es consistente con la talibanización de la que el régimen ha sumido a Nicaragua, que incluye represión, coerción y violencia hacia adentro, criminalización de la democracia y aislamiento internacional”, agregó Orozco.

Orozco se refirió a la expulsión de facto de la embajadora de la Unión Europea, Bettina Muscheidt, la que fue comunicada verbalmente el miércoles 28 de septiembre y que será efectiva el sábado entrante, según fuentes del Parlamento Europeo.

Si se concreta el rechazo al embajador Rodríguez, como parece indicar la declaración de Murillo, el politólogo Orozco dijo que es posible que Estados Unidos aplique una medida recíproca contra Nicaragua. Sin embargo, consideró que se debe tomar en cuenta que la presencia diplomática estadounidense en Nicaragua es de importancia también para el régimen.

“Nicaragua tiene una fuerte dependencia comercial con Estados Unidos, en donde 60% de las exportaciones a Estados Unidos provienen de la zona franca de empresas americanas.  No reconocer al embajador, tendrá un efecto sobre la inversión de la zona franca”, explicó el politólogo.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend