Economía

Cámaras del Cosep refutan a César Zamora sobre “diálogo” con el Gobierno

Directivos de dos cámaras aclaran que solamente hay “reuniones técnicas” para hacer gestiones ordinarias, "no es un diálogo, y menos político”

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), César Zamora, afirmó en Noticias 12, del Canal 12, la existencia de un mecanismo de diálogo entre las cámaras del sector privado y el Gobierno de Nicaragua, en el que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), funciona como “facilitador”.

Zamora abogó por “hacer esfuerzos para tender puentes de comunicación, entendimiento y generosidad”, porque a estas alturas, “el país requiere más pláticas que gritos… y sabernos perdonar”. 

El presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), llegó al liderazgo de la gremial empresarial, luego que en octubre de 2021, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo encarcelara a Michael Healy y Álvaro Vargas, a la sazón presidente y vicepresidente del Cosep, cuyo arresto “nos duele, pero estamos apoyando a sus familias”, dijo Zamora.

Con ellos, hay más de 180 presos políticos que sufren duras condiciones carcelarias, al punto que el representante de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), en América Central, Alberto Brunori, ha pedido al Gobierno de Ortega abrir la cárcel de El Chipote, al escrutinio internacional.

Sin embargo, en su entrevista Zamora omitió referirse a la ilegalidad y el castigo contra los presos políticos.

Lo que sí relató, es que las cámaras asociadas a la entidad gremial “tienen, hoy, diálogo con las autoridades, y está en sus agendas ir resolviendo esos temas. Parte de la discusión con el BCIE, es ver esos temas de manera corporativa”, aunque el Cosep como cúpula todavía no se ha sentado a discutir esa iniciativa, “pero ya hay establecidos canales de comunicación entre las cámaras y el Gobierno para ir resolviendo los temas que afectan el quehacer de las empresas”, relató.

Directivos de dos cámaras afiliadas al Cosep, que hablaron con CONFIDENCIAL bajo condición de anonimato, explicaron que lo que hay son conversaciones técnicas con funcionarios de Gobierno para hacer gestiones que permitan resolver problemas puntuales, pero no un diálogo en rigor, y menos uno de tipo político.

“No hay diálogo entre las cámaras y el Gobierno, y menos entre Cosep y el Gobierno. Lo que César quiso decir, es que las cámaras, igual que las empresas, hacen gestiones con las instituciones de Gobierno, pero son trámites y procedimientos ordinarios. No es un diálogo, ni es con las autoridades superiores”, explicó el miembro del consejo directivo del Cosep.

“No estamos en un diálogo con el Gobierno, y menos teniendo reuniones tripartitas en las que esté el BCIE. Lo que sí tenemos son consultas con nuestras contrapartes en el Gobierno, para avanzar en temas funcionales que nos permitan seguir trabajando”, detalló por su parte una fuente empresarial que forma parte de la directiva de una cámara que impulsa al sector de la construcción.

Un miembro del consejo directivo del Cosep, que ofreció declaraciones a CONFIDENCIAL, desde la seguridad del anonimato, precisó que “César habló de ‘perdonar’, pero perdón no significa olvido, y él nunca dijo que teníamos que olvidar”.

“Reuniones técnicas”, no diálogo político

Zamora explicó que “no es que el BCIE está intermediando: es un facilitador”, y tuvo “el valor de ponerse en el ruedo en una situación difícil”, recordando que Nicaragua es “una sociedad sumamente polarizada, y esto tiene que pasar a ser algo más constructivo para que todos podamos tener un posicionamiento sobre las soluciones del país”.

Vamos a ver qué sucede. Lo que no podemos hacer es desaprovechar la oportunidad de ver qué es lo que nos está ‘chimando’, y plantearlo con honestidad, viendo qué hacemos para que la productividad del país mejore, para que todos los nicas seamos parte de la solución, y buscar mecanismos de diálogo y entendimiento, y poder platicar”.

Zamora dijo que “no podemos vivir permanentemente en confrontación, y para el tema económico requerimos de honestidad, de sabernos perdonar, y saber enfrentar el futuro con conocimiento de causa”.

“El diálogo es un planteamiento que no se descarta”, dijo otro directivo del Cosep. “Lo que pasa es que se sataniza, porque el régimen lo está usando para ganar tiempo y ‘darnos vuelta’, pero el Cosep plantea un diálogo responsable, honesto, y en el que se cumplan los acuerdos. El diálogo no debe verse como una capitulación o como que alguien se vendió”, pidió.

Este directivo insistió en que “no hay un diálogo que esté siendo orquestado con el BCIE, pero si alguien te invita a una ‘fiesta’ donde está la otra parte, pues habrá conversaciones”, resaltando que el BCIE y algunas cámaras iban a reunirse para ampliar la presentación que el Banco les hizo, porque los gremios están interesados en la millonaria cartera de esa entidad crediticia internacional.

La Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur), tiene altas expectativas de sus reuniones con el Banco Centroamericano, que desde hace más de un año aprobó un préstamo de 171.7 millones de dólares para financiar 18 600 viviendas en Nicaragua, pero Dante Mossi, titular de la entidad regional, extendió el plazo para desembolsar los recursos.

Dos exintegrantes de la directiva del Cosep, dijeron a CONFIDENCIAL, que el tema de las reuniones no es igual para todas las cámaras, señalando como ejemplo que la Cámara de la Construcción acudió a la reunión con Mossi en la sede del BCIE en Managua, pero no han vuelto a reunirse con él, ni con nadie de su personal.

Del mismo modo, señalaron que otras, como la Cámara de Comercio, sí se ha reunido, tanto con funcionarios de Gobierno, (para resolver problemas operativos, como corresponde a su naturaleza de entidad gremial), como con el BCIE, para explorar opciones de financiamiento, descartando que ninguna de esas iniciativas se corresponda con algún tipo de diálogo en sí.

Las dificultades económicas

Al presentar su visión sobre el estado de la economía nicaragüense, Zamora admitió que el país tiene enormes retos, y que el crecimiento de 10.3% observado en 2021, dejó ‘ganadores’, como los exportadores, que tuvieron incrementos sustanciales en sus rendimientos. “En el mercado interno es donde tenemos grandes retos para el futuro”, lo que plantea el desafío de “hablar con franqueza sobre los retos económicos del país. Nuestra prioridad es manejar los temas económicos de nuestras cámaras con sinceridad y transparencia”, señaló.

Sugirió analizar cómo amortiguar el ‘golpe externo’, que representa el alto costo de los combustibles, o las dificultades existentes para poder transportar los bienes y servicios de la economía mundial, reconociendo que esto “es un reto para el país, y una enorme oportunidad”, porque Canadá y Estados Unidos buscarán “en lugares más cercanos” materias primas para sus industrias.

Esto genera “muchas posibilidades” para que se instalen empresas en Nicaragua -y en toda Centroamérica- cuyo objetivo básico sea surtir a los enormes mercados norteamericanos, sustituyendo la materia prima que ellos compran en China e India. “Tenemos esa ventaja, y tenemos la enorme responsabilidad de actuar con honestidad y transparencia, a través de diálogos francos con las autoridades, para vislumbrar un futuro para todos”, insistió Zamora.

“Al sector privado le preocupa mucho la salida de nicas al exterior, porque por lo general, se va la gente más valiosa, y eso es un enorme reto para la economía y para la mano de obra del país. Son temas que tenemos que abordar con responsabilidad, sin politizarlos, sino que buscándole una salida de consenso”, añadió.

Zamora también instó a trabajar para fortalecer al sector energético del país, lo que incluye lograr que las tarifas por el servicio sean más atractivas para los consumidores, en especial al recordar cómo está creciendo la cobertura eléctrica del país, y que el 65% de la energía servida este año, tuvo su origen en fuentes renovables.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend