Nación

Policía del régimen secuestra a la opositora Karla Vega en Carazo

“Nos patearon la puerta y entraron con odio (...) Desde que la sacaron de su casa la iban golpeando”, denuncia un familiar de la ciudadana

A las cinco de la mañana de este sábado, 05 de noviembre de 2022, la Policía Nacional arrestó ilegalmente a la opositora Karla Vega, originaria de El Rosario, departamento de Carazo. Según denunció su familia en redes sociales, los antimotines ingresaron a su vivienda con violencia y la golpearon.

“Nos patearon la puerta y entraron con odio. La montaron (a la camioneta). Eran alrededor de diez antimotines. Su integridad física y su vida está en peligro porque desde que la sacaron de su casa la iban golpeando”, relató una familiar de Vega.

Indicó que los oficiales no les presentaron ninguna orden de detención. En la vivienda solo habían mujeres y niñas.

“La sacaron a la fuerza y ella estaba en camisón, en pijama, despeinada, casi dormida y alrededor de diez antimotines, más o menos, la subieron a la fuerza a la patrulla”, aseguró la familiar.

Antimotines la asediaron desde el viernes

Familiares comentaron a CONFIDENCIAL, que Vega acostumbraba sentarse en una banca de cemento, ubicada afuera de su casa, y que el viernes pasado estaba allí, junto a unas amistades, cuando llegó una patrulla a acosarla.

“La patrulla vino y se parqueó afuera de casa. Ella se metió y a las ocho de la noche ya estábamos encerradas. Los vecinos nos dijeron que estuvieron toda la noche fuera de casa, alrededor de unos 15 antimotines con tres patrullas rodeando la casa”, relató un familiar.

Fue hasta el amanecer de este sábado que comenzó el operativo para detenerla. Primero patearon el portón principal de la casa y después entraron con violencia y amenazas. “Nos asustamos mucho y supimos de inmediato que eran ellos. Y al ver la puerta de la sala cerrada amenazaron: ‘si no abren la puerta, les pegamos dos balazos’, a lo cual se accedió”, explican.

Los antimotines entraron directo al cuarto de la opositora. Una hija de Vega les preguntó a los oficiales por qué se la llevaban y uno de los policías le dio un manotazo en el brazo y le gritó: “quítate chavala hijueputa”.

La familia de Vega conoció que se encuentra detenida en la delegación departamental de Jinotepe, Carazo y que está en proceso de investigación. Ellos exigen su libertad inmediata.

Asedio data desde 2018

Vega “es opositora, pero no delincuente”, según la familiar. La ciudadana es asediada desde julio de 2018, cuando ocurrió la operación limpieza en Carazo. A raíz del acoso uno de sus hijos se exilió.

“El último asedio fuerte ocurrió el Jueves Santo de este año (2022); vinieron con patrullas y caninos. Ese día le advirtieron que ‘todo lo que pasara en El Rosario iba a ser la culpable y que vendrían por ella. Desde esa vez, policías civiles rondaban la casa en carro, camionetas y motos”, detalló un familiar.

Subrayó que, hace un mes, le enviaron un mensaje a Vega que decía “vamos con todo”. Ante esa situación, ella decidió no hablar más sobre la situación política del país, para evitar mayores represalias.

Karla tiene 43 años, padece hipertensión y trombosis vascular en la pierna derecha. No tiene hijos menores de edad, pero cuida a su mamá que es una persona de la tercera edad.

Otras detenciones previo a las votaciones

Las detenciones de opositores, en un contexto electoral, es una vieja práctica del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Previo y después de la “farsa electoral” de noviembre de 2021 fueron detenidos varios nicaragüenses, entre ellos Evelyn Pinto, Nidia Barbosa, Harry Chávez, Donald Alvarenga y Muammar Vado. Todos fueron enjuiciados ilegalmente por supuesta conspiración” y “ciberdelitos”.

A mediados de 2021, fueron arrestados seis precandidatos presidenciales. Entre estos: Félix Maradiaga, Cristiana Chamorro, Miguel Mora, Arturo Cruz, Medardo Mairena, Juan Sebastián Chamorro. Así como líderes de oposición, periodistas y empresarios.

Previo a estas votaciones municipales, que se realizarán este domingo 06 de noviembre, el régimen detuvo a  dos integrantes de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), Mildred Rayo y Miguel Flores. Estos fueron detenidos por el Ejército de Nicaragua.

Según un comunicado de AUN, al momento de la detención los jóvenes circulaban cerca del río Sapoá, en el municipio de Cárdenas, departamento de Rivas, fronterizo con Costa Rica, y se dirigían hacia Managua.

Desde junio, el régimen agudizó las detenciones de ciudadanos y de opositores. Según un monitoreo de CONFIDENCIAL, hasta mediados de octubre el régimen sumó 26 presos políticos. Entre estos cinco integrantes o exmiembros de la opositora Unión Democrática Renovadora (Unamos, antes MRS), monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa y administrador de la Diócesis de Estelí, cinco sacerdotes, cinco familiares de perseguidos políticos, dos trabajadores del diario La Prensa y el exgerente general del desaparecido El Nuevo Diario.

Desde 2018, el régimen acumula más de 200 personas encarceladas por motivos políticos en Nicaragua. Entre ellos hay ciudadanos que fueron liberados por amnistía y después los volvieron a detener. Entre ellos: Miguel Mora, Yubrank Suazo, entre otros.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend