Nación

Policía ocupa instalaciones de oenegés Tuktan Sirpi y “La Cuculmeca” en Jinotega

Ambas organizaciones trabajaban con niñas, niños y adolescentes; también ejecutaban proyectos de desarrollo social

La Policía del régimen de Daniel Ortega ocupó este viernes 17 de junio, en Jinotega (en el norte del país) las instalaciones de la Asociación Infantil de Niños y Niñas Trabajadores “Tuktan Sirpi”, y la Asociación de Educación y Comunicación “La Cuculmeca”, quince días después de incluirlas en una lista de 96 oenegés a las que el Parlamento canceló su personería jurídica, el pasado 2 de junio.

La ocupación implicó el cierre de radio Estéreo Libre –con frecuencia 95.3 F.M.– que nació en 1991 por iniciativa de un grupo de comunicadores, pero desde el 2005 trabajaba bajo una alianza con la oenegé Tuktan Sirpi, para “potenciar la emisora como una herramienta importante en la promoción y defensa de los derechos de la niñez, la adolescencia, la juventud, la lucha contra la violencia y el respeto al medioambiente…”, se lee en el sitio web de la emisora.

Una fuente ligada a Tuktan Sirpi, aseguró bajo anonimato, que los oficiales llegaron con buena actitud la mañana del viernes a las oficinas de la oenegé, donde también funcionaba la radio. Estaban alrededor de cuatro personas, que lograron salir con sus pertenencias y sin inconvenientes. Desde ese mismo día, se orientó el cierre de la emisora sin que la dirección ahondara en mayor justificación.

Mientras tanto, en “La Cuculmeca”, otra fuente cercana a la organización, aseguró que el viernes se entregaron las oficinas; y desde esa fecha, “no puede entrar ningún técnico” a las instalaciones.

En un video en poder de CONFIDENCIAL, grabado el pasado viernes, se observa a una patrulla y dos agentes antimotines custodiando la entrada de “La Cuculmeca”. Este lunes, fuentes confirmaron que agentes de la Policía permanecían afuera de las sedes de ambas oenegés, a las que nadie tiene acceso.

Mediante una publicación en redes sociales, la organización Tuktan Sirpi, señaló que el viernes fue la entrega oficial de sus bienes a la Policía. “Hoy oficialmente entregamos a las autoridades los recursos de estas dos organizaciones que trabajamos de la mano por más de 28 años, para hacer de Jinotega y del entorno de los grupos más vulnerables, un mejor lugar, en donde se les reconocieran y respetaran sus derechos”, se lee.

“(…) duele irse sin despedirse, duele dejar todo atrás, sin saber por qué” indica parte del escrito. Mientras tanto, “La Cuculmeca” no se ha pronunciado específicamente sobre este tema.

Desde este viernes, las instalaciones Tuktan Sirpi están bajo el control de la Policía.
Foto: cortesía

El costo lo pagan la niñez y población de Jinotega

Tuktan Sirpi ha trabajado en la promoción y acompañamiento de la participación protagónica de niñas, niños y adolescentes para el ejercicio de sus derechos en todas las esferas de sus vidas. La organización con 28 años de existencia, y 21 de contar con una personalidad jurídica, ha beneficiado a más de 20 000 niños, niñas y adolescentes a través de talleres de formación, que permitieron que sus voces se escucharan denunciando situaciones de riesgo, como violencia sexual, maltrato físico, acoso escolar y demás.

Mientras, “La Cuculmeca” con un recorrido de 32 años -24 con personería jurídica- ha acompañado a las familias y comunidades en la promoción de una educación de calidad, en la gestión sostenible de los recursos naturales y el desarrollo territorial. “En nuestra actuación resaltamos especialmente los derechos y el empoderamiento de los grupos más vulnerables como son la niñez, las y los adolescentes y las mujeres”, señala la oenegé en su sitio web.

La Asamblea Nacional acusó al grupo de 96 organizaciones de incumplir la nueva Ley 1115, de Regulación y Control de Organismos sin Fines de Lucro; la Ley 977, Contra el Lavado de Activos, el Financiamiento al Terrorismo, y el Financiamiento a la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva, y la Ley 1040, de Regulación de Agentes Extranjeros.

Ese argumento se ha repetido por el oficialismo en el desmantelamiento de la población civil organizada para darle una “apariencia de legalidad”, señalaron abogados consultados en un reportaje publicado por CONFIDENCIAL sobre la guillotina del régimen orteguista, que ha ilegalizado a 669 oenegés desde finales de noviembre de 2018 al 17 de junio de 2022.

La organización “La Cuculmeca”, mediante un comunicado publicado el 9 de junio, aseguró que siempre han cumplido con sus obligaciones legales.

“Hemos sido persistentes en nuestros procesos de rendición de cuentas y de transparencia ante nuestro ente regulador, teniendo en cuenta las nuevas regulaciones que mandata el marco jurídico nacional hemos presentado en tiempo y forma todo lo referente a requerimientos tanto técnicos como financieros”, aclaran en el documento.

A la vez, agradecen a beneficiarios, donantes, voluntarios, trabajadores por el apoyo recibido durante más de dos décadas de labor.

Un análisis de CONFIDENCIAL revela que el 36.1% de las organizaciones canceladas ejecutaban proyectos de desarrollo a nivel nacional. Una parte de estas oenegés estaban enfocadas en los derechos de la mujer, desarrollo social, económico, del medioambiente o de origen religioso, entre otros.

Entre sus beneficiados había pueblos indígenas, mujeres víctimas de violencia de género, jóvenes y demás.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend